CODALARIO, la Revista de Música Clásica
Está viendo:

Crítica: Jakub Hrůša dirige dirige la Sinfónica de Galicia

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
  • txcomparte_whatsapp
Autor: Aurelio M. Seco
8 de marzo de 2015

DE IMPRESIÓN FRANCESA

Por Aurelio M. Seco
La Coruña. 6/2/15. Palacio de Ópera de A Coruña. 15º concierto de abono de la Sinfónica de Galicia. Dirección musical: Jakub Hrusa. Obras de Roussel, Ravel y Saint-Saëns.

   El 15º concierto de abono de la Orquesta Sinfónica de Galicia ofreció la oportunidad de oír un programa de gran interés, centrado en tres autores franceses de especial personalidad y estética, que además vivieron durante un período muy concreto, entre los siglos XIX y XX. Se trata de Roussel, Saint-Saëns y Ravel.

   La Tercera sinfonía de Albert Roussel, puede que su más conseguida obra para orquesta, estuvo llena de aciertos expresivos y una dirección musical entre apasionada y contundente, llevada por las profundas convicciones técnicas y estilísticas de un director de indudable talento, el checo Jakub Hrůša. No es fácil, desde luego, encontrar un director tan joven que posea una personalidad tan auténtica y especial en la tarima. Hrůša hizo gala de un carisma positivo, muy reconfortante, y una gestualidad  musical meditada y energizante, que sentó muy bien a la orquesta ante obras bastante complicadas de cuadrar perfectamente. Incluso cuando alguno de los componentes del conjunto no estuvo perfecto, las versiones resultaron plenamente convincentes.

   La Suite nº 2, op.  43 del ballet Bacchus et Ariane y la Sinfonía nº 3 de Roussel se mostraron desde la solidez técnica del director y la expresividad densa y uniforme de la orquesta. El artista checo obtuvo interpretaciones de altura en ambos casos, llamando la atención su seguridad y convicción ante obras ciertamente complejas. También mostró grandes cualidades acompañando en el Concierto para piano y orquesta nº 2 de Saint-Säens, hasta el punto de conseguir de los músicos cierta profundidad empática y contagiosa, que sin duda fue básica para que la imagen de la versión fuese tan atractiva. Para ello fue pieza clave el extraordinario despliegue técnico y musical de Andrea Lucchesini, magnífico pianista que fue capaz de solventar con brillantez las dificilísimas complejidades expresivas y rítmicas de una partitura solo apta para los mejores. Lucchesini nos pareció un artista de gran sensibilidad, aunque también de cierta timidez expresiva, un aspecto que no afectó en absoluto a la estética de la obra, sino que más bien la dotó de un tono límpido, casi encantador. Siempre se echa de menos una propina cuando sobre el escenario hay un pianista de tal nivel.

   El concierto concluyó con La valse, de Ravel, compositor genial que en esta pieza hace explotar un vals en mil pedazos, para después reconstruirlo como lo haría un cubista hermético, pero desde su inclasificable arte musical de raíz impresionista y corte neoclásico. Puede que nos haya faltado algo del perfume del vals que a veces sugiere el apellido Strauss, sensacion vienesa que aparece cada cierto tiempo para luego evaporarse fugazmente entre cambios simbólicos evidentes, entre signos de ruptura y destrucción, traídos por las impresiones de la Primera Gran Guerra, pues de esto va la obra. La expresividad de la Sinfónica de Galicia en manos de Hrůša resultó, una vez más, apasionada y elocuente de los matices de una partitura clásica entre las neoclásicas, fiel reflejo de un vals que quiso y no pudo, de un compositor que perdió su particular guerra terrenal, pero que ganó la gloria para el mundo del arte. Y menos mal.

Contenido bloqueado por la configuración de cookies.
  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
  • txcomparte_whatsapp

Compartir

0 Comentarios
Insertar comentario

Para confirmar que usted es una persona y evitar sistemas de spam, conteste la siguiente pregunta:

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico