CODALARIO, la Revista de Música Clásica
Está viendo:

Crítica: Corella Ballet Castilla y León en el Festival de Danza de Oviedo

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
Autor: Aurelio M. Seco
4 de febrero de 2010
Vota 1 2 3 4 5
Resultado            563 votos

 La Voz de Asturias (4/2/10)

Lugar: Teatro Campoamor. Fecha: 2 de febrero. Ciclo: Festival de Danza de Oviedo

CORELLA BALLET, LA COMPAÑÍA QUE ILUSIONA

El Ayuntamiento de Oviedo sigue dando pasos para estabilizar el Festival de Danza dentro de un notable nivel de calidad. En total son cinco espectáculos que, con Tamara Rojo como verdadero plato fuerte del ciclo, traerán al Campoamor planteamientos artísticos de interés, que incluyen el Ballet de L´opera national de Bordeaux, Eva Yerbabuena y el ilusionante y joven Corella Ballet Castilla y León, que además de inaugurar el ciclo, el 10 de junio se unirá a la Oviedo Filarmonía para ofrecer su versión de "El lago de los cisnes". El marco de colaboración abierto con esta compañía es un acierto, porque permitirá a los asturianos  conocer, de primera mano, la evolución de una de las más interesantes propuestas artísticas que, en nuestro país, se están desarrollando dentro del mundo de la danza clásica. El Festival no pudo contar el día de su estreno con uno de sus mayores alicientes. Cuando antes de la función se anunció por megafonía que Ángel Corella no bailaría por enfermedad, el murmullo de desencanto entre el público fue evidente. Es lo que pasa con las grandes estrellas, que tan pronto crea una compañía de danza, como te despiertan del letargo del día a día con un par de extraordinarias piruetas que, además de estar bien hechas, tienen ese ‘no sé qué' especial que da la libertad que otorga el verdadero talento artístico. La culpa la tuvo una hipoglucemia que, desde Barcelona, acompaña al bailarín. Si su presencia en el escenario, la función perdió el talento que marca la diferencia entre un "mira que bien" y una boca abierta de par en par, pero ofreció, por sí misma, una agradable velada de danza, dentro de un notable nivel técnico que, si aún tiene cosas que mejorar, parece haber encontrado la dirección correcta.  Se ofrecieron tres coreografías. "String sextet", es el primer trabajo elaborado por Ángel Corella para su propia compañía. Con el Sexteto de Chaikovski de fondo, el coreógrafo recrea sobre el escenario toda una serie de secuencias de grupo, "pas de deux" y recursos dinámicos que van más allá de la mera expresión técnica para, con un cierto saber hacer plástico, realizar una recreación de elegante y estimulante confección visual, en escorzo a veces, de manera directa en otras, e incluyendo algún que otro sencillo elemento de conjunto que, sin resultar forzado, respiró con un bello sentido espacial. La limpieza escénica no sobró en las figuraciones finales, ya que al apagar demasiado pronto las luces no se dejaron ver bien. Gustó más el trabajo de Corella que el de Christopher Wheeldon, una coreografía algo gris, que toma como referencia la perversa historia de Enrique VIII y Catalina de Aragón. El trabajo, de estilo un tanto pretencioso, no logró conquistar, ni por su desarrollo en escena ni por su diseño. Ni el vestuario ni la escenografía, ni la recreación de las distintas psicologías de los personajes lograron entretener lo debido, a pesar del talento de los bailarines. Fue un trabajo forzado, incluso facilón en su intento simbólico -al cortar la cabeza de Ana Bolena, bajando una tela hasta la altura de sus hombros-. "Fancy free" es una gran trabajo de Jerome Robbins y Bernstein que estrenó en España y Asturias hace dos años Joaquín de Luz y un escogido conjunto de solistas del New York City Ballet. Es una coreografía soberbia, fresca y de gran energía escénica, una obra que, fundamentalmente, se basa en la capacidad de los bailarines para impresionar con su talento creativo, ya que actúan casi como verdaderos solistas. La interpretación se mantuvo en un notable nivel, pero no logró transmitir de verdad el espíritu americano de los años 40, la añorada alegría de vivir que parece que reside en su música y concepto estético. Quizás influyó que, no hace mucho tiempo, pudimos ver el mismo trabajo con el propio Joaquín de Luz a la cabeza, un verdadero fuera de serie.

NOTICIAS RELACIONADAS

 

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

0 Comentarios
Insertar comentario

Para confirmar que usted es una persona y evitar sistemas de spam, conteste la siguiente pregunta:

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico