Codalario
Está viendo:

CRÍTICA: LA OVIEDO FILARMONÍA ESTRENA EN ASTURIAS EL 'WATER CONCERTO' DE TAN DUN, BAJO LA DIRECCIÓN DE JEAN-PAUL PENIN

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
 
1 de noviembre de 2010
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  678 votos

La Voz de Asturias (Domingo, 31/10/10)

Lugar: Auditorio de Oviedo. Fecha: 28 de octubre. Ciclo: Conciertos del Auditorio

EL TOQUE PENIN

Hay conciertos que, aún con un programa de poco interés, acaban conquistando al público más exigente por su calidad interpretativa. Bajo la notable dirección de Jean-Paul Penin, la Oviedo Filarmonía estrenó en Asturias el "Water concerto" de Tan Dun, compositor chino de discutible talento que, sorprendentemente, se ha convertido en toda una figura internacional, capaz de dirigir a las mejores orquestas del mundo sin estar a la altura, o estrenar una ópera en el Metropolitan, sin ser un gran creador. Tampoco se puede decir que sea un mal compositor, pero sí parece fácil afirmar que, como mínimo, está sobrevalorado. El "Water concerto" es una obra original en sus primeros 5 minutos. No es frecuente empezar un concierto con la sala en completa oscuridad, o ver y oír los efectos sonoros que un percusionista consigue extraer del agua, en el contexto de una música de color asiático. Pero tras la primera impresión, la obra se repite demasiado, convirtiendo lo pintoresco en aburrido. Ha sido interesante dar a conocerla a los asturianos, pero creemos que el ciclo debería programar un repertorio sinfónico de mayor enjundia y, por descontado, acordarse alguna vez de los compositores asturianos. Entre lo mejor estuvo la interpretación de la orquesta, que durante toda la noche ofreció la mejor de sus caras, llevada por la sabia mano de un director encantador y muy profesional, gran conocedor de un repertorio que dirigió dentro de un estilo coherente y, hasta cierto punto, vibrante. Juanjo Guillem demostró el porqué de su consideración como percusionista, con una actuación extraordinaria. Pero en la sala también estaba Fernando Arias, que estuvo magistral con  los timbales. El programa incluyó otras dos obras: la "Petite suite" de Debussy, orquestada por Büsser, que Penin dirigió con un delicioso estilo francés, refinado y colorista; y la "Suite Roma" de Bizet, que mostró a una magnífica sección de trompas, un viento madera preciso y unos chelos bien comandados por el joven Gabriel Ureña que, una vez más, brilló con luz propia.

NOTICIAS RELACIONADAS

Autor:Aurelio M. Seco
  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

0 Comentarios
Insertar comentario

Para confirmar que usted es una persona y evitar sistemas de spam, conteste la siguiente pregunta:

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico