Codalario
Está viendo:

CRÍTICA: 'MAX VALDÉS DIRIGE A LA OSPA EN EL CONCIERTO DE CLAUSURA DE LA XIX SEMANA DE MÚSICA DE CAJASTUR, EN PRESENCIA DE LOS PRÍNCIPES

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
 
24 de octubre de 2010
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  723 votos

La Voz de Asturias (Viernes, 22/10/10)

LA OSPA NO FUE A MISA

El Auditorio de Oviedo acogió el pasado jueves, 21 de octubre,  a las 20:00 horas, el Concierto de Clausura de la XIX Semana de Cajastur, un evento organizado por la Fundación Príncipe de Asturias y la entidad financiera que, con el aliciente de la presencia de Sus Altezas Reales los Príncipes de Asturias, supone una atractiva antesala artística a la tradicional ceremonia de entrega de los premios. Desde su creación, la cita ha adquirido una gran trascendencia,  gracias a una interesante selección de obras y artistas que, con más o menos acierto, siempre han sabido unir, a la espectacularidad de un programa en el que abunda el repertorio sinfónico-coral, un alto nivel interpretativo que ha dejado grandes momentos para el aficionado. Todavía se recuerda con admiración la gran versión del "Réquiem" de Verdi ofrecida por Jesús López Cobos, o la extraordinaria lectura de la "Sinfonía nº 2" de Mahler, realizada por Gustavo Dudamel al frente de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar. Desde 1992, han participado en este concierto directores como Vladimir Spivakov, que el primer año se puso al frente de los Virtuosos de Moscú para dirigir la "Sinfonía nº 5" y la "Misa en sol mayor" de Schubert; Enrique García Asensio dirigió en 2004 los "Carmina Burana" de Orff, sustituyendo "in extremis" a Rafael Frübeck de Burgos, que había sufrido un accidente de tráfico; o el italiano Alberto Zedda,  que dirigió la "Sinfonía nº 2" de Mendelssohn. A los citados hay que añadir  los nombres de Giuliano Carrella, Yuri Nasushkin y José Esteban García Miranda. Además de las 15 participaciones del Coro de la Fundación, la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias ha tocado 11 veces. Pero si hay un director que ha marcado la diferencia con el resto  en cuanto a récord de asistencia, ése ha sido Maximiano Valdés. En siete ocasiones se ha subido el maestro a la tarima para dirigir obras como "La vida breve" de Falla, "Alexander Nevsky" de Prokofiev, "Oda a Santa Cecilia" de Haendel, la "Sinfonía en re menor" de Franck, el "Réquiem" de Fauré, la "Novena Sinfonía" de Beethoven y, en la presente edición, la célebre "Obertura" de "Los maestros cantores de Núremberg" de Wagner  y la "Misa Nelson" de Haydn. Por desgracia, el concierto de anoche pasará a la historia con más pena que gloria. La velada dio comienzo con el Himno Nacional de España, en versión tan reducida que casi no dio tiempo a levantarse para mostrar el debido respeto. Hay aspectos importantes a los que merece la pena prestar más atención y, por descontado, una mejor interpretación musical.  La "Obertura" de Wagner arrancó con precipitación, cuando los fotógrafos de los distintos medios todavía estaban haciendo su trabajo. Fue un pequeño defecto de forma, sin importancia si lo comparamos con la decepcionante versión musical que Max Valdés obtuvo de la obra. La orquesta y el propio director parecían un tanto indolentes ante una composición bellísima, de extraordinario carácter, que se limitaron a tocar como por compromiso. Fue una versión de apariencias, de gestos insuficientes y facilones, que delató una falta de entendimiento y compromiso artístico entre director y orquesta preocupantes. El resultado fue una interpretación desajustada y poco exigente con la sonoridad de la composición. Todos esto se hizo extensible a la "Misa Nelson" de Haydn, en la que Valdés participó más como un hábil y elegante concertador, que con la maestría que debe demostrar alguien de su trayectoria y talento. De entre los solistas, gustó el trabajo de Marco Vinco, un interesante bajo que interpretó con apreciable gusto su parte. Tampoco lo hizo mal Elena de la Merced, soprano de voz dulce que, aún sin terminar de conquistar con su trabajo, lo llevó a afecto con plenas garantías y con algunos detalles de calidad. Elisabeth von Magnus y Gustavo Peña estuvieron discretos. El Coro de la Fundación cantó con intención una partitura preciosa, de un exigente registro agudo que hizo pasar algún mal rato a las sopranos.

Autor:Aurelio M. Seco
  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

8 Comentarios
8 paul man si
02/11/2010 10:54:17
A mi, d etodos los directores que han venido hasta ahora, el que más me gusta es Paul Man. Creo que podría ser un buen director de la OSPA
7 Pedro Sánchez
02/11/2010 10:38:41
Me refería al acompañamiento del concierto de Mozart, en relación a la interpretación de la música del dieciocho. Calificarlo de desastroso, me parece un poco exagerado.
6 Sine nomine
01/11/2010 21:20:28
Virginia Martínez
Hombre Sr. Pedro Sánchez, Virginia Martínez pasa por ser uno de los peores directores (y lo pongo en masculino para generalizar e igualarla a sus colegas masculinos) que han dirigido la OSPA. A ver si nos centramos un poco, porque criticar a Valdés elevando un desastre como ese... Por cierto que eché de menos una crítica del Sr. M. Seco sobre ese concierto. Obviamente, el resto de los críticos que fueron al concierto no dieron en la Diana, como de costumbre.
5 Pedro Sánchez
26/10/2010 21:03:05
Perdón por el lapsus, Sr. aficionado, pero mantengo lo dicho: Valdés, en mi opinión, es un director competente, pero poco inspirado y en cuanto a los directores jóvenes, no estoy de broma si digo que están excelentemente preparados y la mayoría llegarán bastante más allá de Puerto Rico en su trayectoria.
Con todo mi respeto al Sr Valdés que se lo merece.
4 aficionado
26/10/2010 15:13:53
Sr. Pedro, que yo sepa no ha venido ninguna victoria martinez, pero si se refiere a virginia martinez espero que este de broma si trata de igual a igual a esa directora que al mestro Valdes, porque digan ustedes lo que quieran, pero el tiene una trayectoria que merece un respeto
3 Pedro Sánchez
26/10/2010 11:13:11
Valdés no ha sido casi nunca un director inspirado y las críticas han sido siempre laudatorias. A recordar el último concierto tan alabado y aburrido... ¡con las quintas de Chaikovski y Beethoven!
Además a Valdés parece que no le gusta el siglo dieciocho, lo que parece incompresible en un buen músico ¿no había otro director para este concierto? Sin buscar demasiado, la misma Victoria Martínez que nos regaló un maravilloso concierto de clarinete de Mozart hace bien poco.
2 musico
24/10/2010 21:33:28
Valdes no tuvo toda la culpa del mal resultado del concierto, porque la ospa  no respira buen ambiente y hay músicos estan en contra de el.
1 Sine nomine
24/10/2010 21:05:35
Hace mucho tiempo
Me parece bien esta crítica, aunque pienso que hace mucho tiempo que la OSPA bajo la dirección de Valdés adolece de todos estos defectos. ¿Por qué dará tanto miedo enfrentarse ante los puestos establecidos? Por ejemplo, el Sr. Avello de 'El Comercio' sigue viéndolo todo fantástico. Quizá ese periódico necesite un crítico más cualificado... o más valiente.
Insertar comentario

Para confirmar que usted es una persona y evitar sistemas de spam, conteste la siguiente pregunta:

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico