Codalario
Está viendo:

Crítica: 'Hänsel und Gretel' de Humperdinck en el Teatro Real

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
 
21 de enero de 2015

LA INFANCIA SOMOS TODOS

Por Alejandro Martínez

20/01/2014 Madrid: Teatro Real. Humperdinck: Hänsel und Gretel. Sylvia Schwartz, Alice Coote, José Manuel Zapata, Bo Skovhus, Diana Montague, Elena Copons, Ruth Rosique. Orquesta Titular del Teatro Real. Pequeños Cantores de la JORCAM. Paul Daniel, dir. musical. Laurent Pelly, dir. de escena.

   En su entrevista de hace unos meses, Joan Matabosch nos explicaba que la nueva producción de Hänsel y Gretel, prevista con dirección de Joan Font y figurinismo de Agatha Ruiz de la Prada, se había visto cancelada, amén de por apreturas económicas, por imperativos del propio calendario de Font, por lo que se recurría a alquilar el trabajo de Laurent Pelly para esta partitura, estrenado en 2008 en Glyndebourne. Matabosch elogiaba entonces con verdadero entusiasmo el trabajo escénico del director francés y lo cierto, una vez visto, es que no queda otra que darle la razón, porque estamos ante un nuevo acierto de Pelly, a la altura de su ya clásica y comentada Fille du régiment. El resultado final es una más que meritoria y merecida reivindicación de una ópera, Hänsel und Gretel que no se reponía en Madrid desde hace más de un siglo, en la temporada 1912/1913, con esa genial amalgama de canciones y melodías populares con un discurso orquestal de indudable aliento wagneriano.

   Pelly dispone aquí, una vez más, un trabajo ocurrente, original y convincente a todas luces. No hay mejor manera de escenificar esta Märchenoper (ópera-cuento de hadas), que tomándoselo muy en serio, sin niñerías, por muy infantil que sea su trasunto y por muy propia que sea esta partitura para una primera aproximación al género de un público casi infantil. Y es que de alguna manera todos somos niños, como si esa inocencia primigenia no se terminase nunca de perder del todo, como si esa curiosidad sin límites latiera en nuestro interior todavía hoy, de tanto en tanto, por mucho que pasen los años. La infancia es mucho más que un tiempo pretérito de nuestras vidas; es una actitud ante cuanto nos rodea y en tanto que tal nos permite extraer valiosísimas conclusiones sobre nuestra realidad presente, como adultos. ¿Quién no se ha sorprendido aprendiendo algo genial de la mano de un un niño de dos o tres años? De modo que la infancia, como Hacienda, somos todos, porque hay algo muy serio y auténtico en la mirada curiosa y despierta de esos “locos bajitos” que decía Serrat.

   Laurent Pelly de algún modo hace suyo este punto de vista y actualiza el trasunto del libreto sin forzar las costuras, con naturalidad y coherencia, transformando la casa de la Bruja en un gigantesco lineal de supermercado repleto de dulces y otras tentaciones para los paladares más menudos. El bosque sigue siendo un bosque, sí, pero el sueño de la pareja protagonista se nos ilustra aquí con unas pantallas que descienden de lo alto del escenario con proyecciones de imágenes de comida basura. Encontramos muy ingeniosa también la idea que abre la representación, con la casa de Hänsel y Gretel convertida en una desvencijada caja de cartón, sin pena ni gloria, con la que casan de mil maravillas las penurias que tanto los niños protagonistas como sus padres nos narran en esos iniciales compases de la representación. Amén de la acertada escenografía, la representación se sostiene también sobre un rica dirección de actores y sobre la esmeradísima actuación de los solistas, caracterizados todos ellos de una forma francamente brillante.

   No estamos ante una ópera “de voces” al estilo de los títulos belcantistas o las grandes óperas de Verdi, Wagner o Strauss, por lo que voces más discretas, pero en manos de solistas esmeradas, pueden deparar una función muy convincente, como de hecho sucedió en esta ocasión, con Sylvia Schwartz y Alice Coote cuajando una pareja protagonista muy estimable. La primera brinda una verdadera creación de la parte de Grätel; a su intachable labor en el plano vocal, dulce, fresca y ligera, Schwartz añade un trabajo actoral digno de elogio, con una riqueza de gestos y ademanes que desborda por su acabada naturalidad. La segunda, Coote, menos templada vocalmente, compensa con su entrega escénica los puntuales reparos que puedan encontrarse a su adecuación para la parte. La compenetración entre ambas depara no sólo un espectáculo fluido y ágil sino que garantizar cotas muy notables de musicalidad.

   Junto a ambas, en una de las más gratas sorpresas de la velada, el tenor José Manuel Zapata garantiza unas risas más que bienvenidas con su Bruja, una parte en origen estrenada por una mezzo pero que la tradición ha venido asignando a voces masculinas. Genialmente caracterizado, desborda en escena con una actuación verdaderamente jocosa, llena de ingenio y derrochando tablas por doquier. Completaban el reparto un Bo Skovhus má que suficiente para estas lides, una Diana Montague de indudable oficio y las voces frescas y resueltas de las sopranos Elena Copons y Ruth Rosique en las breves intervenciones del Duende del sueño y el Duende del rocío, respectivamente.

   Muchos quilates tuvo en esta ocasión el trabajo de Paul Daniel desde el foso, confesamos que para nuestra sorpresa, en perfecto entendimiento con una orquesta titular que respondió espléndida, con una cuerda tersa, afinada y firme y un metal por lo general intachable. Daniel mostró sobre todo una perfecta comprensión de la muy concreta orquestación de esta partitura, con ese aliento romántico tan claramente postwagneriano y en cierto modo también pre-straussiano (fijémonos en el desarrollo orquesta, casi propio de Salome, en la aparición del duende del sueño, o en ese hermoso dúo entre Hänsel y Gretel en el bosque, casi sacado de Der Rosenkavalier).

Fotos: Javier del Real

Autor:Alejandro Martínez
  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

0 Comentarios
Insertar comentario

Sólo los usuarios registrados pueden insertar comentarios. Identifíquese.

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico