Codalario
Está viendo:

MANUEL PAZ: 'Proponemos un decreto que dé cobertura a los profesores que también quieran mantener una carrera artística'

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
 
22 de junio de 2014

Manuel Paz es uno de los músicos y gestores más conocidos del Principado de Asturias. Profesor del Conservatorio del Nalón  y fundador del cuarteto de guitarras EntreQuatre, Paz forma parte del grupo de profesionales que se han reunido en torno a la Plataforma de Docentes, Concertistas, Compositores e Investigadores para lograr encontrar un marco jurídico que permita a los  profesionales de la música compaginar su labor docente en los conservatorios con una carrera como intérpretes. 

Una consecuencia directa  de la ley de Incompatibilidades del 84 es que un profesor de conservatorio no puede tener una carrera paralela como concertista y como docente. Es así en toda España, ¿no?

En realidad sí pero solo en Asturias se aplica de manera tan tajante.

¿Por qué esa diferencia con otras regiones?

Porque la administración del Principado de Asturias ha asumido esta actitud. Desde la Plataforma hemos mantenido conversaciones con los servicios jurídicos de la Consejería de Cultura y la inspección y lo que se nos ha trasladado es que no se puede compatibilizar el trabajo en el conservatorio con una carrera como intérprete, y que hacerlo es arriesgarse a la apertura de un expediente y a una sanción importante.

Pero esa ley funciona igual para toda España

Sí, pero mientras en otras comunidades se aplica de forma bastante laxa, en Asturias desde hace año y medio no se contempla ningún margen.

¿Por qué ese celo en la región?

Eso no nos lo han explicado. Podemos sospechar que quizás se deba a algunos problemas específicos que son los que, a la postre, han podido provocar el cambio, pero son sólo suposiciones.

¿La Ley de Incompatiblidades es interpretable?

No somos juristas pero seguramente todas las leyes tienen recovecos y ésta parece tener uno: el interés público. Para nosotros lo hay por partida doble, educativa y cultural. En cualquier caso, intentar salidas en la propia ley pensamos que sería parchear; lo que proponemos es un decreto que dé cobertura a los profesores que, legítimamente quieran mantener también una carrera artística. Creo que todo el mundo entenderá fácilmente que, si un docentetiene actividad concertística se recicla permanentemente, así que el nivel que puede ofrecer a sus alumnos es mayor. De paso, pone a disposición de la sociedad productos culturales tan interesantes como demandados. Nos parece que es un beneficio general, vamos, interés público.

¿Y se puede cambiar la ley en el Principado de Asturias únicamente?

Sí, se puede hacer;de hecho, el Principado ya se ha regulado algo muy parecido al compatibilizar la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias y la activad docente. Es que no puede ser que una ley de hace 30 años, pensada para algo muy distinto, de pronto impida una actividad que el sentido común encuentra como conveniente. Si una ley va contra el interés general hay que cambiarla o regular un desarrollo específico y el Principado tiene competencias para ello. La situación actual va contra las industrias culturales y contra la calidad de la enseñanza.

¿Cómo han ido las conversaciones con la consejera de Cultura?

En la única reunión mantenida hasta ahora con Ana González Rodríguez ella fue muy clara: entendió la situación y manifestó que había que resolverla, no dejó lugar a dudas. Sí insistió en que había que revisar el marco jurídico.

¿Se ha planteado una agenda de trabajo?

La consejera nos pidió que fuésemos elaborando propuestas para un futuro decreto. Después no reunimos con los servicios de inspección y jurídicos de la consejería. También estaba la dirección del Conservatorio Superior de Música de Asturias, y aquí la sensación fue bien diferente. Parecía que habían cambiado las tornas, pero no estaba presente la consejera. Ahora pedimos que se cree un grupo de trabajo con todas la partes implicadas para consensuar una propuesta de decreto.

¿Qué aspectos de la ley habría que cambiar?

Básicamente dos, la primera el horario, que parece intocable: no se puede cambiar ni un solo minuto de clases en un conservatorio para ofrecer un concierto a asistir a un curso de formación. La segunda, las remuneraciones: la ley no permite percibir sueldos y cachés de dos entidades públicas aunque uno de ellos sea puntual; esto impide de facto cualquier actividad artística continuada porque la práctica totalidad de los conciertos del país los organizan entidades públicas o financiadas con dinero público.

¿Qué sería lo ideal para ustedes?

Para empezar reivindicamos que una representación de esta plataforma esté presente en ese equipo de personas que tienen que debatir y elaborar una propuesta de decreto; creemos que por nuestro talante conciliador y claramente constructivo merecemos estar ahí; además, podremos aportar cosas muy interesantes y propuestas concretas y proporcionadas. Por ejemplo, la que estamos elaborando: Pensamos que 5 días al trimestre de modificación de horario –que no de pérdida de clases- para conciertos u otras actividades investigadoras y creativas está muy bien para todos; de ellos, únicamente 2 serían acumulables para otro trimestre, si no se utilizasen. Esos cambios de horario alcanzarían a un porcentaje mínimo de las clases y el beneficio para los alumnos será infinitamente mayor que la posible incomodidad de cambiar una clase por trimestre, o a lo sumo, dos.

Aparte de ser profesor de conservatorio, mantiene una intensa labor como director de la Orquesta de Cámara de Sieroy como intérprete en el cuarteto de guitarras EntreQuatre.

Sí, en diciembre se cumplirán 30 años del primer concierto de EntreQuatre, con este grupo hemos llegado a estar nominados a los GammyLatinos en 2009, también hemos tocado en el Carnegie Hall. Con la OCAS tenemos una actividad intensísima, de conciertos y de proyectos solidarios. Ninguna de estas dos formaciones musicales son viables con esta aplicación de la ley. Lo mismo ocurre con la totalidad de las industrias culturales de mis compañeros y colegas: una tragedia cultural para Asturias, porque la opinión pública debe saberlo, en España son contadísimos los concertistas que pueden vivir sin dar clases, y menos en estos momentos.

¿Qué planes tiene la Plataforma?

Lo primero es colaborar para encontrar una solución a este problema muy concreto que provocó su creación. A partir de ahí, pues lo que sus miembros decidan y aún no nos lo hemos planteado,estamos centrados en el objetivo principal. Ahora bien, es la primera vez en la historia de Asturias que este colectivo se pone de acuerdo con un número representativo de profesores, así que sería una pena que una vez solucionado el asunto se quedara todo ahí; pero esta es una opinión personal y aún no debatida.

¿Y qué sucedería si no se les escucha?

No contemplamos esa posibilidad:en aquella primera reunión la consejera de Cultura dejó muy clara su voluntad de abordar el problema y allí mismo nos instó a que fuéramos elaborando propuestas. Desde entonces hemos intercambiado varios correos y en ningún momento hemos apreciado un cambio sustancial de actitud. Además, es de sentido común: la consejera lo es de Educación y de Cultura, los dos ámbitos plenamente afectados por la situación, ¿cómo no nos va a escuchar?.

Autor:Aurelio M. Seco
  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

1 Comentario
1 Soledad Pozuelo Paje
23/06/2014 8:09:09
MI apoyo en todo
Mi apoyo en todo lo que emprendais. Comparto enlace pafra dar a conocer esta problematica.
Insertar comentario

Para confirmar que usted es una persona y evitar sistemas de spam, conteste la siguiente pregunta:

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico