CODALARIO, la Revista de Música Clásica
Está viendo:

CRÍTICA: BEATRIZ DÍAZ Y ALEJANDRO POSADA PROTAGONIZAN EL CONCIERTO DEL BICENTENARIO DE LA INDEPENDENCIA DE COLOMBIA EN EL AUDITORIO DE OVIEDO

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
Autor: Aurelio M. Seco
29 de junio de 2010
Vota 1 2 3 4 5
Resultado            1042 votos

La Voz de Asturias (Lunes, 28/6/2010)

Lugar: Auditorio de Oviedo; Fecha: 23 de junio de 2010; Concierto del Bicentenario

AIRE FRESCO

El Concierto del Bicentenario de la Independencia de Colombia ha supuesto un soplo de aire fresco para el contexto musical ovetense. Fue una cita para disfrutar, organizada con verdadera maestría por Padrinos Asturianos, una institución dedicada a apadrinar niños en Colombia, que ha sabido reunir a algunas de las empresas, instituciones y artistas más generosos de Asturias y la propia Colombia, para ofrecer un concierto distinto, alegre, cálido, generoso y de calidad. Lo más llamativo fue la participación de la soprano Beatriz Díaz, la mejor voz lírica del Principado de Asturias, que ofrecía su primer recital como solista con orquesta. Díaz estuvo extraordinaria. Fraseo exquisito, perfecta introspección dramática y un acusado lirismo, precioso de necesidad por las delicadas cualidades canoras de su timbre, convirtieron su actuación en una verdadera delicia. La Oviedo Filarmonía respondió correctamente, si bien se echó en falta una mejor factura sonora. No ayudaron a la cantante determinados momentos con un excesivo volumen orquestal que, unido a algún acompañamiento algo descuidado, podrían haberla puesto en un apuro. La soprano de Boo, la voz de Aller, ofreció unas versiones profundamente emotivas, la que más, un "Chi il bel sogno di Doretta" de "La rondine", realmente espectacular. El maestro Alejandro Posada, que está en posesión de la orden de Caballero "como reconocimiento a una labor desarrollada en beneficio de la Cultura Universal", concedida por el congreso de la República de Colombia, hizo un hueco en su apretada agenda para ofrecer en Oviedo lo más interesante del repertorio sinfónico colombiano, que fue lo que más emocionó del trabajo orquestal. Algunos músicos de la Oviedo Filarmonía y el propio público parecían bailar con un repertorio en el que el director colombiano puso su alma. La existencia de este concierto es un caso ciertamente extraordinario en cuanto a su organización y calidad artística, obra y gracia de Misael Campo.

NOTICIAS RELACIONADAS

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

0 Comentarios
Insertar comentario

Para confirmar que usted es una persona y evitar sistemas de spam, conteste la siguiente pregunta:

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico