CODALARIO, la Revista de Música Clásica
Está viendo:

Crítica: Miguel Bonal en el Festival de Música Antigua de Música y Baeza

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
  • txcomparte_whatsapp
Autor: José Antonio Cantón
10 de diciembre de 2021

El violagambista Miguel Bonal ofrece un recital en solitario en el Festival de Música Antigua de Música y Baeza

Miguel Bonal

Violagambista con gran proyección

Por José Antonio Cantón
Baeza, 5-XII-2021. Paraninfo de la Antigua Universidad. XXV Festival de Música Antigua de Úbeda y Baeza [FeMAUB]. Recital de Miguel Bonal (viola da gamba). Obras de Carl Friedrich Abel, Johann Sebastian Bach, Tobias Hume, Marin Marais y Georg Philipp Telemann.

   Estaba repleto de público el Paraninfo de la Universidad de Baeza para ver y escuchar al joven violagambista aragonés Miguel Bonal que llegaba a esta edición del FeMAUB precedido por la obtención del premio especial que éste le concedió recientemente. Presentaba un programa titulado «Redescubriendo a Telemann» a través de sus Fantasías para este instrumento de cuerda que fueron encontradas el año 2015 en un archivo de la ciudad alemana de Osnabrück, hecho que añadía cierta curiosidad al concierto. 

   Con un instrumento construido por el lutier Javier Martínez, director de la Escuela de Violería de Zaragoza y atemperado a cuatrocientos quince ciclos, se dispuso a hacer sonar las primeras notas de la gallarda que ocupa el número cuarenta y nueve de la colección The First Part of Ayres, French, Pollish and Others  del  compositor escocés, violista y militar que vivió entre los siglos XVI y XVII, Tobias Hume, obra que servía para hacer referencia a los ancestros musicales de los que seguramente se nutrió Telemann para afrontar la composición de sus fantasías para viola da gamba. Siguió con el número anterior de la misma colección, Love's Farewell, ejemplo de un ejercicio de aire lento de marcado carácter nostálgico. Interpretó seguidamente la Fantasía nº 6 en sol mayor TWV 40:31 de Telemann, en cuyo primer movimiento se apreciaba la vitalidad scherzante que determina el autor, para continuar con un andante que el intérprete ornamentó con serenidad antes de terminar con un allegro saltarín de atractivo seguimiento en su escucha.

   La segunda parte del recital la abrió con tres movimientos de Carl Friedrich Abel recogidos entre las veintinueve obras del llamado El Manuscrito de Drexel con la que Bonal quiso ofrecer las excelencias de este autor alemán, alumno de J.S.Bach en Leipzig y uno de los grandes violagambistas del siglo XVIII. Destacó sobremanera en el Allegro por la rapidez, agilidad y precisión de su mano izquierda en el diapasón. La música que contiene una de las más de ciento cuarenta piezas del Segundo libro para viola sola que Marin Marais dedicó al Duque de Orleans el año 1701 antecedió a la única sonata que para tal instrumento compusiera Telemann en el deseo del intérprete de que ocupara el centro del programa música del autor a quien estaba dedicado.

   Fue muy interesante apreciar su buena técnica de arco en la Arpegiatta en re menor de Abel que abría la tercera parte del recital y que se completaba con la Segunda suite para violonchelo en re menor, BWV 1008 de Juan Sebastián Bach y la Fantasía nº 11 en re menor, TWV 40:36 de Telemann. En la primera voló sobre las cuerdas con limpieza y equilibrada dinámica. En la segunda mantuvo siempre el carácter serio y reflexivo de la obra, destacando el contraste que supuso la viveza que imprimió a la courante y a la giga final, dos momentos esenciales para comprender la estética de esta suite. Finalmente, en la misma tonalidad que las anteriores, cerró su actuación con una muy temperamental ejecución de la música Telemann,  serenada en su Andante central que constataba la buena sonoridad de su instrumento al ser activado en pizzicato.

   El entusiasmo y la concentración que muestra Miguel Bonal son la mejor manifestación de que se encuentra en la buena senda de trabajo, adquisición de experiencia y perfeccionamiento. Su formación en el Real Conservatorio de La Haya es una garantía de la mejor escuela en el camino emprendido por este joven violagambista que, por lo demostrado en esta ocasión, está llamado a ser uno de los instrumentistas de cuerda más destacados de su generación.

Foto: Jesús Delgado Martínez

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
  • txcomparte_whatsapp

Compartir

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico