CODALARIO, la Revista de Música Clásica
Está viendo:

CRÍTICA: AINHOA ARTETA PARTICIPA EN EL CICLO DE CONCIERTOS DEL AUDITORIO DE OVIEDO

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
Autor: Aurelio M. Seco
28 de febrero de 2011
Vota 1 2 3 4 5
Resultado            436 votos

La Voz de Asturias (Viernes, 26/02/11)

DECEPCIONANTE ARTETA

El recital ofrecido por Ainhoa Arteta en el ciclo de Conciertos del Auditorio ha supuesto una de las mayores decepciones del año para los aficionados asturianos, que llenaron completamente la sala.  La velada parecía estar configurada con ella como principal atractivo, pero la realidad es que la cantante vasca sólo cantó 25 minutos entre las dos partes de un concierto de claro sabor español y exigencia vocal cero, que estuvo dedicado a la memoria del maestro leonés Odón Alonso, recientemente fallecido.  También sorprendió la elección de un programa que más parecía diseñado para una estudiante de canto que para una intérprete de su categoría. Las Tonadillas de Granados dejaron ver a una soprano incapaz de vocalizar con claridad, que ofreció una serie de recursos líricos muy discretos, dentro de un estilo insípido, falto de carácter e inestable vocalmente. Las "Canciones clásicas españolas" de Obradors fueron el único momento en el que Arteta regaló un puntual destello de calidad, al interpretar la pieza Con amores, la mi madre , donde ofreció un exquisito y expresivo filado en un registro agudo que supo a gloria. Con todo, el público aplaudió con excesiva generosidad a una cantante que ni siquiera se molestó en preparar unas propinas diferentes al programa ofrecido. Desde hace años, Ainhoa Arteta se ha convertido en una de las sopranos españolas más mediáticas, en parte por su calidad lírica, pero también por haber potenciado una imagen pública muy intensa, que la ha llevado a romper copas de cristal con su voz en televisión, a cantar música pop con resultados más bien discretos o hacer de su evidente atractivo físico un aliciente más de su perfil de cantante.  Artísticamente, su carrera ha pasado por diferentes momentos, pero siempre dentro de un nivel lírico notable que, puntualmente, ha dejado ver una voz bellísima y unos recursos vocales admirables. De cualquier manera, el descuido con que la soprano se ha tomado su cita ovetense ha causado un profundo malestar en buena parte del público y con razón. Dirigió la velada Lorenzo Ramos, que más que dirigir concertó, con absoluta profesionalidad y entrega, en un repertorio que sin duda merecía una mejor preparación. Las "Diez melodías vascas" de Guridi y las "Danzas sinfónicas" de Orbón no fueron la mejor opción sinfónica para engalanar la velada, pero aportaron lo vasco y lo asturiano, más como cupos musicales que como estimulantes creaciones orquestales.

El concierto se repitió el pasado viernes, a las 22.30 horas, nada menos que en el Auditorio Nacional de Madrid, en lo que supone la segunda visita de la orquesta a la principal sala de España. El programa es parecido, sustituyendo las Danzas sinfónicas de Orbón por el Concierto de Aranjuez .

NOTICIAS RELACIONADAS

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

0 Comentarios
Insertar comentario

Para confirmar que usted es una persona y evitar sistemas de spam, conteste la siguiente pregunta:

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico