CODALARIO, la Revista de Música Clásica
Está viendo:

Crítica: Enrique García Asensio dirige a la Orquesta Sinfónica de RTVE en el Auditorio de El Escorial

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
  • txcomparte_whatsapp
Autor: Óscar del Saz
24 de octubre de 2017

LA MAESTRÍA, MARCA DE LA CASA

   Por Óscar del Saz | @oskargs
Madrid. 20-X-2017. Teatro Auditorio de San Lorenzo de El Escorial. Viaje a las Sensaciones. Concierto B/2. Obertura Los esclavos felices, Juan Crisóstomo Arriaga (1806-1826). Tres espacios luminosos, Antonio Lauzurika (1964-). Misa en do mayor KV 317 (Misa de la Coronación), Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791): María Espada (soprano) / Cristina Faus (mezzosoprano) / Gustavo Peña (tenor) / Tobías Shabel (bajo). Coro de RTVE (Javier Corcuera,director) / Orquesta Sinfónica de RTVE. Enrique García Asensio, director.

   De hecho musical relevante puede calificarse este nuevo reencuentro de la Orquesta Sinfónica y Coro de RTVE con el maestro Enrique García Asensio (1937), que ya fuera su primer director en el año de la fundación de la misma (1966), junto con el maestro Antoni Ros Marbà, y que en total lo sería durante 26 años en dos etapas distintas. Alumno y asistente del maestro Sergiu Celibidache, en 1970 el maestro obtuvo la primera Cátedra de Dirección de Orquesta en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid.

   Resaltamos el hecho de la relevanciaya que, aunque es frecuente encontrarse –como público- con el maestro García Asensio en los conciertos de la Orquesta y Coro de RTVE o en el Teatro de la Zarzuela, no es nada frecuente encontrarle en los podios de tantos y tantos escenarios operísticos, zarzuelísticos y sinfónicos españoles por los que sí vemos pasar a figuras de mucha menor talla. Es una realidad que el maestro cada vez dirige menos (entre otras cosas porque no ostenta ningún puesto fijo ligado a orquesta alguna), y aunque se encuentra en forma, no es menos cierto que en diversos ambientes musicales se pide, como reconocimiento a su dilatada carrera (que todavía no ha finalizado), ser reconocido con el Premio Nacional de Música. La razón principal de la presencia del maestro en este concierto es la de que fue seleccionado para el estreno del XXXIV Premio Reina Sofía de Composición Musical (fallado por la Fundaciò de Música Ferrer-Salat), otorgado a Antonio Lauzurika y entregado por doña Sofía en el concierto del jueves 19.

   El mencionado premio, Tres espacios luminosos (constituida por los espacios Madurai, Materia y tiempo y Giotto en Padua) está construida sobre una compleja arquitectura sonora inspirada por tres espacios físicos concretos (creados por el ser humano) que la mente creativa del autor ha transformado en metaespacios sonoros que se suceden sin solución de continuidad. Animo al lector de estas líneas a que busque imágenes de la ciudad india de Madurai, o de la mastodóntica obra ‘Materia y Tiempo’ del escultor estadounidense Richard Serra (1939-) (expuesta en el Museo Guggenheim de Bilbao), así como a admirar las imágenes delos frescos de Giotto (1267-1337) en la capilla Scrovegni de Padua.

   Resulta difícil, sin unas mínimas claves –afortunadamente aportadas en el programa de mano por el autor- comprender la transposición de todos esos espacios (o lo que sugieren) al lenguaje musical. Sin embargo, acaba siendo fácil, porque así se percibe, entender el concepto de envolvente sonora que reina durante toda la interpretación,gracias a una muy meritoria ejecución de la ORTVE, guiada por unos desacostumbrados gestos de dirección contemporáneos, con los que García Asensio fue desglosando las complejas entradas de los instrumentos de percusión, así como los solos del resto de secciones.A destacar,de toda la sección de percusión, la participación de la marimba y los gongs, hechos sonar de muy distintas formas, que se imbrican entre el amasijo sonoro omnipresente de la cuerda, notas pedalesde los contrabajos, preponderancia de los trombones en la sección de metales y el arpa, a modo de contrapunto, sonando solamente en su registro grave.

   Una obra interesante, que deja traslucir una esencia diseñada y artificiosa, muy próxima a los lenguajes de música cinematográfica, de luminosidad inquietante en muchos de sus pasajes, que pueden provocan diferentesestímulos, percepciones y sensaciones en cada escuchante. El compositor, presente en la sala hubo de saludar por dos veces ante la insistencia del público y del maestro García Asensio.

   Antes de la obra mencionada, al comienzo del concierto, el maestro García Asensio interpretó de memoria, mostrando toda la riqueza de matices de esta delicada página, la obertura de la óperaLos Esclavos Felices,ópera que no se conserva completa. Especialmente cuidadoso en el recogimiento de los sonidos, el maestro exhibió carácter y frescura en el allegro, en el que se desarrollan temas secundarios y varios juegos de la cuerda y el viento-madera. Esta ópera constituyeuna buena muestra de aquéllo que más impresionaba a todos los maestros del joven Arriaga, es decir, la habilidad que tenía para usar armonías, contrapuntos y técnicas musicalmente muy sofisticadas sin que nadie antes se las hubiera enseñado o explicado, en el estilo del más puro clasicismo de Mozart o Beethoven.

   La segunda parte estuvo dedicada por completo a Mozart y a su Misa de la Coronación (1779), obra bastante frecuentada por la OCRTVE, que hace de ella una versión de referencia. En esta ocasión, la del maestro García Asensio, alcanzó muy altas cotas, sobre todo en las partes fugadas. Destacamos la colocación de los solistas delante del coro (que entendemos siempre penaliza su correcta audición), probablemente debido a la falta de espacio en el nuevo escenario de El Escorial. Lamentablemente, el cuarteto solista estuvo descompensado en la parte del bajo, que resultó inaudible en la mayoría de los momentos en los que intervino. Equilibradas las intervenciones de soprano y tenor en el Kyrie en el piú andante.En el Gloria, andante con spirito, destacaron las enérgicas intervenciones del coro y las delicadas partes solistas del miserere. En el Credo, Allegro molto, el maestro García Asensio se encarga de resaltar de forma muy efectista el cambio de este tempo al del Adagio del cuarteto solista (Et incarnatus). Con toda pomposidad se interpreta el Sanctus, fiel a un tempo marcado como Andante maestoso, que finaliza de forma alborozada en el Hosanna. Para finalizar, resaltamos la interpretación del Agnus Dei (Andante sostenuto)por parte de la soprano María Espada, con un canto muy equilibrado y diáfano, ajustado al estilo de las excelsas melodías del genio de Salzburgo. La obra finaliza con el Dona nobis, empleando el allegro con spirito como acotación dinámica para lucimiento, de nuevo, del Coro de RTVE.

   Como queda patente por lo que hemos comentado, nos gustó reencontrarnos con el maestro Enrique García Asensio, con esos estupendos ochenta años que le mantienen en muy buena forma para dirigir y cuya maestría es un valor que le acompaña desde hace muchas décadas. Comentar también que el espacio del Teatro Auditorio de San Lorenzo de El Escorial, pese a su apartada ubicación, nos pareció que reúne todos los elementos necesarios (sobre todos los acústicos y de acomodo en butacas) para sustituir, entendemos que temporalmente, al Teatro Monumental.

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
  • txcomparte_whatsapp

Compartir

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico