Codalario
Está viendo:

Crítica: Tafelmusik Baroque Orchestra & Choir se detienen en la música de Antonio Lotti

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
 
24 de noviembre de 2019

Descubriendo a Lotti

Por Giuliana Dal Piaz
Toronto. 16-XI-2019. Jeanne Lamon Hall, Trinity St. Paul’s Centre. Lotti Revealed. Obras de Antonio Lotti, Jan Dismas Zelenka, James Rolfe, Johann Sebastian Bach, Georg Friedrich Händel. Keiran Campbell [violonchelo]. Tafelmusik Baroque Orchestra & Choir. Elisa Citterio & Ivars Taurins [coro].

   Es costumbre en la Tafelmusik Baroque Orchestra que un miembro de la orquesta o –como en este caso– del Tafelmusik Baroque Choir [la contralto Kate Nelsen], introduzca al público, con una charla de media hora, el programa de la velada. Lo cual, tratándose de un autor tan poco conocido y nunca antes ejecutado en Toronto como el veneciano Antonio Lotti (1667-1740), resulta doblemente interesante. Es por cierto un descubrimiento total –como lo indica el título del evento– que Lotti fuera en cambio muy conocido y apreciado por los músicos coevos, que Zelenka haya sido discípulo suyo en ocasión de una larga estancia en Venecia, y que grandes compositores, como Zelenka mismo, o Haendel o Bach hayan utilizado, a veces copiándolos integralmente, varios pasos de sus obras, inéditas y por lo tanto desaparecidas. La conferencista Kate Nelsen ha  presentado también su propia teoría de la razón por la que Jan Dismas Zelenka –fue el primero en sacar copia del original, adaptando la orquestación de los alientos y añadiendo al conjunto una trompeta– le haya dado a la composición de Lotti el título Missa Sapientiae: siendo ella misma investigadora de música antigua y medieval, Nelsen ha concluído que la causa del calificativo «sapientiae» (que traduce como sabiduría)  es el hecho de que la Misa de Lotti incluye prácticamente todas las varias fases históricas de la música sacra, desde el canto gregoriano al estilo renacentista, al tardo barroco, y al inicio de la transición hacia el estilo clásico. La teoría es razonable e ingeniosa, a pesar de que la palabra latina “sapientia” indique más bien conocimiento que sabiduría…

   A su vez, Bach y Haendel sacaron copia de la partitura de Zelenka y no del original de Lotti, al cual posiblemente no hayan tenido acceso directo. De toda manera, la versión por Zelenka es la que la orquesta Tafelmusik utiliza para la ejecución de la Missa Sapientiae.

   La pieza de Lotti ocupa la primera parte del concierto. Después del intermedio, Ivar Taurins al frente del conjunto presentó tres grupos de composiciones de Zelenka, Bach y Haendel.

   Del primero, el Agnus Dei desde las Litaniae Laurentanae, ZWV 152; el Sanctus – Agnus Dei, ZWV 36 inspirado en la homónima pieza de Giovanni Pierluigi da Palestrina; y el «Dona nobis pacem», desde la Missa Dei Patris, ZWV 19.

   De Johann Sebastian Bach, el Gloria de la Misa en sol menor, BWV 235; el «Suscepit Israel puerum suum», BWV 1082, inspirado en una pieza de Antonio Caldara; y el Sanctus en re mayor, BWV 238.

   Finalmente, de Georg Friedrich Händel, el Nisi Dominus – Gloria Patri, extraído de las Vísperas de Carmelitas.

   El «descubrimiento» de este evento, no se limita sin embargo a la influencia que Lotti ejerció sobre los coevos, sino que concierne también la belleza de sus músicas y las innovaciones que dejan entrever, sorpresivas en un compositor que pasó prácticamente toda su vida en la nativa Venecia, con sólo una estancia de 2 años en Dresde: la utilización del contrapunto en las melodías o del contracanto entre las voces del coro, la delicadeza de los alientos, el hermoso diálogo que, en el momento del «Qui tollis», entrelazan óboe y soprano, quedamente comentado por un chelo mientras que los demás instrumentos y voces callan... Todo esto, puesto en gran valor por la preparación y profesionalidad de orquesta y coro por igual, que siguen sin esfuerzo aparente la pasional y cuidadosa dirección de Taurins.    

   En cuanto a la pieza de autor contemporáneo, que, en esta temporada caracterizada por el lema «lo viejo encuentra lo nuevo», Tafelmusik siempre incluye en sus conciertos, el canadiense James Rolfe ha sido invitado a escribir una para el evento Lotti Revealed. Renombrado compositor de música instrumental, coral y operística (en 2018 su The Overcoat fue nominada a diez Dora Awards), Rolfe ha escuchado la Misa de Lotti, ha enfocado su atención en el Sanctus y ha ofrecido una versión para coro acompañado por un chelo, de los dos versículos bíblicos [«Sanctus, sanctus, sanctus Dominus Deus Sabaoth. Pleni sunt coeli et terra gloria tua»], primero en hebreo, luego en latín y finalmente en inglés. El resultado ha sido agradable pero poco emocionante. Es más, ha sonado bastante monótono, en especial después de la chispeante ejecución del Sanctus compuesto por Zelenka ispirándose en Palestrina…

Fotografía: Dahlia Katz.

Autor:Giuliana Dal Piaz
  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico