Codalario
Está viendo:

CD: 'La Follia Nuova', con Antonio García y Alexis Gournel

  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter
 
18 de julio de 2017

TODA UNA EXPERIENCIA SONORA

   Por Agustín Achúcarro
La Follia Nuova. Antonio García Jorge, saxofones. Alexis Gournel, piano. Obras para saxofón y piano de Franck, Decruck, Villa-Lobos y Albright. 1 CD Ibs Classical 2017. Grabación realizada entre el 13 y el 16 de noviembre de 2016 en el Auditorio Manuel de Falla de Granada. Duración: 72:04 min.

   Este disco aporta una selección muy cuidada de dúos para piano y saxofón, con la que el saxofonista Antonio García Jorge y el pianista Alexis Gournel parecen dar en la diana al escoger una transcripción de una obra capital de la música de cámara y determinadas partituras compuestas específicamente para el saxo.

    Inician el disco enfrentándose a la Sonata en la mayor de Cesar Franck. Quizá para valorar mejor la versión de esta obra sea necesario hacer un ejercicio previo e intentar evitar la comparación con la original para violín o la autorizada por el propio autor para violonchelo. El atractivo de su interpretación bien puede considerarse que se halla tanto si se establece una especie de comparación con los instrumentos para los que fue compuesta, como si el oyente se aísla de esta perspectiva y busca descubrir hasta dónde puede llegar el saxo soprano. Según el texto incluido en el cd parece más esta última la idea que prevalece para Antonio García Jorge, algo que desde luego consigue. Para empezar, resulta llamativa la simbiosis tímbrica establecida entre pianista y saxofonista, y cómo la relevancia de la actuación del primero sirve para potenciar al segundo y conseguir que la sonata alcance altos niveles. No le falta pasión y los pasajes rápidos son resueltos por el saxo con una articulación flexible, mientras el piano es más que su sustento en los enérgicos acordes y arpegios. El saxofón aporta cuerpo al sonido sin menoscabar el lirismo y la sutileza, como puede comprobarse en el “Recitativo fantasia: Ben moderato” y resultan ejemplares tanto sus capacidades cantabiles como el carácter brillante y poderoso, algo que se pone de manifiesto claramente en el “Allegretto poco mosso”.

   El oscuro trazo del piano prepara la entrada del saxo en la Sonata en Ut# para saxo alto y piano de Fernande Decruck, quien hizo también una versión para viola de esta obra. Aquí queda patente la versatilidad del saxofón y la capacidad del intérprete para sacar a relucir todas las cualidades tímbricas, de coloración e intensidad del instrumento. La obra desde una perspectiva tonal permite demostrar que el saxo es un instrumento versátil, con infinidad de recursos, lo que se percibe a cada paso, en las escalas, en la expresión y en un amplio registro, tratado por el saxofonista con seguridad en toda su extensión. El intérprete consigue darle un atractivo muy especial a los cambios rítmicos, concretamente del segundo movimiento, y a la manera de mantener la línea de la melodía. Ambos intérpretes se potencian con certeza ante el virtuosismo del tercer tiempo y el “Nocturne et Final” es un ejemplo de seducción por parte de ambos instrumentistas, que crean un clima de ensoñación y una tensión creciente ante la conclusión de la obra.

    La Fantasía de Heitor Villa-Lobos está tocada con un saxo soprano en la tonalidad original. La interpretación es un soplo de aire fresco, raudo, en que el ritmo y el color cobran un protagonismo muy especial, en particular en el movimiento “Animé” y en el conclusivo “Très animé”, con un virtuosismo muy llamativo, alejado de la concepción  de un mero adorno. También es llamativo comprobar cómo el saxo redondea las frases largas en el “Lent” y cómo el piano deja unos acordes enérgicos, que subrayan el  apoyo armónico, al tiempo que contrastan con el agudo del saxofón.

   La última obra del disco, la Sonata de William Albright, es una maravilla, que introduce al oyente en las posibilidades técnicas y sonoras del saxo alto en la segunda mitad del siglo XX, a lo que Antonio García Jorge responde con total determinación.

   No podía acabar mejor este disco que con una obra que deja abiertas tantas posibilidades para los dos instrumentos; ya sean los saltos  interválicos del saxo o los ostinati del piano, en un ámbito tan llamativo con acercamientos al minimalismo y lo atonal. La follia nuova: a lament for George Cacioppo es en manos de los intérpretes un ejemplo de recogimiento y expansión, desde la introducción del piano. Este movimiento se mueve entre sonidos largos y crecientes, llamativos efectos, pianísimos y un ambiente irremediablemente poético, para concluir en reiterados acordes percutidos del piano. El tiempo final, tras los cromatismos del movimiento anterior, parece algo a lo que la obra se encamina indefectiblemente, con pasajes bruscos, sonidos urbanos, repeticiones abruptas y empleo percutido de los instrumentos. Recursos con los que los intérpretes hacen un alarde de creatividad y dominio de la obra y descubren los grandes atractivos de ésta, lo que supone una magnífica conclusión para este cd.

Autor:Agustín Achúcarro
  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter

Compartir

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico