Codalario
Está viendo:

Polémica en Tordesillas al decidir Patrimonio Nacional trasladar a Madrid dos intrumentos de gran valor histórico. Un reportaje de Agustín Achúcarro

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
 
29 de julio de 2020

Polémica en Tordesillas al decidir Patrimonio Nacional trasladar a Madrid dos intrumentos de gran valor histórico

Un reportaje de Agustín Achúcarro
La decisión de Patrimonio Nacional, que dirige María Llanos Castellanos, de trasladar dos instrumentos musicales de Tordesillas al futuro Museo de las Colecciones Reales ha provocado una profunda preocupación en un sector importante de la música.

   Los instrumentos a los que se hace referencia, que se hayan en el Real Monasterio de Santa Clara  de Tordesillas,  son el Realejo de la Reina Juana I de Castilla,  que se considera uno de los  más antiguos conservados en Castilla, y el Virginal de Hans Bos, que encargó el propio Felipe II.

   El alcalde de la ciudad castellana, Miguel Ángel Oliveira, conoció la posible noticia de la restauración y traslado al Museo de las colecciones reales de los instrumentos a través de los medios de comunicación -al parecer se desconoce el hecho de que hay más piezas de otros municipios de España que podrían correr la misma suerte-.  «Tuve una reunión de gobierno con Emilio Álvarez, le hablé de mi preocupación y le dije que qué iba a pasar; ese mismo día hablé con el delegado Territorial de la Junta para que tuviera constancia, pues se había firmado un Real Decreto en 2017 de que esas piezas iban a Madrid.  Oliveira, según su versión, continuó sus pesquisas: «Hablé con personal del Convento de Santa Clara y me dijeron que desde que los instrumentos estuvieron en la Exposición de Carlos V en 2018 estaban embalados y guardados en un zaguán para ser trasladados»

   Y continuó su personal investigación de los hechos. «Ese mismo día hable con Elvira, la persona que a nivel técnico lleva la relación desde patrimonio con el Convento de Santa Clara y me dijo que no era quien para comentarme nada, pues ella solamente se dedicaba a gestionar los museos y los reales sitios y que se lo trasladaría a la Presidenta de Patrimonio Llanos Castellanos. Siguiendo las palabras dadas por el edil, éste recibió una hora después la llamada de la Presidenta de Patrimonio. «Me dijo que había habido un mal entendido y mucho revuelo  y que solo iban a ser restauradas por un conocido restaurador de Murcia y una vez arregladas volverían aquí». El edil asegura que Llanos Castellanos le pidió «que calmara a la gente» y él a su vez le solicitó que hiciera un comunicado oficial, por lo que facilitó un comunicado desmintiendo que realejo y virginal fueran a salir de Tordesillas. Tras unas cuatro horas, siempre según las declaraciones del alcalde-  a través del Gabinete de prensa de Patrimonio «se envió a los medios de comunicación un desmentido de sus palabras, en el que se confirmaba que la conversación se había producido», pero se aseguraba que «la Presidenta de Patrimonio no se comprometía  a que las piezas no se quedaran en Madrid», debido al Real decreto aprobado en 2017 en el Congreso de los Diputados.  Una situación que, según expresa Oliveira, le llevó a considerar la necesidad de que fueran los diputados y senadores los que hicieran las convenientes preguntas al respecto.    


   La decisión de Patrimonio, que parece ser definitiva, cuenta con la disconformidad del Ayuntamiento de Tordesillas,  que entre otras medidas ha iniciado una campaña en Change.org, la Diputación de Valladolid y la Junta de Castilla y León. A la hora del cierre de este artículo no se ha recibido la respuesta a la pregunta sobre las razones  de la actuación de Patrimonio Nacional.

   La oposición a esta decisión cuenta con otros valedores, como  la Sección de Historia y Ciencias de la música de la Universidad de Valladolid. Ellos han realizado un comunicado el 16 de julio en el que expresan «su profunda preocupación por el posible traslado y asiento definitivo en Madrid, en el futuro Museo de Colecciones Reales de dos instrumentos de incalculable valor». El comunicado de la Universidad recuerda que tanto el órgano realejo conocido, como «de la reina Juana», y el virginal, obra de Hans Bos de 1578, son piezas que desde el siglo XVI se conservan en el Real Monasterio de Santa Clara de Tordesillas.  «Deseamos manifestar el máximo interés en la salvaguarda y correcta preservación de estos dos instrumentos tan valiosos como únicos y la necesidad de conservarlos en su contexto histórico-cultural», aseveran al tiempo que «solicitan que se haga una correcta valoración del estado actual de los instrumentos, con criterios en los que prime la seguridad en la conservación de tan preciados y sumamente delicados objetos». Lo que les mueve a solicitar que antes de cualquier traslado, «se  efectúe una primera valoración y estudio in situ».  Y para ello piden que «se tenga en cuenta la diferente conformación y singularidad de cada instrumento»  y apuntan  que «se hace imprescindible un análisis en profundidad». «Lo que requiere-prosigue el comunicado- de expertos en restauración de órganos históricos por un lado, y por otra parte, de expertos en instrumentos de tecla renacentistas. En el caso de ser restaurados, la intervención debe ser llevada a cabo por reconocidos especialistas, seleccionados en un proceso transparente y con garantías».

  Existen también para la sección de Historia y Ciencias de la Música de la Universidad vallisoletana otras razones de peso para evitar la marcha de dichos instrumentos de Tordesillas. «Produce una gran consternación que se plantee dicho traslado tratándose de un patrimonio que se encuentra perfectamente asentado en su contexto histórico-cultural, como parte de un legado monumental al que ha permanecido ligado durante siglos, y con la ventaja de poder ser expuesto y visitado en su entorno original. Esta ubicación incrementa su valor y potencia la riqueza conjunta de todo el monumento».    

   A estas declaraciones se ha unido la Asociación Manuel Marín de Amigos del Órgano, que preside Mercedes Muñoz y que cuenta en su junta directiva con organeros de prestigio internacional como Joaquín Lois y Federico Acítores. Esta asociación, que lleva cuarenta años trabajando por la conservación y difusión del patrimonio organístico de la provincia de Valladolid, en su escrito se solidariza  con otras instituciones que ya  han manifestado su oposición como los citados Ayuntamiento de Tordesillas y Departamento de Ciencias de la Música de la Universidad de Valladolid, al tiempo que considera que «el traslado supondría un menoscabo de las colecciones del Museo del Real Monasterio  de Santa Clara, donde  estos instrumentos  están desde hace quinientos años por decisión de los reyes». Lo que les lleva a afirmar que «desde un punto de vista museístico no pueden estar en mejor contexto». Además son tajantes a la hora de defender el que ambos instrumentos permanezcan en el Real Monasterio de Santa Clara, una joya artística de Tordesillas. «Nos oponemos al empobrecimiento del patrimonio artístico y musical de la provincia de Valladolid. Patrimonio Nacional no puede hacer un museo facticio atentando contra los bienes de un municipio, de una provincia y de una comunidad autónoma, en contra de la Museología, y en  contra de la Historia».

Autor:Agustín Achúcarro
  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico