Codalario
Está viendo:

Crítica: Recital de Jordi Savall en el Auditorio de Oviedo, dentro del ciclo 'Primavera Barroca'

  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter
 
2 de abril de 2014

El violagambista catalán inaugura el ciclo barroco en la capital asturiana, con un recital repleto de sombras y pocas luces.

SAVALL DESDIBUJADO

Por Mario Guada
01-IV-2014, 20:00. Oviedo,Auditorio – Palacio de Congresos Príncipe Felipe [sala de cámara].Ciclo «Primavera Barroca». Entrada 15€uros. Obras de Karl Friedrich Abel, Johann Sebastian Bach, Johannes Schenck, Monsieur de Saint-Colombe «le Fils», Monsieur de Saint-Colombe «le Père», Monsieur de Machy, Tobias Hume, Alfonso Ferrabosco, Thomas Ford, John Playford, y anónimos. Jordi Savall.

   Les Voix Humaines, título escogido para este programa, homónimo de aquel disco de 1998 que contenía varias de las piezas que hoy se interpretaron en el recital con el que el violagambista de Igualada estrenaba esta unión entre el Ayuntamiento de Oviedo y el Centro Nacional de Difusión Musical [CNDM]. Un recorrido por lo más granado de la literatura para el instrumento al que Jordi Savall ha dedicado la mayor parte de su vida.

   Divido en dos partes claras, al menos en cuanto al carácter de la música representada, que a su vez se dividieron en seis breves bloques, Savall fue desgranando algunos de los momentos más memorables que se hayan concebido para la viola da gamba en toda Europa en los siglos XVI, XVII y XVIII. Se abrió el concierto con el bloque titulado Invocation, en el que tres piezas alemanas en re menor fueron interpretadas: el Prelude de Karl Friedrich Abel [1723-1787], que puede ser considerado como el último gran violagambista compositor de la historia; seguida de la Allemande, de la Suite BVW 1011 –original para cello y transcrita después para laúd–, de Johann Sebastian Bach [1685-1750]; para terminar con el Aria burlesca de Johannes Schenck [1660-1712], uno de los grandes representantes alemanes del instrumento.

   De un salto nos plantamos en Francia, posiblemente el país dominante en la literatura para este instrumento en la Europa del Barroco, para interpretar tres piezas del bloque titulado Les Régrets. De los Sainte-Colombe –padre e hijo–, se interpretó la Fantasie en Rondeau, de «le Fils» [c. 1660-1720], y Les Pleurs, de «le Père» [c. 1640-c. 1700], dos magníficos ejemplos de ese característico tono «dolente» que tan famosos hizo a estos maestros. Terminaba el bloque con la Bourrée de otra suite para cello del «Kantor», con unas breves ornamentaciones realizadas por el propio Savall –que por cierto no estuvo nada acertado con el «pizzicato». Siguiendo en Francia, el bloque Les Voix Humaines –en referencia a la supuesta habilidad de este instrumento para imitar las inflexiones y emociones del habla y alma humanas–, nos presentaba el Prélude en re menor de [Mon]Sieur de Machy [segunda mitad del XVII] –extraída de sus Pièces de violle, en musique et en tablature [1685]–, uno de esos autores que Savall rescató del olvido; además de Les Voix Humaines en re mayor, las Muzettes I & II y La Sautillante, del gran Marin Marais [1656-1728], posiblemente el mejor representante de la escritura para viola da gamba de la historia, y que supusieron uno de los momentos más acuciantes en cuanto al abocetamiento interpretativoen el que se está sumiendo este artista.

   Curiosamente ha sido en esta primera gran parte en la que el maestro Savall ha estado más sombrío, apagado, sin apenas brillo. Se ha comprobado de manera palpable que ya no es casi ni un reflejo de lo que fue. La música francesa siempre fue el campo en el que era dueño y señor, y hoy hemos comprobado como poco a poco su figura se está desdibujando. Muy errático en el comienzo del concierto, con claros problemas técnicos –notas falsas evidentes, problemas con la afinación…–, ha ido entrando en el recital de manera progresiva. Pero el problema es que no es solo una cuestión técnica, de dónde puede terminar por salir airoso merced a sus años de experiencia, sino que hay muy poco de aquel Savall grandioso que conseguía transmitir tanto con sus lecturas. No se vislumbra absolutamente nada de aquella «magia» que le hacía tan diferente y superior a los demás.

   La segunda parte conceptual del programa comenzaba con el bloque Musical Humors, dedicado a algunas piezas del británico Tobias Hume [c. 1659-1645], quien –como explicó el mismo Savall– ha sido uno de los pioneros en la escritura para el instrumento en señalar el uso del «pizzicato» y el «col legno» en sus dos colecciones: First Part of Ayres [1605] y Captaine Humes Poeticall Musicke [1607], en las que se contienen algunas piezas tremendamente descriptivas, como son algunas de las que se interpretaron aquí: A Souldiers March o A Souldiers Resolution. Elquinto bloque, titulado Lessons for the Lyra-Viol estaba dedicado a la literatura que en las islas británicas se dedicó al instrumento, al parecer un tipo de viola da gamba «superius» que se utilizaba con mucha asiduidad, aunque el término terminó por hacerse extensivo a todos los instrumentos de la familia por extensión. En este bloque tres piezas: de Alfonso Ferrabosco [c. 1575-1628] su Coranto; Why not there, de Thomas Ford [c. 1580-1648], que usa por primera el recurso del «pizzicato» en la mano izquierda; al igual que sucede con La Cloche, de John Playford [1653-c. 1686], en la que hay que bajar un tono la afinación de varias cuerdas para lograr el efecto deseado de las campanas con el uso del «pizzicato» y el arco. El último bloque, The Lancashire Pipes, contenía seis piezas de autor anónimo que están albergadas en el Manchester Gamba Book [c. 1580-1640], y que son un fantástico ejemplo de las piezas de autores irlandeses y escoceses en las que la influencia celta es patente en la escritura, sobre todo en cuanto al uso del «Bagpipe tune» –afinación de gaita–, para los cual es necesario cruzar la cuarta y quinta cuerdas, con el fin de conseguir una diferencia de octava entre ellas que favorezca la realización de un bordón, a la manera de esos instrumentos de viento tan típicos de la región. Piezas de corte popular, con momentos muy claros de virtuosismo y un toque de melancolía celta.

   Fue en esta parte británica en la que Savall se mostró más solvente, e incluso algo más expresivo –quizá sea que su preciosa Barak Norman de 1697 se siente más cómoda «en casa»–, pero sin terminar nunca de consolidar su sonido ni mostrar esos momentos de contundencia esperados. La mano izquierda sufre considerablemente en los pasajes más rápidos y las arcadas ya no son tan precisas ni evocadoras como debieran. Aun así, el público se volcó con el artista catalán, que «replicó» a los aplausos con dos extras: unas breve selección de «piececitas» conservadas en un manuscrito del siglo XIX, que contiene obras compuestas por autores anónimos de Irlanda y Escocia en la segunda mitad del XVIII, durante su exilio en Estados Unidos; para finalizar con unas variaciones sobre una canción de cuna de la Bretaña francesa, pieza de adecuado carácter para cerrar un recital un tanto anodino.

   Un concierto en el que de nuevo me veo obligado a pensar en lo efímero de las carreras musicales. Es evidente que hay un final para todo. Es realmente una lástima observar como el declive del maestro Savall es más y más evidente cada día que pasa, en cada recital. Es solo un esbozo de todo lo que en su día fue, pero parece que se resiste a asumirlo. Debe ser duro, lo asumo, pero realmente, para los que hemos seguido su carrera, ver como se acerca más y más al precipicio es aún más penoso. En definitiva, otro concierto más que no hace sino confirmar mis sospechas desde algunos meses: el ocaso está cada vez más cerca. Solo queda esperar si decide irse cuando aún está en la cumbre, o si prefiere alargar esta agonía durante algunos años más. La decisión está únicamente en su mano. Esperemos que acierte.

Autor:Mario Guada
  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter

Compartir

0 Comentarios
Insertar comentario

Para confirmar que usted es una persona y evitar sistemas de spam, conteste la siguiente pregunta:

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico