Codalario
Está viendo:

ADIÓS A GERARD MORTIER, 'UN HOMBRE DE ARTE TOTAL'

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
 
9 de marzo de 2014

UN HOMBRE DE ARTE TOTAL

por Alejandro Martínez

   La noticia del fallecimiento de Gerard Mortier inunda ya las redes sociales, dando muestra del enorme vacío que deja a su marcha. Es ya momento de valorar su sombra, que como la del ciprés, es alargada, y lo será mucho más en el futuro.

   Gerard Mortier, belga de nacimiento, educado con los jesuitas, fue un hombre de personalidad auténtica, de esos que jamás dejan a nadie indiferente. Desde 1972 y hasta su muerte, Mortier fue director artístico de La Monnaie de Bruselas, del Festival de Salzburgo, de la Ópera de París y del Teatro Real de Madrid. Cuatro instituciones, a las que cabría sumar la Trienal del Ruhr, en las que su paso como director artístico se recuerda como una revolución. Y lo fue, de hecho. Esas cuatro sedes todavía conservan fresco el recuerdo de los años en que Mortier trabajó allí. Por otro lado, curiosamente, son multitud los cantantes y artistas a los que hemos entrevistado o con los que hemos podido hablar en alguna ocasión (Ramey, Ciofi, Rancatore, Gubanova, Kunde, Sellars…) y que nos han dejado el mismo testimonio: todos coinciden en apuntar que Mortier apostó por ellos cuando estaban empezando y cuando más falta les hacía contar con un apoyo así. Mortier está de hecho en la raíz de más trayectorias artísticas (cantantes, directores musicales y directores de escena) de las que podamos imaginar ahora mismo.

   Es cierto que de todas las sedes donde ejerció su dirección artística salió con cajas destempladas y modos airados, porque iba con él una tendencia casi natural a incomodar, a remover conciencias, y eso desagrada sobremanera a esa burguesía acomodada, fingida y hueca que en el fondo sostiene y rodea este mundo de la ópera. Y es que Mortier, que siempre defendió una concepción estética de la ópera como obra de arte total, sin protagonismos artificiales de voces, directores o registas, él fue también un hombre de arte total. Comprometido con su propio pensamiento, su vida no se entiende sin un apasionamiento radical por el arte y por la ópera en particular. Hombre cultísimo, interesado a partes iguales por la literatura, las artes plásticas y la música, nos impresionó sobremanera cuando pudimos entrevistarle para Codalario. Él mismo había interiorizado sus principios artísticos y entendía ya su vida como una cuestión estética, de algún modo, como una obra de arte. De ahí que sorprendiera, y admirase, su firmeza para enfrentar la muerte cuando le fue diagnosticado un cáncer de páncreas hace medio año.

   Durante su tiempo en Madrid había sido objeto de las críticas más rastreras, que llegaron incluso al insulto. La persecución que algunos emprendieron para moverle la silla rozó el esperpento. Esperpento al que sí se llegó finalmente en septiembre de 2013, cuando el patronato del Real cometió la torpeza de las torpezas, al no articular su relevo con naturalidad y respeto. Mortier se vio entonces despedido para ser después reubicado forzosamente como asesor artístico. En suma, públicamente vilipendiado por la dirección de un teatro que no supo valorar a quien había fichado para poner al Teatro Real en el mundo, cosa que Mortier consiguió sin la menor duda.

   Nos ha dejado Gerard Mortier, un ejemplo de que el arte, como la vida, debe su futuro al empeño de los inconformistas, de quienes creen en sus convencimientos y los defienden con auténtico arrojo. La ópera está de luto, digan lo que digan los aficionados de más rancio abolengo, esos que a menudo creen saber más de ópera que todos los artistas que la ejecutan juntos. Quien firma estas líneas sólo puede dar gracias con mayúsculas a Gerard Mortier por haber mirado de frente a todo, incluso a la muerte. No cabe más alto testimonio que ese.

Autor:Alejandro Martínez
  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

0 Comentarios
Insertar comentario

Sólo los usuarios registrados pueden insertar comentarios. Identifíquese.

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico