CODALARIO, la Revista de Música Clásica
Está viendo:

Crítica: Tafelmusik interpreta 'Alexander's Feast', de Georg Friedrich Händel

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
Autor: Giuliana Dal Piaz
25 de febrero de 2018

Interesante debut en el oratorio händeliano

   Por Giuliana Dal Piaz
Toronto. 22-II-2018. Koerner Hall del TELUS Centre for Performance & Learning. Temporada 2017-18 de Tafelmusik Baroque Orchestra. Alexander's Feast or The Power of Music, de Georg Friderich Händel. Director musical y del Coro: Ivar Taurins. Solistas: Amanda Forsythe, soprano. Thomas Hobbs, tenor. Alexander Dobson, barítono. Julia Seager-Scott, arpa.  Neil Cockburn, órgano, en sustitución de Charlotte Nediger.

   La Tafelmusik Baroque Orchestra desplegó un orgánico inusual para el oratorio de Händel que por primera vez entra a su repertorio en este programa de finales de febrero: sólo 4 de los 9 violines presentes están entre los de planta con la conocida orquesta barroca (también ausente el Director artístico y primer violín Elisa Citterio), mientras que hay numerosos nuevos instrumentistas de cuerdas; ausentes por enfermedad también el oboista italiano Marco Cera y la organista Charlotte Nediger.

   Es posible que dichas variaciones hayan contribuido a la atmósfera lenta y sentimental de la primera parte del concierto, una orquestación sin brillo, de poco mordente por parte de las cuerdas (el segundo chelo en especial, Felix Deak, no me pareció a la altura de los demás...).

   Ivar Taurins, director del Tafelmusik Chamber Choir, y en este caso también a cargo de la orquesta, es un gran choirmaster, desde siempre un apasionado intérprete de la música de Händel, pero no puede obrar milagros: los 27 elementos de este orgánico tienen dificultad para medirse con otros ensembles de época barroca, como por ejemplo el Concentus Musicus Wien; asímismo los 22 jóvenes miembros del coro no logran competir con la fuerza expresiva de los más de 40 omólogos austriacos...

   Esto no quita que la ejecución haya sido de cualquier forma muy correcta y decorosa, además de haber recuperado vivacidad y energía en la segunda parte del oratorio.

   Taurins ha decidido ejecutarlo en una versión amplia, incluyendo por lo tanto, en la primera parte, el Concierto para arpa en Si Mayor después del recitativo del tenor “Timotheus plac’d on high”, y, en la segunda parte, el Concierto para órgano en Re menor, inmediatamente anterior al coro conclusivo. No incluyó, en cambio, el Concerto grosso en Do Mayor para oboes, fagot y cuerdas, que en el original figura entre la primera y la segunda parte.

   Los solistas invitados son, con la hábil arpista barroca Julia Seager-Scott, la soprano lírico-ligera Amanda Forsythe (USA), bastante conocido y apreciado en Norteamárica, que se ha presentado también en un par de óperas en el Festival Rossini de Pésaro; el tenor británico Thomas Hobbs, muy solicitado para roles barrocos y de música antigua, y el barítono canadiense de origen británico Alexander Dobson. Todos ellos han interpretado de manera eficaz recitativos, arias y piezas accompagnate. Amanda Forsythe ha gustado mucho al público, a pesar de que, como la mayoría de las sopranos americanas, considere que la habilidad esté sobre todo en empujar al máximo los agudos, así que por momentos se excede en la coloratura. Impecable el tenor Hobbs, muy medido en su “relato”. Por lo que a Alexander Dobson se refiere, se ha desempeñado muy bien en un rol más apropiado para un bajo, cosa que él hace con frecuencia tanto en el campo de la ópera lírica como en los recitales.

Fotografía: Sian Richards.

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico