CODALARIO, la Revista de Música Clásica
Está viendo:

Crítica: «Tosca» inaugura la temporada lírica 2022 del Teatro Comunale de Bolonia

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
  • txcomparte_whatsapp
Autor: Magda Ruggeri Marchetti
8 de febrero de 2022

Daniel Oren dirige la ópera Tosca de Puccini en el Teatro Comunale de Bolonia, con María José Siri, Roberto Aronica y Erwin Schrott

Erwin Schrott y María José Siri en «Tosca» de Puccini del Comunale de Bolonia

Una gran velada

Por Magda Ruggeri Marchetti
Bolonia. 29-I-2022. Teatro Comunale. Tosca [Giacomo Puccini / Giuseppe Giacosa e Luigi Illica]. Maria José Siri [Floria Tosca], Roberto Aronica [Mario Cavaradossi], Erwin Schrott [Barone Scarpia], Christian Barone [Cesare Angelotti], Nicolò Ceriani [Sagrestano], Bruno Lazzaretti [Spoletta], Tong Liu [Sciarrone], Raffaele Costantini [Carceriere], Francesca Pucci [Pastorello]. Orquesta y Coro del Teatro Comunale. Director de escena: Hugo De Ana. Director musical: Daniel Oren.

   Una velada de gran fiesta para la inauguración la temporada lírica del Teatro Comunale, con la presencia del ministro de educación y de los representantes de las instituciones locales, desde el alcalde al rector de la universidad, el gobierno civil y los jefes de las fuerzas del orden. Aunque el programa de la temporada se caracterice por su repertorio variado y atento a las obras poco representadas, el Superintendente ha decidido comenzar con una de las óperas más conocidas y amadas por el público: Tosca. 

   La dirección escénica, la escenografía y el diseño del vestuario corren a cargo del argentino Hugo de Ana, conocido por el público por haber dirigido en este mismo teatro Mosé de Rossini en 1991, así como Werther de Massenet y Turandot en 1997. El primer y mayor mérito es haber propuesto un espectáculo respetuoso de los autores y la música sin incidir en visiones personalistas ni ambientaciones extrañas. Su dirección es óptima también desde el punto de vista dramático dado que esta ópera exige de los cantantes grandes dotes actorales. Su escenografía es de gran impacto y rica en símbolos: suspendido en el espacio de una iglesia un enorme brazo con un bastón domina el escenario, mientras en tierra otra mano gigantesca aferra lo que parece un rollo de pergamino y un gran crucifijo aparece inclinado tras el caballete donde el artista pinta una Magdalena. A izquierda y derecha ciclópeas hojas de puerta de bróncea evocación vaticana enmarcan la iglesia en que trabaja el pintor Mario Cavaradossi. Al final brazo y crucifijo yacerán por tierra, y la misma puerta aparecerá tumbada representando el muro de Castel Sant’Angelo desde donde se arroja Tosca tras el fusilamiento de Mario. El tono de la acertada iluminación de Valerio Alfieri, en general tenebrosa, evoluciona para enfatizar la emoción del momento, acompañando la pasión de los amantes o sus difíciles momentos finales.

Roberto Arónica en la ópera «Tosca» de Puccini del Comunale de Bolonia

   La dirección de Daniel Oren obtiene de la óptima orquesta del Teatro Comunale una magnífica actuación y los músicos hicieron gala de una profesionalidad ejemplar amplificando el impacto de los momentos más trágicos de la acción. De sublime virtuosismo el solo del clarinete en el «Lucevan le stelle». El coro, así como el de voces blancas, preparados respectivamente por Gea Garatti Ansini y Alhambra Superchi dieron una gran prueba en especial en el «Te Deum» final del primer acto. 

   La soprano María José Siri nos ofreció una Tosca intensa con fuerte personalidad, ardiente de amor y presa de los celos, determinada en los momentos más dramáticos. Exhibe una voz de buen timbre y volumen, con unos poderosos agudos, aunque destaca algo menos en el canto recitado pucciniano. El tenor Roberto Arónica es un pintor Cavaradossi enamorado, pero ante todo un patriota que no se dobla bajo la tortura. Su voz tiene volumen, es brillante en el registro alto y en los agudos, pero con una emisión irregular y un fraseo mejorable. Los dos fueron muy aplaudidos por el público, aunque resultó anómala la concesión de dos bis durante la representación, uno en «Vissi d’arte» y otro en «Lucevan le stelle». Erwin Schrott, con fuerte voz, es un barón Scarpia pérfido y lujurioso, pero con cierto histrionismo. En los papeles menores resalta Nicolò Ceriani, un Sagrestano verosímil y vocalmente dotado; Christian Barone es el ansioso fugitivo Angelotti; y Bruno Lazzaretti un Spoletta obediente a las órdenes del jefe de la policía. Correctos Tong Liu como Sciarrone, Raffaele Costantini como Carceriere, y Francesca Pucci como Pastorello. 

   Revelando una sed de celebración operística largamente contenida y disciplinado a los severos controles y protección impuestos por la pandemia, el público que abarrotaba el teatro respondió con entusiasmo prodigando aplausos y ovaciones.

Fotos: Andrea Ranzi

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
  • txcomparte_whatsapp

Compartir

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico