CODALARIO, la Revista de Música Clásica
Está viendo:

AVANCE Y VALORACIÓN DE LA XIX TEMPORADA DE GRANDES CONCIERTOS DE PRIMAVERA DEL AUDITORIO DE ZARAGOZA. Por Alejandro Martínez

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
Autor: Alejandro Martínez
11 de enero de 2013
Vota 1 2 3 4 5
Resultado            44 votos

TRES GRANDES BATUTAS Y...MÁS DE LO MISMO

      El Auditorio de Zaragoza ha hecho público el detalle de su XIX Temporada de Grandes Conciertos de Primavera. Entre los conciertos que forman parte del ciclo destaca la presencia de tres batutas de envergadura, como son las de Claudio Abbado, Charles Dutoit y James Conlon. El primero llegará por fin a la Sala Mozart del Auditorio de Zaragoza, al frente esta vez de la Orchestra Mozart de Bolonia, de la que él mismo es director artístico. Charles Dutoit hará lo propio al frente de la Royal Philharmonic Orchestra de Londres. Y James Conlon encabezará el primero de los conciertos del ciclo, con la Deutsches Symphonie Orchester de Berlín.
       Abbado presentará en Zaragoza, el 22 de marzo, el mismo programa, de relativo interés, que ya había anunciado para su visita al Auditorio Nacional de Madrid, dentro del ciclo de Ibermusica, con piezas de Beethoven, Haydn y Mozart. En el caso de James Conlon, el 12 de febrero, abriendo con ese concierto el ciclo de primavera, se propone un programa que incluye Wagner, Bernstein y Dvorak, con la colaboración al piano de Jean-Yves Thibaudet. Charles Dutoit presenta un programa con obras de Saint-Saëns y Mahler, con la presencia al violonchelo de Adolfo Gutiérrez.
       La programación del ciclo se completa con formaciones que repiten de nuevo con su presencia en la sala Mozart, algunas incluso a pesar de haber formado parte ya del ciclo de otoño de 2012. Es el caso de la Orquesta de Cadaqués, la Orquesta Sinfónica del Conservatorio Superior de Música de Aragón, Al Ayre Español y la Orquesta de Cámara del Conservatorio Superior de Música de Aragón. Cuatro formaciones con valía acreditada, qué duda cabe, pero cuya reiterada presencia en el Auditorio de Zaragoza, haciendo las veces de formaciones residentes cuando no siempre lo son, suscita cierto hastío entre los abonados y el público habitual de la Sala Mozart. Además, el programa de algunas de estas citas tiene un interés cuestionable.
      Es el caso de la visita de Al Ayre Español, el 25 de abril, con Las cuatro estaciones de Vivaldi, obra interpretada hasta el hartazgo en las salas de concierto. En el caso del concierto del 18 de febrero, con Sir Neville Marriner y la Orquesta de Cadaqués, con obras de Schönberg y Vivaldi, se cuenta al menos con el aliciente de Núria Rial y Carlos Mena como solistas.
       Un tercer bloque de conciertos, con formaciones y directores de un segundo nivel, comparados con los Abbado, Conlon y Dutoit, cierra la programación de este ciclo de primavera. Así, el 13 de mayo, con Hannu Lintu a la batuta, visitará Zaragoza la Orquesta Sinfónica de la Radio de Finlandia, con obras de Chaikovsky y Sibelius, y con el buen hacer de Nikolai Lugansky al piano. También en mayo, el día 21, se podrá escuchar a la Robert Schumann Philarmonie, con Frank Beerman al frente y Fabio Bidini como pianista, para interpretar un programa con obras de Wagner, Liszt y Schumann. Cerrará el ciclo, el 28 de mayo, la Orquesta Sinfónica del Estado de Moscú, con Pavel Kogan en el podio y Boris Belkin al violín, interpretando obras de Rimsi-Korsakov, Tchaikovsky y Mussorgsky.
      Fuera de abono se propone el concierto de presentación de la Orquesta de Viento del Conservatorio Superior de Música de Aragón "Sinfonietta", lo que eleva a tres las formaciones de dicho conservatorio presentes en este ciclo de primavera. Insistimos de nuevo en una reflexión que planteamos hace unas semanas en estas mismas páginas: ¿tiene sentido que las formaciones del CSMA hagan las veces de la siempre negada orquesta sinfónica de la comunidad autónoma de Aragón? ¿Y cómo se resuelve la encrucijada moral que supone plantear tres conciertos con estudiantes que no son remunerados pero por cuyo trabajo el Auditorio ingresa una elevada taquilla? Sigue estando pendiente aclarar la relación contractual entre el Auditorio y el CSMA en torno a estos conciertos.
      

 

      Sea como fuere, en una valoración global de este ciclo debe subrayarse, forzosamente, su irregularidad. Y es que destacan, por su atractivo, las tres grandes batutas de Abbado, Conlon y Dutoit. Lo mismo sucede con la presencia de algunos solistas de renombre como Thibaudet, Gutiérrez o Lugansky. Pero el resto de la programación no deja de ser más de lo mismo, con formaciones que repiten nuevamente con su presencia en el Auditorio de Zaragoza, año tras año. Y con formaciones orquestales de interés muy relativo, como las tres últimas que se podrán escuchar en mayo en la sala Mozart. Así que la gran visita de Abbado parece más bien la excepción en un ciclo de tonos grises.
      Los programas de los conciertos, salvo excepciones, tampoco ofrecen un gran aliciente, con obras, en algunos casos, como la Sinfonía del Nuevo Mundo de Dvorak o Las cuatro estaciones de Vivaldi, que o bien ya han sido muy escuchadas en el Auditorio en años anteriores, o que bien han sido escuchadas recientemente en la sala. Obras, además, que por sus características y su lugar en la historia de la música bien debieran formar parte de los conciertos del Ciclo de Introducción a la Música que tiene lugar los domingos.
      Con los tiempos que corren entendemos que no se puede garantizar el mismo nivel y atractivo en todos los conciertos que conforman el ciclo. Pero que de once conciertos, si incluimos el que se propone fuera de abono, sólo tres sean de un interés mayúsculo y evidente, sabe a poco, sobre todo con esos precios. Y es que se ha aplicado una subida muy apreciable en las localidades y abonos del Auditorio de Zaragoza. Los abonos del ciclo de otoño tuvieron precios de 370 € (plateas), 270 € (anfiteatros) y 170 € (escenarios). Para este ciclo de primavera, respectivamente, se han incrementado hasta quedar en abonos de 475 €, 350 € y 190 €. Asimismo, las localidades sueltas han alcanzado precios muy elevados, llegando a los 90€ y 80 € para localidades de plateas en el caso de algunos conciertos, cuando en el ciclo de otoño ninguna localidad sobrepasaba los 60 €. La gerencia del Auditorio se vanagloriaba en otoño de no haber repercutido el IVA en las localidades de su programación. Pero parece ser que con el nuevo año se han replanteado las cuentas, con una subida de precios que va mucho más allá de la mera repercusión del nuevo IVA cultural.
      Y es que el Auditorio de Zaragoza cerró 2012 con un déficit de aproximadamente medio millón de euros, y de algún sitio hay que sacar fondos para arreglar ese desfase. Quedémonos en todo caso con lo bueno, con la visita a Zaragoza de un grande incuestionable e histórico como Claudio Abbado. A ver si el público de la ciudad es capaz de pagar los precios que supondrá poder verle en directo.
      Para los interesados en la renovación de abonos, ésta se realizará desde el lunes 14 hasta el sábado 19 de enero. Los nuevos abonos estarán a la venta a partir del 21 de enero y hasta el 4 de febrero. Las localidades sueltas restantes se podrán adquirir a partir del 5 de febrero. Los abonos, como ya indicábamos, tienen precios de 475 € (plateas), 350 € (anfiteatros) y 190 € (escenario). La venta de localidades sueltas, sobrantes de abono, comenzará el martes 5 de febrero.

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

0 Comentarios
Insertar comentario

Para confirmar que usted es una persona y evitar sistemas de spam, conteste la siguiente pregunta:

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico