CODALARIO, la Revista de Música Clásica
Está viendo:

Crítica: El Cuarteto Seikilos en las Jornadas de Música Contemporánea de Segovia

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
  • txcomparte_whatsapp
Autor: Agustín Achúcarro
9 de febrero de 2022

El Cuarteto Seikilos interpreta obras de Shostakóvich, Ravel y Mauricio Sotelo en Segovia

Cuarteto Seikilos

Un pujante Cuarteto Seikilos

Por Agustín Achúcarro
Segovia, 5-II-2022. XXIX Jornadas de Música Contemporánea de Segovia. Auditorio del I.E.S. Mariano Quintanilla. Cuarteto de cuerda en fa mayor, M 35 de Ravel; Cuarteto de cuerda nº3 de La mémoire incendiée: la guitarre de Mauricio Sotelo; Cuarteto de cuerda n.º 8 en do menor, op. 110 de Shostakóvich. Cuarteto Seikilos. Iván Görnemann, violín, Pablo Quintanilla, violín, Adrián Vázquez, viola y Lorenzo Meseguer, violonchelo.

   La actuación del Cuarteto Seikilos resultó desde muchos puntos de vista ejemplar. A una elección acertada de obras muy señaladas para dicha formación se unió la capacidad de los intérpretes para hallar la esencia de cada una de ellas. Las magníficas partituras de Ravel y Shostakóvich flanqueron a un espléndido cuarteto de Mauricio Sotelo. A esto se unió el que supieron lidiar admirablemente con las condiciones acústicas de la sala, no del todo fáciles, reflejando con una marcada personalidad su capacidad para los juegos dinámicos.

   Iniciaron el concierto con el Cuarteto de cuerda en fa mayor de Ravel, una obra esencial en el repertorio. El Seikilos, desde los primeros compases, plasmó la sutileza de una obra llena de refinamiento en los colores, a lo que sumaron la manera de abordar los seductores hallazgos sonoros. La indefinición tonal hizo que resultara todavía más sugerente la interpretación. En el segundo movimiento lograron de forma efectiva que el sonido creciera desde lo más íntimo, conjugando melodía y ritmo, como demostraron en los pizzicati. El chelo, se convirtió en la voz que canta poéticamente un motivo, que será retomado por la viola y el primer violín. El lírico sonido del Muy lento adquirió en el Cuarteto Seikilos una idea muy insinuante de la variación. Y así hasta un final que hizo honor a su nombre: Vif et agité. Los intérpretes convirtieron no pocos pasajes de la obra en verdaderos hallazgos, afirmación que no va en contra de darle un sentido global a la misma. 

   A continuación tocaron el Cuarteto de cuerda nº3 La mémoire incendiée: la guitarre de Mauricio Sotelo. El compositor se encontraba entre los espectadores y subió al escenario para recordar que esa obra la estrenó el Cuarteto Diotima y que era un homenaje a su amigo Enrique Morente. La interpretación fue impecable en base a una rítmica muy marcada y, partiendo de aquí, crearon un universo sonoro fascinante, en el que se hacían referencias al cante jondo y la guitarra, con ese rasgueo tan evocador y tan intenso. El empleo abundante de la disonancia aunado con reminiscencias, tanto en la melodía como en el ritmo, del flamenco otorgan a la obra un carácter merecidamente propio, del que dieron buena cuenta los intérpretes.

   Concluyeron con el Cuarteto nº8 en do menor de Shostakóvich, que evoca ciertas obras capitales del autor, de características sinfónicas. Primó una sonoridad intensa, expresionista, con una tensión cambiante, que sirvió para acentuar tanto el carácter tenso como el doliente. El Largo inicial comienza con esa fórmula utilizada por el compositor, que juega con las letras de su firma, con el violonchelo sobre el que irán entrando los otros instrumentos. Los intérpretes consiguieron crear  un clima vacilante con distintas intensidades en piano. Después llegó la danza en el Allegro, que sostuvo admirablemente el violín primero, mientras que el segundo Largo dio la oportunidad al Cuarteto Seikilos de buscar los efectos en una expresión más doliente que impetuosa, con una sonoridad redonda, consistente, que culminó en el registro grave.         

   Un concierto en el que quedó patente la conjunción personalidad y madurez de un Cuarteto Seikilos, que con unos planteamientos claros, fieles a las obras, no renunció al sello de una personalidad propia. 

Cuarteto Seikilos y Mauricio Sotelo
  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
  • txcomparte_whatsapp

Compartir

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico