Codalario
Está viendo:

JESÚS HERRERA, gerente de la OSCyL: «Me llevo bien con todas las agencias pero lo que debe primar es el concepto artístico»

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
 
5 de mayo de 2021

JESÚS HERRERA, gerente de la OSCyL: «Me llevo bien con todas las agencias pero lo que debe primar es el concepto artístico»

Una entrevista de Agustín Achúcarro

La Orquesta Sinfónica de Castilla y León estaba pendiente de los puestos de Gerente y Director musical y Jesús María Herrera Moreno ha llegado para ocupar el de la gerencia y colaborar decisivamente en la búsqueda de un director titular. Este titulado en Piano, Musicología y Administración y Gestión Musical, nacido en Linares, deberá hacer frente a una nueva etapa de la Orquestas Sinfónica de Castilla y León y llega en  un periodo de transición, que desembocó en una dolorosa pandemia, para lo que declara que pretende hacerlo desde el consenso. Herrera deberá fajarse con el mundo de las orquestas, a las que llega como gerente por primera vez en su carrera, en un momento complicado.

El nuevo gestor de la OSCyL es pianista, faceta a la que se dedicó de 1998 a 2011, fundador y director artístico del Ciclo de Conciertos de la Fundación de la Casa de México en París, fundador y presidente de Davidsbuendler . También ha desarrollado parte de su carrera, entre otras, en la Agence Artistique Jacques Thélen de París, manager artístico y de giras orquestales en Conciertos Augusto, S.L. en Madrid, y manager artístico de Intermusica Artists’ Management Ltd, de Londres.

¿Por qué se presentó al puesto de gerente de la OSCyL?  ¿Por qué cree que fue elegido?

Porque la Orquesta es una institución muy interesante, a nivel artístico es una de las más brillantes de España. Su sede es una sala espectacular y sobre todo tiene una figura comunitaria muy importante, al ser la orquesta de Castilla y León, lo que implica que sea un elemento muy destacado en la vida cultural de la Comunidad. Por esos motivos creo que puede contar con muchos apoyos a la hora de realizar proyectos, implementar distintas ideas, lo que hace que ser su gerente fuera muy atractivo. Por ejemplo, si hubiera salido un puesto en la Filarmónica de Berlín, por irse a un extremo, a mí me hubiese interesado menos que la OSCyL, porque aunque funcionen muy bien hay menos margen de actuación. Las ganas de seguir trabajando, mejorando, las infraestructuras con las que se cuentan y el elemento social hacen de ella un instrumento perfecto para desarrollar ideas. Soy una persona con muchas iniciativas, con ganas de hacer cosas, y creo que podremos ir en sintonía.

«Si hubiera salido un puesto en la Filarmónica de Berlín me hubiese interesado menos que la OSCyL»


¿Por qué cree que le han elegido?

Esta pregunta es más para el jurado que para mí, pero bueno. Conozco a la Orquesta desde hace muchos años y he podido sacar conclusiones, por lo que creo que ya había digerido de forma previa muchos elementos de ella. Y en función de eso, mi proyecto estaba muy adaptado a la realidad de la OSCyL , lo que hizo que tuviera una resonancia ante el jurado porque se dieron cuenta de que sabía de lo que estaba hablando. El haber trabajado como agente, a nivel mundial, me permite observar muchísimo cuando te reúnes con gerentes de todo el mundo. Esto facilita el ver lo que funciona y lo que no funciona y hacer un proyecto muy denso, que es fruto de la colaboración con orquestas con perfiles muy distintos. No presenté un proyecto para muchas orquestas, sino uno orientado hacia la OSCyL.

¿Qué es lo primero que le gustaría poner en práctica?

Tengo la ventaja y el hándicap de que poseo muchas ideas, pero con respeto a la institución no quiero llegar como un bulldozer y de repente cambiar todo. El proceso consiste en que de aquí a fin de temporada se mantenga un poco la estructura que ya está en activo y escuchar muchísimo, para hacerme con toda la información de la Orquesta y poquito a poco ir adaptando a la realidad todas las ideas con las que vengo. Nunca forzar nada, por respeto a los músicos, al equipo y los abonados. Es verdad que con la pandemia las actividades que tenemos están restringidas, lo que a mí me va a dar un poco de tiempo, lo que me va a permitir pasar este proceso de manera más orgánica. A partir de la próxima temporada ejercería ya con ideas nuevas, sin obviar lo que le gusta al público y a la Orquesta.

¿Cuáles son algunas de esas ideas?

En realidad no son tan nuevas sino que se presentan en un formato muy específico. Como cualquier institución pública, considero que la Orquesta tiene como misión principal el que el patrimonio cultural de la historia de la música siga vivo. Luego habrá que preservar, redescubrir y crear el repertorio, seguir con directores y solistas de gran nivel, contar con los creadores y artistas españoles, y aportar una entidad castellano y leonesa. Sé que, por ejemplo, hay una  renovación bastante fuerte, que está en proceso en el Área Socioeducativa y habrá que fomentar esto al máximo, y seguir con la temporada digital, que ha nacido con la pandemia, y que está dando buenos resultados.

«Habrá que preservar, redescubrir y crear el repertorio»


¿Cómo ha visto a la Orquesta?

La verdad es que solamente he escuchado un programa- la entrevista se realiza el 19 de abril- las tres veces, porque tenía muchas ganas de escucharles, y he visto que tienen un nivel artístico muy alto. Lo bonito de esto es que  sé que lo pueden potenciar más todavía y eso lo van a hacer los músicos a nivel individual y con los maestros que vayan viniendo, yo tengo que ser una especie de catalizador para hacer que eso surja. Me he encontrado una grandísima voluntad de cooperar y de integrarse  en el proyecto. Lo primero que hice fue escribirles a todos, decirles que les respeto muchísimo, y he visto que he sido bien recibido y que hay muchas ganas de cooperar.

¿Qué precisa la OSCyL para progresar?

Lo que está en mis manos es tener la maquinaria bien surtida de todos los elementos necesarios para que se aprovechen al máximo, y luego realmente son los músicos los que hacen el camino. Creo que la motivación tiene que ser uno de los factores más importantes, y luego la comprensión del proyecto.    

Concretando. Se plantea, por ejemplo, que haya un concertino titular.

Es una figura obviamente muy importante, y como he dicho al principio yo no quiero forzar nada. Esto tiene que ir muy de la mano de la dirección titular y creo que sería precipitado incorporar la figura de un concertino antes de la dirección. La OSCyL tiene concertinos, tanto de la propia Orquesta como invitados, con los que está funcionando bien. Una de mis primeras preguntas a la comisión artística era si este funcionamiento les está haciendo trabajar de una forma en la que se sienten cómodos y si podríamos esperar a resolver el tema de la dirección titular. Y la respuesta ha sido que efectivamente les parecía un buen planteamiento.

El concertino tiene que ser  un complemento interno de la dirección titular y tiene que saber comunicarse  con todos los músicos para que remen en la misma dirección. Así que, además de características artísticas, requiere una cierta competencia a nivel personal. Es muy importante que no solamente sea solvente, sino que sea capaz de adaptarse  a cada uno de los estilos, y que resulte una persona muy estable, que no sea el gran  genio para un día y al otro tenga un bajón. Se necesita una figura constructiva en las buenas y en las malas. Aunque como ya he dicho tiene que ser en relación a la figura del maestro.

«Sería precipitado incorporar la figura de un concertino antes de la dirección»


¿Y en el caso del director titular, que necesita la OSCyL?

El perfil debería estar más en manos de los músicos y la persona debería surgir de las capacidades de negociación de la gerencia y de todo el equipo técnico. Esta orquesta reacciona de forma positiva ante músicos de un perfil muy variado, no simplemente necesitan al gran maestro, con gran experiencia, que trabaja cuatro cosas, sino que también funcionan bien con otro tipo de perfil, que trabaja más el sonido. Habría que estudiar el largo recorrido de ese director o directora, que no solo fuera bueno para lo que necesita ahora la orquesta, sino que se vea cómo puede hacer que crezca  y se desarrolle. Hay muchos factores, incluso que no son artísticos, como la capacidad de colaboración, si puede traer buenos solistas, hacer buenos proyectos, es comunicativo, tiene capacidades de implicar a los demás en su trabajo y reacciona positivamente ante muchos factores.

En este momento se le nombran concretamente a tres directores: Inbal, González-Monjas y V. Petrenko.

Son tres ejemplos excelentes y desde luego estos directores quiero que tengan mucha vinculación con la orquesta, al nivel que sea, pues han funcionado muy bien. Por esto necesito mucha interacción con los músicos para tener toda la información posible.    

¿Cómo debe ser la relación entre el director musical y el gerente?

Uno no puede imponer su visión de la programación a una persona que va a venir a realizar una labor tan importante, aunque es verdad que recae en mí el dar unidad a todo el concepto artístico. Un director titular puede pensarse mucho determinados programas y el resto hacer otros diferentes, mientras exista cohesión. En esa diversidad todo debe englobarse dentro de un concepto orgánico, que esté acorde con los principios de una programación completa, en la que se preserven los clásicos y se redescubran obras que no están habitualmente en las programaciones. Cumpliendo, además, con la variedad, que también deberá cumplirse en la contratación de solistas.

La dirección artística va a recaer en el director o en el gerente.

Va a ser algo conjunto. Yo tengo la atribución de la dirección artística pero en ningún momento voy a practicar una intrusión en las decisiones del titular. Es importante que artísticamente haya una compatibilidad con mi visión, para evitar el chocar. El director tiene  que ser una figura compatible con el proyecto general. Obviamente yo voy a tener  que hacer sacrificios y la otra parte también. La Orquesta es una institución pública y por tanto yo no puedo hacer lo que me plazca, y tendré  que programar cosas que quizá me gusten menos.


¿Puede decirse que la Temporada 2021-2022 ya va a tener el sello de Jesús Herrera? ¿Cómo se va a plantear cuando todavía no existe director titular?

Bueno, la próxima temporada yo me la he encontrado medio hecha, sobre todo porque hay una herencia de lo anterior, conciertos que se han suspendido y que hay que programar, y que lógicamente hay que encontrarles un hueco. Lo que estoy haciendo es que la parte que falta tenga cohesión, que no parezca que son parches debido a las circunstancias, que se note que la programación tiene  una identidad. En cuanto a la dirección, no sabemos si realmente tendremos titular la próxima temporada, pues depende de muchísimas circunstancias. Lo que sí que puedo decir es que el proceso se va a llevar de manera completamente profesional y que van a estar todas las partes implicadas, al margen del gerente, la Comisión asesora  de los músicos, que representa a toda la orquesta, una Comisión externa, la Dirección General de la Fundación Siglo y la Consejería. Tengo que presentarles un proyecto que haga que todos vayan en sintonía, lo que hace que sea difícil contar con un director en la temporada 2021-2022. Quizá sí pudiéramos tener un nombramiento, con una presencia especial.  Se está invitando a muchos directores que podrían ser potenciales candidatos, para que la orquesta tenga recursos sobre ellos. Además, se piensa en directores que históricamente han funcionado bien con ella y a esto se suma el que no debemos olvidar que será la temporada del 30 aniversario de la OSCyL.

¿Seguirá habiendo directores principales invitados?

Hay que ver cómo reconfiguramos todo, evitar los parches. Un principal invitado debería ser alguien que fuera complementario del director titular. Todos tienen que aportar su granito de arena, desarrollar un repertorio. Por ejemplo, la programación que no hace el titular deberá recaer sobre el resto.  

«No sabemos si realmente tendremos titular la próxima temporada, pues depende de muchísimas circunstancias. Quizá sí pudiéramos tener un nombramiento, con una presencia especial»


¿Qué sistemas va a emplear para conocer la opinión de los músicos?

La Comisión artística se constituyó hace poco y la forman un pequeño grupo de músicos seleccionados por la orquesta, a la que representan. Ellos hacen unas encuestas muy buenas, con preguntas perfectamente pertinentes, y quisiera seguir desarrollando esto pues creo que vamos en la misma dirección.

¿Cómo debe desarrollarse la implantación de la OSCyL en Castilla y León?

Esto hay que adaptarlo a una realidad, en la que desplazamientos y conciertos extraordinarios requieren adecuarse a unas circunstancias de factores laborales, el convenio… Desde luego la OSCyL debe tener una presencia en toda la Comunidad y se debe apostar por llegar a los amantes de la música de Castilla y León. La pandemia ha impedido seguir con los abonos de proximidad, pero en cuanto esto se estabilice hay que seguir haciéndolo. Estoy en contacto con otras orquestas que tienen este carácter regional, como por ejemplo la Orquesta Nacional de los Países del Loira, y quiero ver qué es lo que hacen y qué es lo que les funciona y lo que no.  

¿Se plantea la posibilidad de que haya ciclos de cámara con músicos de la OSCyL?

Por lo que tengo entendido el público de la OSCyL es muy sinfónico. Siguiendo los principios de variedad y oferta, sí que debería la OSCyL aportar iniciativas ante formatos que no estén muy presentes. Es decir, si por ejemplo hay una escasez de música de cámara, la Orquesta debe explotar sus recursos para hacer que estas carencias se subsanen. Es verdad que ojalá pudiéramos hacer todo, pero esto implica sus dificultades y ciertos sacrificios.


¿Qué va a pasar con el Proyecto socioeducativo de la OSCyL?

La verdad es que se ha desarrollado y se han conseguido maravillas. Por diversas circunstancias, que todavía tengo que entender mejor, está habiendo  una reestructuración. De momento no lo conozco en detalle pero tengo ciertas pautas. Veo que está muy bien estructurada para profesionalizar ciertos aspectos que se hacían con buena intención, pero no con las mejores prácticas. Habrá que solventar ciertas flaquezas para afianzar un proyecto más sólido. Es verdad que en estas circunstancias, con la Covid 19, es difícil ponerse manos a la obra para implementarlo, así que, de momento, estamos casi en un proceso embrionario, que se desarrollará más adelante. En cuanto pueda me gustaría que la OSCyL tuviese un componente activo, por todo lo que se ha hecho antes, a la hora de desarrollar todo esto. Sé que engloba muchos marcos, pero la Orquesta tiene que ser un catalizador, por la potencia que tiene a nivel musical y artísticamente.

¿Qué ideas tiene para acercar al público joven a los conciertos de la OSCyL?

Mi intención en este aspecto es la de tener una excelente comunicación con los centros educativos de todo Castilla y León, no solo los Conservatorios de Valladolid y de Salamanca, sino con todos los demás. Me gustaría que sus alumnos sientan a la OSCyL como su casa y que haya canales de comunicación y proyectos de participación abiertos. Esto se extiende a diversos proyectos con los colegios e institutos de enseñanzas generales, que se están intentando configurar.

Además, quisiera que la imagen y la presencia en Internet de la Orquesta estén adaptadas a nuestro tiempo y que sus actividades se comuniquen de una manera que llegue directamente a públicos de todas las edades. Por supuesto, también habrá una serie de actividades, además de la temporada de abono, que pretenderán llegar a todo tipo de público.

«Me llevo bien con todas las agencias, pero lo que debe primar es el concepto artístico»


¿Cómo se plantea la difusión de la OSCyL fuera de la Comunidad y el realizar algún intercambio con otras orquestas?

En este punto parto con una cierta ventaja pues yo he trabajado en una de las agencias más importantes de España y del mundo, por lo que tengo una potente red de contactos, que facilita mucho la comunicación. Así que conozco las prioridades de festivales y promotores. La OSCyL se debe  a su temporada de abono, a la Comunidad, y después debe tener presencia nacional e internacional. Tenemos que saber equilibrar hasta qué punto se queman cartuchos de la manera más optimizada. Antes de incorporarme a la OSCyL, ya he recibido ofertas, pero no hay que ir a lo loco y aceptar cosas porque suene muy bonito. Hay que saber por qué se va a un determinado sitio e intentar dejar una huella, aportar algo.

Incidiendo en eso ¿Qué se puede hacer al respecto?

Ya hay fechas puestas con festivales hasta 2024, concretamente en 2021, 22 y 24.  Propuestas que se están estudiando y habrá que valorar si merecen la pena o no. Como ya he dicho, son sacrificios y hay que ver hasta qué punto se pueden hacer. Esto sería un suplemento a los compromisos con la Comunidad de la Orquesta, algo que sume, que no quite.

¿Cree que es importante  el que la Orquesta intervenga en óperas?

Bueno, sí, pues es una manifestación artística muy grande, que garantiza una oferta muy completa. Es verdad que quita mucho tiempo y una parte del calendario anual, pero hay planes de estar implicado en ella.

«Me gustaría poder hacer coproducciones con entidades como el Concertgebouw, las orquestas de la BBC o festivales específicos»


Y cómo se puede apoyar la composición y los compositores actuales, ya sean españoles o extranjeros.

La OSCyL, en cuanto  a la creación tiene que tener un componente activo, al igual que se mantiene con el clasicismo o el romanticismo. Hay que amparar el entusiasmo del abonado, del público en general, y, en su justa medida, retarle a que se salgo un poco de sus costumbres e integrar  elementos nuevos. Por respeto al espectador, no hay que dejarle siempre en una zona de confort, hay que darle herramientas para que conozcan más cosas, y ahí es donde se integran específicas colaboraciones con la música de nueva creación. A nivel internacional me gustaría que fuera una herramienta para dinamizar los canales de comunicación con instituciones de gran peso, o sea poder hacer  coproducciones con entidades como el Concertgebouw, las orquestas de la BBC o festivales específicos. Y en cuanto a jóvenes compositores españoles, la Orquesta, dentro  de sus posibilidades, debe abrirles las puertas, por lo que es un tema que hay que tener presente.

¿Se plantea realizar grabaciones y tener presencia en aplicaciones de música clásica como Apple music, Spotify o Idagio?

En el tema de las grabaciones hay muchísimas y deberíamos preguntarnos por qué seguir produciéndolas. La respuesta es que siguen formando  parte importante de la prensa especializada o de los premios, por lo que pueden abalar el trabajo de la orquesta. Por eso, con una finalidad estratégica, deberíamos tener una presencia en el lanzamiento de discos para no perdernos las oportunidades que da el sector. En cuanto al hecho de adaptarse a las nuevas plataformas, deberíamos tener los ojos bien abiertos y realizar una campaña de comunicación potente, para sacarles el máximo rendimiento. No descarto el que para ciertos lanzamientos se contrate a un profesional externo en comunicación. Yo conozco a quienes trabajan en todas esas web y me imagino que estarán interesados en saber qué hace la OSCyL.


Ahora que está en el otro bando ¿Es cierto que las agencias dominan el mercado?

Sé ponerme en su piel, y a la hora  de negociar y buscar artistas conozco sus mecanismos, sus motivaciones y conozco cómo llegar a puntos de consenso. Cuando se va por ciertos derroteros, creo que soy menos ingenuo que otras personas, pues he trabajado con ellos. De todas formas no pienso que lleguen a dominar, pues uno puede tener una muy buena relación con determinada agencia, pero eso no importa demasiado pues hay que  ser profesional y buscar  a artistas que interesen dentro de un determinado contexto. De hecho, me llevo bien con todas porque soy una persona muy apacible, pero lo que debe primar es el concepto artístico.

¿Qué puede aportar Jesús Herrera a la Asociación de Orquestas de España?

Pertenecer a ella a través de la gerencia de la  OSCyL, es una maravilla y me hace especial ilusión. Necesito que mis ideas sean apoyadas y me encanta trabajar de forma federativa. Creo que seré un componente bastante activo.

¿Qué le apasiona al margen de su trabajo?  Cómo ha vivido su llegada a Castilla y León?

Soy una persona muy curiosa  y además de la música tengo otras pasiones, que son las distintas culturas, los idiomas, la geografía y la historia. Hablo cinco idiomas a nivel profesional y he estudiado otros cinco, de los cuales tres de ellos puedo hablarlos, pues las otras tres son lenguas asiáticas que conozco solo gramaticalmente. Me interesa conocer las distintas culturas y saber cuál es su concepción del mundo.

La llegada a Castilla y León, y concretamente a Valladolid, ha sido estupenda y me ha sorprendido el hecho de que los castellanos y leoneses se venden muy mal, pues dicen que son gente muy seca y a mí me han tratado maravillosamente bien. Tengo muchísimas ganas de conocer mejor toda la Comunidad y, de momento, estoy aterrizando y tengo la casa casi sin muebles.  

Fotos: Chris Gloag y Liz Isles.

Autor:Agustín Achúcarro
  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

facebook (en nueva ventana)

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico