CODALARIO, la Revista de Música Clásica
Está viendo:

Crítica: The Toronto Consort ofrece un concierto con música renacentista bajo el título 'The Italian Queen of France'

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
  • txcomparte_whatsapp
Autor: Giuliana Dal Piaz
23 de noviembre de 2016

RENACER EN TORONTO

   Por Giuliana Dal Piaz
Toronto, 11 e 12-11-2016, Trinity-St.Paul’s Centre. The Italian Queen of France. Dirección musical: David Fallis. Instrumentos: David Fallis, percusiones; Ben Grossman, gaita y percusiones; Katherine Hill, bajo de viola; Paul Jenkins, clavecín; Terry McKenna, laúd y guitarra barroca; Alison Melville, flauta dulce. Voces: Michèle deBoer (soprano), David Fallis (tenor), Katherine Hill (soprano), Paul Jenkins (tenor), John Pepper (bajo), Laura Pudwell (mezzo-soprano). Coreografía: Jeannette Lajeunesse Zingg. Vestuario: Michael Legouffe. Danza: las alumnas de la "School of Atelier Ballet" Manon Enns-Lapointe, Laura Harris, Rebecca Moranis y Eleonora Tomilin.

   En su primer concierto de la Temporada 2016-2017, The Toronto Consort nos llevó a la Corte de "La Reina Italiana de Francia", Caterina de' Medici (1519-1589). Bisnieta de Lorenzo el Magnífico, mujer fuerte, inteligente y culta, Caterina fue reina consorte y luego viuda del rey Enrique II de Valois. A lo largo de 30 años después de la muerte de su esposo, en calidad de Reina Madre de tres Reyes de Francia, ejerció una gran influencia en la vida del reino, que defendió valerosamente hasta la muerte. Poco amada por ser extranjera y no lo suficientemente "noble", durante las guerras de religión que asolaban a Francia, quiso utilizar el arte y la música no sólo por consuelo personal sino también como instrumento de reconciliación entre las facciones en lucha. Se considera incluso que sus "magnifences", espectáculos de música, danza, teatro y poesía del "Ballet Comique de la Royne" que ella fundara, configuran el nacimiento del balet propiamente dicho, casi una "proto-ópera" francesa antes de la ópera barroca.

   El concierto de "The Toronto Consort" incluyó músicas de Pierre Bonnet, Jehan Chardavoine, Adrian Le Roy, Pierre Cléreau, Claude Le Jeune y sobre todo el famoso Orlande de Lassus, sobre poemas de Pierre Ronsard, Ludovico Ariosto, Jean de Sponde y Mellin de Saint-Gelais, los poetas preferidos por Caterina de' Medici. Fueron también presentadas tres piezas sacadas del Ballet Comique de la Royne, la Chanson des Sereines, Réponse de la voute dorée y La Musique des Tritons, seguidos por un balet inspirado, en vestuario, música y coreografía, en los que se daban en tiempos de Caterina.

   Los conciertos de Toronto Consort se caracterizan por su variedad y vivacidad: las músicas medievales, renacentistas o del primer barroco en que se especializa este pequeño y refinado conjunto, podrían resultar de un enfado mortal, o cuando menos muy repetitivas, si se ejecutaran simplemente en clave instrumental. En cambio, están constantemente animadas por los movimientos escénicos de los intérpretes, y la cuidadosa alternancia de voces e instrumentos de época. El maeestro David Fallis no es sólo un músico de valía y un experimentado director tanto de orquesta como de coro, sino que es también un estudioso de música antigua muy detallista: sus investigaciones, su inventiva y gran sentido del humor logran que che Toronto Consort presente siempre unas impecables reconstrucciones históricas. Le ayudan de manera excelente los 4 instrumentistas y los cinco cantantes del ensemble (dos de los músicos cantan además de tocar), que se exhiben alternativamente en solos, duos, tríos y cuartetos. Todos disponen de buenas voces: la mezzo-soprano Laura Pudwell es la mejor con diferente, por el timbre, la potencia y la suavidad de sus notas. John Pepper es un bajo firme y poderoso; de las dos sopranos, Katherine Hill tiene mejor control del fiato así como una voz límpida y estable; Michèle DeBoer dispone de una voz luminosa y fuerte, pero empuja demasiado los agudos, resultando a veces hasta molesta cuando canta en conjunto. Fallis y Jenkins son dos buenos tenores, musicalmente muy preparados.    

   En el intermedio de danza, Rebecca Moranis fue la más destacada de las bailarinas por su gracia, la armonía de los pasos y su "compenetración" con el papel.

Foto: Paul Orenstein

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
  • txcomparte_whatsapp

Compartir

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico