Codalario
Está viendo:

Crítica: Concierto de Jordi Savall en el Auditorio de Zaragoza

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
 
6 de junio de 2017

SAVALL, MÚSICO INTEGRAL

   Por Juan Carlos Galtier
Zaragoza. 2-VI-2017. Sala Mozart del Auditorio de Zaragoza. Sociedad Filarmónica de Zaragoza. Jordi Savall, violas de gamba soprano y bajo, Ferrán Savall voz y tiorba y David Mayoral, percusiones. Programa diálogos e improvisaciones. De Oriente a Accidente y del Viejo al Nuevo Mundo. 

   Felizmente la presencia de Jordi Savall en los escenarios españoles sigue siendo una constante y eso nos permite calibrar a la perfección la grandeza de un músico integral que igual brilla a solo con sus violas que dirigiendo barroco francés, por poner dos ejemplos. La Sociedad Filarmónica de Zaragoza proponía como final de temporada un programa ya presentado en Aragón en la pasada edición en el Festival en el Camino de Santiago en Jaca. El poder disfrutar dos veces de este concierto nos permitió descubrir cuanto de verdad tenía el título del mismo: “Diálogos e improvisaciones” y la verdad es que fue una agradable sorpresa descubrir que en efecto había una buena dosis de improvisación en algunas partes del concierto. Para improvisar, y que la cosa funcione, son necesarias dos cosas como mínimo: una altísimo nivel por parte de quien lo hace y una grandísima compenetración entre los músicos que improvisan juntos, para la que son necesarias muchas horas de vuelo y ambas cosas estuvieron presentes en este concierto.

   Hay que destacar que en este caso al realizarse un concierto en una sala tan grande como la sala Mozart fue necesario amplificar el conjunto y lo que al principio nos creó el natural recelo se convirtió en un nuevo reconocimiento al trabajo bien hecho por parte de los técnicos de sonido del propio auditorio que amplificaron con la delicadeza necesaria para este tipo de música. Junto a Savall estuvieron en el escenario su hijo Ferran y el percusionista David Mayoral. Ferran Savall volvió a demostrar un dominio mas que suficiente de la tiorba para estar a la altura de su padre y una voz natural (este día nos pareció menos clara que en la ocasión anterior) muy bien usada al servicio de los repertorios tradicionales surgidos en diferentes partes del globo. David Mayoral era el único cambio respecto al concierto que vimos este verano cuando tocara el maestro Pedro Esteban. Mayoral pareció aquí aun más cómodo que su maestro y estuvo verdaderamente brillante tanto en los acompañamientos como en las improvisaciones en las que demostró una gran capacidad de comunicación con los Savall. De Jordi Savall a la viola poco podemos decir que no se haya dicho cientos de veces, su instrumento parece la extensión o incluso el alma de su voz, una voz  que desarrolla una infinidad de colores y matices que nunca dejan de sorprendernos. Savall no renuncia a esta riqueza de colores y matices de su instrumento pero tampoco a la exhibición de un sano virtuosismo en el que sigue siendo inigualable.

   Dicho todo esto falta lo mas importante, que es otra seña de identidad de la casa, nos referimos a la inteligencia y sensibilidad demostrada en la elaboración del programa basado en músicas populares de distintas tradiciones pero que no renunciaba a nombres importantes de la composición como Marin Marais. El hilo conductor nos presentaba el programa como un doble tránsito entre Oriente y Occidente y el Viejo y el Nuevo Mundo y con esa excusa se diseñó un viaje musical de una tremenda coherencia. Uno de los momentos claves fue cuando el propio Savall explicó como todo el bloque que se presentaba bajo el nombre “Las tradiciones vivas del Mediterráneo” se basaba en una misma melodía que se encontraba en todas las tradiciones del Mare Nostrum desde Grecia y Turquía hasta Marruecos. Savall reivindicó la necesidad de un humanismo básico, tan necesario en estos momentos, y lo hizo en base a las cosas que nos unen y demostró como la música es una de las mas importantes; solo con ese mensaje y su demostración musical, el concierto hubiera estado ya mas que justificado.

Autor:Juan Carlos Galtier
  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico