CODALARIO, la Revista de Música Clásica
Está viendo:

Crítica: 'La flauta mágica' de Mozart en la Canadian Opera Company de Toronto

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
Autor: Giuliana Dal Piaz
3 de febrero de 2017

SONÓ LA FLAUTA 

   Por Giuliana Dal Piaz
Toronto. 29-I-2017. Canadian Opera Company. La flauta mágica, Mozart. Four Seasons Centre for the Performing Arts, Toronto. Orquesta y Coro della Canadian Opera Company. Director de orquesta - Bernard Labadie. Directora del coro - Sandra Horst. Dirección teatral y puesta en escena - Diane Paulus. Reposición - Ashlie Corcoran. Escenas y vestuario - Myung Hee Cho. Dirección Luces - Scott Zielinski

   El pasado domingo 29 de enero, el teatro permanente de la Canadian Opera Company de Toronto se encontraba prácticamente lleno -con la presencia de muchos niños entre la audiencia- para la primera función pomeridiana de La flauta mágica de W. A. Mozart.

   Presentada en Toronto por la misma Compañía en 2011, esta puesta en escena es la reposición de la anterior con algunos pequeños cambios que dejan invariada su concepción original. La premiada directora estadounidense Diane Paulus quiso enfatizar el aspecto fantástico del cuento inspirado en las ideas, propias de Ilustración y Masonería, de hermandad universal e igualdad de los hombres: realizó por lo tanto una obra de "teatro en el teatro", ambientada en 1791, el mismo en que Mozart la escribió.

   En el jardín de una noble familia austriaca, se festeja el día onomástico de la joven Pamina con una obra teatral, Die Zauberflöte, con las utilerías de la época -rocas de cartón, escenas de tela pintada, telón alzado y bajado a mano con una polea, animales fantásticos con cabezas de papel maché-. Asisten al espectáculo, en calidad de miembros y siervos de la familia, todos los intérpretes de la ópera.

   La ficción metateatral sigue a lo largo de casi todo el primer acto: la Reina de la Noche (la soprano Ambur Braid) le confía al príncipe Tamino (el tenor Owen McCausland) la tarea de salvar a su hija Pamina (la soprano Kirsten MacKinnon) de las garras de su malvado raptor Sarastro, prometiéndosela en esposa como premio por su hazaña. Tamino y el extraño hombre-pájaro Papageno (el barítono Phillip Addis) - un personaje práctico, despreocupado y fácil a la mentira, de sangre liviana en contraposición con la seriedad y la pasionalidad de todos los demás personajes - reciben de tres damas de la Reina los instrumentos mágicos que podrán usar en caso de peligro: Tamino recibe la flauta mágica y Papageno un carillón. Tres jóvenes espíritus, que quizás representen la genérica ayuda del Cielo, guían a Tamino hasta las tres puertas del templo de Sarastro. De la única puerta que no le queda atrancada, Tamino ve salir al Orador (el barítono alemán Martin Gantner) que lo desengaña acerca de la verdadera naturaleza tanto de Sarastro, hombre bueno e iluminado que gobierna un mundo mejor libre del odio y de la mentira, como de la Reina de la Noche, una bruja que no ama a su hija Pamina sino la utiliza para alcanzar la venganza sobre Sarastro. Pamina, que ha intentado huir, es capturada por el malvado Monóstatos, que la quiere para sí (el tenor Michael Colvin), pero aparece Sarastro (el bajo Matt Boehler) con su Corte, que le perdona la huída y castiga a Monóstatos.

   Con la llegada de Sarastro, el teatro en el escenario desaparece y la acción teatral se vuelve directa, llevándose a cabo en el interior de un complicado laberinto con setos móviles, que -más allá de su significado simbólico, pues el laberinto representa el camino en busca de la verdad y la sabiduría que empeña a Tamino- permite modular y definir las diferentes escenas del drama y del viaje. El laberinto desaparece cuando Tamino y Pamina, por fin reunidos, deben superar las pruebas finales del fuego y del agua -representados figurativamente en escena  de manera sencilla pero sugerente, con hábiles juegos de luces sobre las bailarinas que ondean banderas y estandartes rojos, o manejan sombrillas y cortinas de relucientes gotas azules.

   La producción es muy interesante, tanto por la dirección teatral como por la ejecución instrumental. Se presentaba por primera vez con la Canadian Opera Company el director Bernard Labadie, originario de Québec pero bien conocido a nivel internacional, que dirigió la orquesta de manera viva y eficaz. Owen McCausland fue un buen Tamino, de voz segura y cálida y buena capacidad actoral: el público lo aplaudió con convicción. El Papageno de Phillip Addis es un barítono ágil y de voz óptima, además gran actor cómico cuya mímica encantó al público: recibió el aplauso final más caluroso. La voz de Pamina, en su debut con la COC, tiene hermosas notas centrales y sube con facilidad a las más altas -donde sin embargo, por momentos, estride un poco - y se ve totalmente a su gusto en su personaje. El joven bajo, originario de Minneapolis, que interpreta a Sarastro, subrayó las notas más graves con gran naturalidad; es adecuado a su papel y provocó una sonrisa cuando se quitó un momento la barba postiza consolando a Pamina con el aria "In diesen heil'gen Hallen".

   Habiéndose renunciado a maquillarle de negro la cara al tenor canadiense Colvin, Papageno no muestra maravilla cuando encuentra a Monóstatos ni lo compara con los pájaros que también pueden ser negros, y las palabras "piel negra" son reemplazadas con "alma negra" en el duo entre Pamina y Monóstatos. La única que no está a la altura de los demás es Ambur Braid (que participa de los dos repartos de la ópera): su Reina de la Noche no tiene ni la potencia vocal ni la coloratura adecuadas para uno de los papeles de soprano más difíciles por virtuosismos. Hasta el benévolo público canadiense le concedió sólo un aplauso muy modesto. Una extraña incongruencia "histórica", que no se explica ni siquiera en términos de simbolismo, ha vestido a dos de los espectadores/guardianes del laberinto primero con unos uniformes napoleónicos (no existían a finales del siglo XVIII) y luego con los atuendos ¡de dos centuriones romanos! 

Foto: Michael Cooper

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico