CODALARIO, la Revista de Música Clásica
Está viendo:

Valoración de la temporada 2021-22 del Teatro de la Zarzuela. Por Raúl Chamorro Mena

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
Autor: Raúl Chamorro Mena
10 de junio de 2021
Cartel de la Temporada 2021-22 del Teatro de la Zarzuela

Valoración de la temporada 2021-2011 del Teatro de la Zarzuela 

Por Raúl Chamorro Mena
A punto de terminar la temporada 2020-2021 llevada a término en su totalidad -con mérito y esfuerzo- por parte del Teatro de la Zarzuela a pesar del Covid 19, se presenta una, a priori, muy interesante 2021-2022 que, esperemos, vaya adentrándose ya en la «normalidad» más absoluta ante una pandemia que parece remitir ya en España ante en el avance de la vacunación. Títulos señeros del repertorio se alternarán con auténticas reexhumaciones cuya programación hay que celebrar con entusiasmo, si bien parece debamos asumir que sea en formato concierto. En esta línea se inserta el primer título lírico de la temporada en el mes de septiembre, la ópera en tres actos sobre libreto de Miguel Ramos Carrión, Circe de Ruperto Chapí, que supuso el regreso a la composición operística del «xiquet de Villena» después de dos décadas centrado en la zarzuela. La obra permanece ínédita después de su estreno en 1902 en el Teatro Lírico de Madrid, por lo que su programación resulta todo un acontecimiento. El rigor musical de la batuta de Guillermo García Calvo y un reparto con voces de fuste como Saioa Hernández y Alejandro Roy garantizarán el buen nivel del evento.


   A continuación, se ofrecerán de manera consecutiva dos títulos emblemáticos de la zarzuela restaurada. En primer lugar, Los gavilanes de Jacinto Guerrero, una de las zarzuelas más populares y representadas, pero ausente desde 2002 del recinto de la Calle de Jovellanos. La nueva producción estará a cargo de un equipo con todas las garantías, puesta en escena de Mario Gas, escenografía de Ezio Frigerio, vestuario de Franca Squiarciapino e iluminación de Vinicio Cheli. El alcoyano Jordi Bernácer, con asentada reputación como director de foso, empuñará la batuta al frente de un elenco, en el que se alternarán en el papel de Juan la bella, noble y recia voz de Juan Jesús Rodríguez con el timbre más modesto de Javier Franco, cantante de indudable buen gusto. El papel de Gustavo y su bellísima romanza “Flor roja” se engalanarán con el fraseo cincelado, tan personal, como variado, del tenor jerezano Ismael Jordi y la fiabilidad de Alejandro del Cerro. La exultante frescura y juventud de dos cantantes ya con un bagaje detrás, como son Marina Monzó y Leonor Bonilla darán vida a Rosaura, mientras las avezadas María jose Montiel y Sandra Farrández encarnarán a su madre, Adriana. Parece lógica la programación de Los gavilanes después de una ausencia de dos décadas, pero aún mayor es la de otra de las grandes creaciones de Jacinto Guerrero, El huésped del sevillano, que ya es hora comparezca en el Teatro de la Zarzuela.  

   El mismo equipo escénico comandado por Mario Gas es el responsable de la magnífica producción de La tabernera del puerto, que bien por la huelga que le afectó al estrenarse o por la suspensión en plena pandemia no ha podido disfrutarse por la mayoría del público del Teatro de la Zarzuela. Otra garantía será la batuta de Óliver Díaz, un seguro en cuanto pulso, tensión teatral y capacidad para poner en relieve la magnífica orquestación de Pablo Sorozábal. Una rara avis de la lírica actual, es decir una soprano que ha ido a más durante su carrera afianzando su fraseo y sus resortes interpretativos, manteniendo fresco su instrumento vocal que nunca ha forzado, la soprano María José Moreno, ofrecerá su magnífica Marola, alternándose con la lozanísima Sofía Esparza. A destacar la presencia de pilares de este montaje como el tenor Antonio Gandía, de timbre bien emitido y agudos radiantes, y el bajo Rubén Amoretti, personal y matizado Simpson, así como el Abel de Ruth González y el Ripalda de Ángel Ruiz, además de la impagable pareja Antigua y Chinchorro de Vicky Peña y Pep Molina. El emblemático papel baritonal de Juan de Eguía oscilará entre el material más limitado de Damián del Castillo, más contenido de expresión, frente al más arrojado y sonoro Rodrigo Esteves.


   El sainete en dos actos del propio Pablo Sorozábal Entre Sevilla y Triana estrenado en el crepúsculo de la zarzuela restaurada, año 1950, en el Teatro Circo Price de Madrid con un elenco encabezado por Ana María Iriarte y Enriqueta Serrano, se estrenará en el Teatro de la Zarzuela con una producción de 2012 de los Teatros del Canal,  Arriaga, Campoamor y Maestranza a cargo de Curro Carreres. Reparto estelar encabezado por los indiscutibles Carlos Álvarez y Ainhoa Arteta acompañados por cantantes sólidos como Andeka GorrochateguiAlejandro del Cerro, Javier Franco y Carmen Solís, todos bajo la batuta siempre precisa de García-Calvo, pero que despierta dudas en cuanto su flexibilidad para afrontar la vivacidad, vis cómica y acentuado andalucismo de la obra.

   Otro defensor, también lo fue Ruperto Chapí, del eterno y controvertido anhelo llamado «ópera española», Tomás Bretón, estrenó en 1913 en el Teatro Real protagonizada, nada menos, que por el mítico tenor Francisco Viñas, su ópera Tabaré basada en la epopeya del poeta uruguayo Juan Zorrilla de San Martín. Un elenco de voces de enjundia como Juan Jesús Rodríguez, Andeka Gorrochategui y Maribel Ortega bajo la seria batuta de Ramón Tebar parecen mimbres adecuados para el éxito de esta importante reexhumación en versión concierto de otra obra inédita desde su estreno. Curioso que tenga que ser el Teatro de la Zarzuela quien reponga estas óperas españolas estrenadas en el Teatro Real ante el olímpico desinterés de este último.

   La opereta The magic Opal compuesta por Albéniz en 1892 al estilo de las de Gilbert and Sullivan que hicieron furor en suelo británico contará con una puesta en escena de Paco Azorín, que parece buena elección para esta obra cómica que se representará en traducción al español del libreto original en inglés. Igualmente, la presencia de ese gran comediante que es Luis Cansino resulta un acierto, junto al sonoro timbre de la soprano Ruth Iniesta y el muy grato del tenor Santiago Ballerini. La batuta de García-Calvo garantizará sólida factura musical, pero plantea dudas ante la chispa y vivacidad de la comedia. 


   Indudable interés concita la programación de la magnífica ópera en tres actos de Manuel Penella Don Gil de Alcalá, ausente del Teatro de la Zarzuela desde 1999, cuando fue dirigida por José Luis Temes. Indudable aliciente ver cómo desenvuelve el ascendente Lucas Macías en la dirección musical al frente de un reparto con nombres consagrados como el fino tenor canario Celso Albelo, la musical aunque poco fantasiosa soprano Sabina Puértolas, la mezzo de atractivos medios Carol García, así como el sonoro y comunicativo, pero poco refinado, Simón Orfila.  Como última obra a representar en la temporada, otro emblema del género, como es El barberillo de Lavapiés con la reposición del montaje, más bien insustancial, de Alfredo Sanzol, pero con un bello y colorista vestuario, de Alejandro Andújar. El reparto será el mismo que en 2019 encabezado por el simpático, vivaz y desenvuelto Borja Quiza y la bella y carnosa voz de la soprano María Miró bajo la plúmbea batuta de José Miguel Pérez Sierra

   En el apartado recitales y conciertos, además del habitual de navidad esta vez protagonizado por Ainhoa Arteta junto al director titular del teatro Guillermo García-Calvo, continúa la política, muy de agradecer, de atraer a estrellas de la lírica internacional a interpretar Zarzuela. En esta ocasión, será la norteamericana de origen cubano Lisette Oropesa quien ofrecerá un recital con piezas del género. Igualmente comparecerá el jovencísimo y radiante tenor guipuzcoano Xabier Anduaga y la mezo canaria Nancy Fabiola Herrera, esta última junto a la afamada pianista Rosa Torres Pardo. 

   En el ciclo de lied cabe destacarel debut en el ciclo de la magnífica soprano holandesa Eva-Maria Westbroek y las presencias del ascendente André Schuen y el veterano Mark Padmore. No faltará la ración Matthias Goerne dedicada a sus fans. 

Foto: Teatro de la Zarzuela

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico