CODALARIO, la Revista de Música Clásica
Está viendo:

Crítica: Eliot Gardiner, English Baroque Soloists y Monteverdi Choir ofrecen una magnífica interpretación de las Cantatas de Bach en Bolonia

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
Autor: Magda Ruggeri Marchetti
28 de mayo de 2018

Una música sublime

   Por Magda Ruggeri Marchetti
Bolonia. 21-V-2018. Teatro Manzoni. Bologna Festival XXXVII edición, Sección Grandi Interpreti. Cantatas de Johann Sebastian Bach. Cantantes: Reginal Mobley, Hugo Hymas, Matthew Brook, Sarah Denbee, Julia Doyle, Ruairi Bowen, Graham Neal, Alex Ashworth. Director: Sir John Eliot Gardiner.

   John Eliot Gardiner, fundador y director del “Monteverdi Choir” y de los “English Baroque Soloists”, ensembles de fama mundial en la interpretación de la música barroca, es uno de los mayores conocedores e intérpretes de Bach. Desde 1999 ha elaborado un proyecto que presenta las Cantatas sacras según el orden del calendario litúrgico. Común denominador es la tensión espiritual, donde los elementos corales luteranos se armonizan con el canto solista, en la época de Bach considerado poco digno por ser demasiado "teatral". Pero Gardiner, que ha escrito una interesante y completa monografía sobre Bach, reconoce al compositor alemán el mérito de no haberse dejado influenciar por las críticas negativas del tiempo en cuanto para él «la música era un acto de culto por encima de la diferencia entre sacro e profano».

   Las Cantatas eran genuina música litúrgica y llenaban el espacio entre las lecturas de la misa y la homilía. Con Lutero eran un simple himno, pero en el siglo XVII se desarrollaron en la forma que después sería la de Bach, con órgano y orquesta, coro y solistas, arias, recitativos y dúos.

   En este concierto Gardiner ha presentado cuatro Cantatas, tres del tiempo litúrgico ordinario posterior a la fiesta de la Trinidad y una para el primer domingo después de Pentecostés:

- ”Jesus schläft” BWV81, o bien la protección de Cristo fortalece el alma atormentada por las tentaciones de Satanás.

- ”O Ewigkeit, du Donnerwort” BWV20, cuyos motivos son la angustia del alma ante la eternidad, el infierno y la brevedad de la vida, y en consecuencia la necesidad de una urgente conversión para presentarse a la justicia divina.

- “Jesus der du meine Seele” BWV78, cuyo tema es la confianza en la divina misericordia.

- “Wachet auf, ruft uns die Stimme” BWV140, que trata del amor esponsal entre el alma y Jesús.

   Espléndida la interpretación de los “English Baroque Soloists” con una ejecución que revela el trabajo meticuloso de su director Sir John Eliot Gardiner y ofrecía, con pasión y gran intensidad, un sonido antiguo. Magníficos el solo de los oboes, de la trompeta, del primer violín y de la flauta. Imposible describir la conmoción que causaba esta música que se podría definir celestial.

   Extraordinaria la interpretación del coro que ha mostrado una excepcional competencia técnica. Es visible su profundo conocimiento del canto antiguo, razón de su triunfo también en varias óperas. Emocionante la sublime coral “Ziom härt die Wachter singen”. Unos solistas muy bien preparados y con grandes calidades vocales se separaban del coro alternándose cerca del maestro para sus actuaciones. De obligada mención es la voz profunda del bajo barítono Matthew Brook, muy estimado en los medios operísticos y sinfónicos, así como la cristalina dicción y sonoridad pura del contratenor Reginald Mobley en la primera aria ”Jesus schläft”. Destacamos también los dúos interpretados con emoción y gran expresividad, en especial el dúo "O Menschenkind" del tenor Hugo Hymas y la contralto Sarah Dembee en la segunda cantata y el dúo "Wir eilen" en la tercera, de la misma contralto y de la soprano Julia Doyle, inmediatamente seguidos de la magnífica voz del tenor Ruairi Bowen en el aria “Das Blut” en su relación con una estupenda flauta que continuó como solista.

   La experiencia y la larga colaboración entre cantantes, solistas y coro sapientemente dirigidos, proporcionó una magnífica velada musical con un público totalmente entregado que al final prorrumpió en interminables aplausos.

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico