Codalario
Está viendo:

Crítica: Eduardo López Banzo dirige "El Mesías" al frente de la Sinfónica del Principado de Asturias

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
 
21 de diciembre de 2014

UN MESÍAS DEMASIADO DISCRETO

Por Aurelio M. Seco
Oviedo. 19/12/14. Auditorio Príncipe Felipe. Fundación Princesa de Asturias. Concierto extraordinario “Europa canta a la Navidad”. El Mesías, Haendel. Dirección musical: Eduardo López Banzo. María Espada, Kristina Hammarström, Valerio Contaldo, José Antonio López. Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias. Coro de la Fundación Princesa de Asturias.

   Discreta no, discretísima la versión del Mesías de Haendel ofrecida el viernes por Eduardo López Banzo al frente de la Sinfónica de Asturias. No sabemos que ha podido suceder para que la dirección musical haya dejado tanto que desear, porque estamos ante un nombre prestigioso en el contexto musical español. Es posible que no se hayan dedicado los ensayos necesarios pero, en cualquier caso, no es admisible que hayan tenido cabida tantos errores y que la sonoridad de la orquesta haya sido tan poco atractiva. Desde luego, no es habitual que un concierto salga dando tal sensación de improvisación, pero todavía es peor que esto suceda en uno tan especial y tradicional como este de El Mesías de Haendel, con el Auditorio de Oviedo abarrotado de público dispuesto a comenzar la Navidad con la obra navideña por excelencia.

   Por algún motivo, este concierto atrae a gente que normalmente no es asidua del auditorio, lo que produjo más ruído del habitual y situaciones como la que llevó a buena parte de los asistentes a aplaudir al final del Aleluya. A pesar de ello, esta velada supone una oportunidad para que la orquesta y el Coro de la Fundación extraigan lo mejor de sí mismas y así influir en el gusto de los asistentes, para educar su oído. Ya desde el mismo principio de la obra, desde la famosa y preciosa obertura francesa, la impresión fue mala. López Banzo comenzó a dirigir más bien lento, algo que no está mal pero que conviene sostener estéticamente. La segunda parte de la obertura, de carácter imitativo, fue verdaderamente desastrosa, con los músicos confundiéndose en sus entradas, en un fragmento en el que las imitaciones deben sonar, por lo menos, de manera eficaz para que el edificio no se descomponga.

   Fue interesante observar al chelo principal intentar poner un poco de orden en el desaguisado del director. Durante toda la velada, López Banzo dio señales de no dominar del todo la situación, lo que confundió a veces a la orquesta y otras al coro. El último Aleluya, que sirve para concluir el famoso fragmento,  parecía ser motivo de desorientación para los cantores, que no daban la sensación tener claro si prolongar un poco más el final, si pararse... En fin, no sabemos qué ha pasado con este concierto, pero si se va a seguir repitiendo todos los años, y así debería ser porque es una bella tradición muy asentada en la ciudad, debería programarse con más cuidado.

   La atmósfera que se respiraba no fue del todo positiva y la actitud de algunos de los cantantes solistas, tampoco lo pareció. A veces, la manera de estar en escena lo dice todo de un artista. Entre los cantantes predominó el desconcierto ante la rara colocación por la que se optó. No había necesidad de obligarles a caminar unos metros, ida y vuelta, antes de poder cantar. Al final, incluso tuvieron dudas sobre cuándo debían levantarse. Qué mala sensación. Todo parecía estar ensayándose. La mirada de María Espada a su compañera para empezar a cantar el villancico de propina - de lo más bonito de la noche-, la propia actitud de Espada, que parecía poco volcada con la función… Al final de la misma, cuando los solistas acompañaron al coro, fue la única a la que no se oyó cantar -aunque sí parecía mover la boca-. No está pasando María Espada por uno de sus mejores momentos artísticos, porque sus cualidades líricas, a priori atractivas, parecen haberse estancado en una forma de cantar muy concreta, sin vibrato y con una técnica de respaldo insuficiente.

   Nos gustó la voz y carácter interpretativo de Valerio Contaldo. Su manera de adornar varios detalles de la partitura estuvo llena de elegancia y consistencia. No fue tan agradeble verle bostezar mientras esperaba una de sus intervenciones. También cantó bien el bajo José Antonio López, al que siempre encontramos entregado a la expresividad del texto. Es algo reconfortante en un artista, cuando da tanto en el escenario, incluso cuando la calidad de la función no es la esperada. Algo más discreta, pero sinceramente musical la participación de la mezzo Kristina Hammarström.  El Coro de la Fundación Princesa de Asturias fue de lo más atractivo de la noche, sin haber conseguido una gran versión. Pero hay que decir que, con todas las cosas que se podrían pulir de su interpretación, que son muchas, estamos ante un coro de gran potencial, que no siempre aprovecha todas sus cualidades, por número de componentes y calidad. Hay muy buenas voces en este conjunto, pero también hay que saber sacarles mejor partido.

Foto: Facebook de la OSPA

Autor:Aurelio M. Seco
  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

3 Comentarios
3 Miguel Rodilla García
24/12/2014 19:46:25
Yo si vi esas risas mientras se estaba tocando por parte de algunos componentes, y que fuesen de burla yo no lo dije ni lo se, simplemente las vi. La verdad no concibo que a la vez que se esta tocando en un concierto se este hablando y riendo, y me refiero por supuesto a hacerlo a la vez, no en una parte que no se intervenga, aunque esas risas sean de complicidad.

Por supuesto que todo el mundo tiene su vida y así hay que respetarla, pero la verdad que no entiendo que cuando el director propuso una prueba acustica extra a las 7, a esa hora no se pueda, sin embargo sí a las 7 y cuarto, tanta diferencia hay en un cuarto de hora?

Por otra parte yo no estoy atacando en ningún momento a la OSPA en general, llevo bastantes conciertos con vosotros y al igual que aplaudo otras ocasiones, en esta critico lo que vi y lo que sentí. Como dije a unos les podrá gustar mas el director o menos, o la forma que tiene de interpretar una obra, pero en el mismo concierto vi en frente de mi una persona que se sentía impotente al ver que no se le seguía.

Quiza estoy equivocadísimo, pero yo es como interpreté lo que ví y como sentí lo que viví.

Considero que esta crítica es parte de la del concierto, y de la del artículo arriba escrito, no estoy en nada de acuerdo con que se ataque así al director cuando todos tenemos culpa de todo lo que pasó. Es como cuando en un equipo de futbol se echa al entrenador, ¿quienes fueron los que  jugaron los partidos?

Por cierto con lo del nivel que dije al final del primer comentario no me refería al nivel de la orquesta por si acaso se entiende lo contrario.

Miguel
2 Vicente Alamá
24/12/2014 11:15:49
Estoy (muy a mi pesar) de acuerdo con la crítica del Sr. Seco, sin embargo escribo para rebatir el comentario del Sr. Rodilla que me parece hiriente e incorrecto.
 La OSPA tiene, como todo colectivo, sus puntos débiles y sus puntos fuertes pero puedo asegurar que no pasamos de las indicaciones de NINGÚN director. A veces no funciona en un concierto lo que hemos trabajado y los primeros afectados en ese caso somos nosotros ya que la sensación que nos queda a los músicos cuando el concierto no ha funcionado bien no es nada agradable; también quería preguntar sí de verdad vio risas de burla o sarcásticas....yo estuve tocando y lo único que vi fueron algunas sonrisas de complicidad entre compañeros.
 En cuanto a ensayar más a petición del director siento decir que el Sr. Rodilla lo saca de contexto; la orquesta propone un horario de ensayos que el Sr. Banzo aprobó, nosotros los músicos organizamos nuestra vida en torno a ese horario y no es nada fácil cambiar de un día para otro, que cree usted que debo hacer con mi hija de dos años? La llevo al ensayo?
 el Sr. Rodilla utiliza el blog de un crítico para atacar de una manera muy partidista a un colectivo sin hablar lo más mínimo del concierto en sí o de la crítica del Sr. Seco....el ambiente que describe en su comentario no refleja para nada la realidad que yo vivo día a día en la OSPA.
 Atentamente,

 Vicente Alamá
1 Miguel Rodilla García
23/12/2014 20:14:13
Sinceramente, estoy muy en desacuerdo con esta opinión, así no es como se vivió la situación desde dentro y mucho menos respecto al director.Por parte de la orquesta, pasotismo continuo respecto a las indicaciones del director, risas entre los componentes mientras tocaban en el propio concierto. El director quiso hacer mas ensayos a lo que los miembros de la orquesta se negaron, ni siquiera a hacer una prueba antes del concierto, ya que habían quedado a las 7 y cuarto para hacerla y varios miembros de la orquesta entraban en el auditorio a las 7 y media para cambiarse.
El director realizó su versión del Mesias y creo que es muy respetable, a unos les gustará más a otros menos, pero en la variedad está el gusto.
No hay que olvidar tampoco que la OSPA es una orquesta profesional con pruebas específicas para conseguir un puesto y deberían estar acostumbrados a adaptarse a cualquier director invitado que llegue, y en el caso, que no es este, de que no llegue a su nivel, adaptarse y hacerlo lo mejor posible.
Insertar comentario

Para confirmar que usted es una persona y evitar sistemas de spam, conteste la siguiente pregunta:

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico