Codalario
Está viendo:

Crítica: El Barroco alemán de la Tafelmusik Baroque Orchestra en Toronto

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
 
1 de febrero de 2017

BARROCO ALEMAN ÍNTIMO 

   Por Giuliana Dal Piaz
Toronto. Tafelmusik Baroque Orchestra. 19-21 de Enero de 2017. Peter Harvey - barítono. Jeanne Lamon y Julia Wedman - violines. Thomas Georgi - violín y viola. Patrick J. Jordan - viola. Christina Mahler - violonchelo. Alison Mackay - violón y contrabajo. John Abberger - oboe. Dominic Teresi - dulzaina. Lucas Harris - laúd barroco. Charlotte Nediger - órgano barroco

   Cuando vio salir a escena a los músicos del concierto Barroco Alemán Íntimo, con el que la Tafelmusik Baroque Orchestra de Toronto acaba de reanudar su actividad después de la pausa navideña, el público que llenaba la iglesia anglicana de Trinity-St.Paul fue sorprendido por el reducido conjunto de cámara que veía -sólo ocho instrumentistas, allí donde la orquesta completa cuenta con 15 elementos en plantilla, a los que pueden añadirse a veces músicos invitados- para un programa dedicado a cinco autores alemanes del siglo XVII, cuatro de ellos no muy conocidos: Heinrich I.F. von Biber [Sonata n. 1 desde el Ficinium sacro-profanum, y la Sonata n. 3 para violín y bajo contínuo de 1681]; Dietrich Buxtehude [Cantata Mein Hertz ist bereit - Mi corazón está firme]; Philip Friedrick Böddecker [Sonata sobre la Monja, desde la Sacra Partitura]; Johann Christoph Bach, primo hermano, pero cuarenta años mayor del más famoso Johann Sebastian, sobre el cual ejerció una gran influencia musical [Lamento Wie bist du denn, o Gott? - ¿Dios, por qué estás enfadado conmigo?], y finalmente Johann Sebastian Bach con la Cantata 82 Ich habe genug-.

   El barítono inglés Peter Harvey fue el cantante invitado, que interpretó magIstralmente y con una óptima pronunciación alemana las dos Cantatas y el Lamento por J.S. Bach; las tres restantes piezas, puramente instrumentales, vieron unas formaciones musicales que variaron de los cuatro componentes de la Sonata de Böddecker (violín, dulzaina, laúd y órgano barroco) a los ocho intérpretes de la primera Sonata de von Biber.

   El público apreció especialmente -esbozando incluso un aplauso durante la ejecución, lo cual es poco común para una audiencia experimentada como la de Tafelmusik- la Tercera Sonata para cinco instrumentos (violín, chelo, contrabajo, laúd y órgano) de von Biber, donde el solo de violín de Julia Wedman nos hizo retener el aliento más de una vez. Parecía asistir a una escena teatral en familia, una donde las voces graves de padres y tíos se contraponían serias y calmadas (el bajo contínuo) a los saltos y los trinos de un adolescente rebelde, quien se lanza en una serie de variaciones y virtuosismos pero es finalmente frenado y puesto nuevamente bajo control... Otra pieza que entusiasmó fue la Cantata finale de J.S. Bach, "Ich habe genug", que Peter Harvey y todos los músicos interpretaron con especial ardor y compenetración. ¡La velada fue una auténtica joya musical!

Autor:Giuliana Dal Piaz
  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico