CODALARIO, la Revista de Música Clásica
Está viendo:

Crítica: Pablo González y Elisabeth Leonskaja con la Joven Orquesta Nacional de España [JONDE]

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
  • txcomparte_whatsapp
Autor: Aurelio M. Seco
19 de julio de 2022

La Joven Orquesta Nacional de España [JONDE] ofrece un concierto en el Auditorio Príncipe Felipe de Oviedo dentro de su III Encuentro, bajo la dirección de Pablo González y con Elisabeth Leonskaja como solista

JONDE

Como una fiesta

Por Aurelio M. Seco | @AurelioSeco
Oviedo, 13-VII-2022. Auditorio Príncipe Felipe. Joven Orquesta Nacional de España [JONDE]. Elisabeth Leonskaja, piano. Director: Pablo González. Obras de Mahler y Beethoven.

   La Joven Orquesta Nacional de España [JONDE] realizó, en los primeros días del mes de julio, su tercer Encuentro anual en Santiago de Compostela, cita que le ha llevado a tocar en el Auditorio de Galicia, el Auditorio Ciudad de León y el Príncipe Felipe de Oviedo, a las órdenes de uno de los más talentosos directores de orquesta españoles, Pablo González, y con la gran pianista Elisabeth Leonskaja como invitada de excepción. En el programa, el Concierto para piano y orquesta nº 4 de Beethoven y la Sinfonía nº 5 de Mahler, un repertorio precioso que, en Oviedo, atrajo a numerosos asistentes a pesar del calor infernal. Entre los numerosos miembros de la orquesta se contaban talentosos jóvenes músicos procedentes de la Orchestra Giovanile Italiana [OGI], Orchestra Română de Tineret [ORT] y la Jovem Orquestra Portuguesa [JOP].

   Lo más interesante de la noche, artísticamente hablando, si obviamos la preciosa e ilusionante energía juvenil que emanaba de la orquesta, fue la personal, encantadora, incluso hechizante perspectiva artística de Leonskaja. Con buen criterio, Pablo González se puso al servicio del magisterio de la artista, engarzándose bien ambos en una relación feliz, humilde, serena. La forma de poner en sonido el segundo movimiento del Cuarto concierto para piano y orquesta resultó emocionante, aunque lo más importante de Leonskaja, su legado artístico, estuvo patente en cada nota, proponiendo a cada paso un fraseo propio y sin prejuicios, sabiamente ponderado, sin renunciar a la pasión ni a una retórica sofisticada de los afectos. Más allá de formalismos fríos ni versiones de museo, el arte de Elisabeth Leonskaja emerge monumental y sin hipérbole, ajeno a la rapidez reinante, a la superficialidad y a la extravagancia, pero reclamando cierta atención, como queriendo pasar inadvertido un gigante. Es una revolución tranquila, de exquisita modestia, gran clase y misterio, oportunamente establecida en cierto estatus, eso sí, como invitando al recogimiento y la introversión, incluso a cierto ensimismamiento estético. González estuvo muy bien acompañando, apoyado en algunas de las convenciones «de estilo» más cómodamente asentadas del presente, sin ser por ello una virtud. Como propina, Leonskaja puso en sonido el último movimiento, Allegretto, de la Sonata para piano nº 17, op. 31 de Beethoven, deleitándose en lo lírico, enlazando sus costuras con finura, dulzura y temple exquisitos.

   Nos llamó la atención la posición de la orquesta. No entendimos el criterio por acústica ni por las características de las obras. La segunda parte de la velada estuvo dedicada a la Quinta sinfonía de Mahler, una de las más importantes obras sinfónicas de la historia y un documento sonoro fruto, sin duda, del dolor del compositor, de ahí el predominante tono fúnebre de algunos de sus movimientos. Se imagina uno a Mahler encerrado en su pequeña Häuschen, en el corazón del bosque, solitario, con sus inseguridades, obsesiones e importantes problemas de salud, dirigirse ilusionado partitura en mano para ponerla en sonido al piano al lado de su esposa. Es una obra difícil de dirigir, la Quinta, aunque no sea desde luego la más complicada de las que dejó escritas Mahler. 

   Fue una versión joven, refrescante, de cierta contundencia, que también podría haber acentuado más el tono doloroso de esta música, incluyendo el precioso y célebre Adagietto, que en manos de González nos pareció de una frialdad asombrosa. Observamos con cierto desencanto esta especie de objetivismo estético de espíritu hanslickiano del director español también en el Intermezzo de la ópera Cavalleria rusticana, de Pietro Mascagni, una de las obras más profundamente emocionantes jamás escritas, que fue dirigida con corrección, sin duda, con todas sus líneas bien dibujadas, pero sin el mayor atisbo de magia ni misterio. ¿Pero cómo se puede hacer esta música de forma tan aséptica y convencional?, nos preguntamos. No entendimos que el director no se precipitase a la profundidad de estos sonidos, o que observase en ellos lo que mostró. González es un director de talento, sin duda, y dominador de la obra a nivel formal, pero su manera de ponerla en sonido parece dejar al hombre al margen de la partitura, o dibujarlo con líneas excesivamente finas. Incluso en los momentos más enfáticos, donde la música, músicos y director deberían abandonarse al vacío de las sensaciones, la mano izquierda alzada de González delataba cierto afán perfeccionista y mesura. A la versión le faltó espíritu, habiéndose concertado bien. Entre lo más conseguido estuvo el primer y último movimiento, con una JONDE energizante cuyos componentes, todo hay que decirlo, no siempre estuvieron finos. Tampoco importó demasiado. La versión se disfrutó por la fuerza juvenil de los numerosos músicos y la notable técnica del director. Entre lo menos atractivo, el Scherzo, siempre difícil de dirigir, y la sustancia de la música de Mahler, que creemos da para mucho más. 

   La fiesta del Encuentro llegó a su momento cumbre con la interpretación, como última propina, de un arreglo sinfónico del famoso pasodoble Amparito roca, con toda la orquesta en efervescencia, como si el dolor de Mahler fuera un eco de otro tiempo, y se hubiese mezclado, como en una obra surrealista, con un ambiente radiante de sol y toros, a juzgar por los aplausos, muy del gusto del público.

   Pues ole. 

Foto: Facebook JONDE

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
  • txcomparte_whatsapp

Compartir

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico