CODALARIO, la Revista de Música Clásica
Está viendo:

CARLOS ÁLVAREZ, barítono: 'ESTE PERÍODO DE DESCANSO ME HA HECHO REFLEXIONAR'

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
Autor: Arian Ortega
26 de marzo de 2013
Vota 1 2 3 4 5
Resultado            52 votos
Carlos Álvarez es uno de los más importantes barítonos españoles de los últimos tiempos. Ya recuperado de los problemas vocales que le apartaron del circuito lírico durante cuatro temporadas, vuelve a pisar los escenarios con más ganas que nunca, con el carisma de siempre. Hemos hablado con él sobre su actual estado artístico y la situación del panorama lírico actual.

 

Lleva un par de temporadas de vuelta en los escenarios después de sus operaciones. ¿En qué momento vocal se encuentra y qué transformación ha tenido  su voz desde entonces?
Las casi dos temporadas de vuelta al trabajo aportan una posibilidad de asentamiento vocal que un cantante sólo puede encontrar encima de los escenarios. Desde mi regreso en mayo del 2011 en el Teatro Arriaga de Bilbao, esta voz ya veterana (a punto de cumplir 25 años como profesional) ha tenido la oportunidad de evolucionar y reforzarse en el uso, adecuado a la circunstancia. He ido incrementando la frecuencia e intensidad de mis intervenciones, ya sean operísticas o en concierto, y puedo decir que la sensación es de completa satisfacción. La obligación de extremar el cuidado con que hago mi trabajo (cosa que, por otro lado, he intentado durante toda mi carrera) me brinda nuevas percepciones de mi herramienta de trabajo y una mayor flexibilidad interpretativa.

¿Se ve abordando un repertorio similar al de antaño a largo plazo?

El repertorio operístico de estos dos últimos años se ha basado en Mozart fundamentalmente. En la agenda aparecen ahora La fille du regiment de Donizetti y una doble aproximación al Otello verdiano para finalizar la temporada. Si la evolución es convincente, me creo capaz de afrontar de nuevo el que siempre ha sido mi repertorio de batalla.
Contenido bloqueado por la configuración de cookies.
Un papel que ha cantado en numerosas ocasiones y que sigue en repertorio es el de Don Giovanni. ¿Qué visión tiene del personaje a nivel dramático y qué dificultades plantea a nivel vocal?
Don Giovanni es un personaje con tantas visiones y aristas interpretativas como directores musicales, de escena o cantantes se acercan a él. En mi caso, son ya unas cuantas las versiones en las que, apoyada en una escritura magistral, mi vocalidad se ha adaptado a un rol que requiere flexibilidad, morbidez, contundencia y dramatismo, en una evolución magnífica desde el sarcasmo a la ternura, desde lo ligero hasta lo  dramático. Llegados a una situación de consenso tras el periodo de ensayos, las distintas aproximaciones dramatúrgicas me han llevado a ser un personaje depravado o gentil, "scherzoso" o terrible, siempre conocedor y valedor de su posición de privilegio, pero con esta vocalidadmás baritonal que de bajo cantante.

¿Qué beneficios aporta la escritura mozartiana y belcantista a su vocalidad?
Soy yo el que, activamente, adapta la escritura mozartiana y belcantista a mis características. Eso me ha permitido usar el "legato" y un fraseo que se convierten en bálsamo para compensar el mayor desgaste ocasionado por un repertorio más dramático y con mayor densidad orquestal. Esto no quiere decir que se den situaciones más leves en cuanto al trabajo vocal o escénico en las óperas de este periodo, pero incluso su carácter, más ligero, me permite no tener lo que yo llamo "el entrecejo fruncido del barítono verdiano".

Ha hecho breves incursiones en el repertorio alemán, tanto en Valencia, donde hizo Ariadne auf Naxos, como en recitales como la Canción de la estrella de Tannhäuser, ¿se siente cómodo en estos papeles?, ¿ha pensado explorar el terreno del lied?
He de reconocer que ha sido agradabilísima sorpresa. Sin la influencia de este periodo de incertidumbre que la lesión vocal ocasionó, quizás nunca me habrían ofrecido un repertorio con el que, ni siquiera yo mismo, me sentía identificado. Mi nombre se ha unido fundamentalmente al repertorio italiano. Quizás, a partir de ahora, pueda hacer alguna incursión en el repertorio alemán. Aunque no me siento un "liderista" al uso, sí me gusta hacer canción en otros idiomas que domino y que son más cercanos en cuanto a vocalidad e intención.

Contenido bloqueado por la configuración de cookies.
Probablemente sea uno de los barítonos españoles más influyentes de las dos últimas décadas.  ¿Eso le ha permitido poder escoger sus papeles de manera más relajada o por el contrario se ha encontrado sometido a más presión?
Es una combinación de ambas circunstancias. Poder elegir te obliga a que el resultado de tu trabajo esté a la altura de la expectativa creada, con lo que aumenta, exponencialmente, la responsabilidad. Intento hacer que el verbo "defraudar" no forme parte de mis conjugaciones diarias.

Hace unos meses le veíamos participando en una gala benéfica donde se emplearon micrófonos, a pesar de la negativa de algunos cantantes. ¿Piensa que se está extendiendo drásticamente esta técnica en los teatros?, ¿cómo cree que va a repercutir en la lírica y en el público en general?
El uso que se hizo en aquel evento vino determinado por dos circunstancias distintas pero complementarias. Se necesitaba sonido microfónico para la retransmisión televisiva y, dada la variedad de estilos, algunos de los participantes necesitaban amplificación, uso normalizado en casi todas las manifestaciones musicales que no tienen que ver con la música "clásica". Si algo caracteriza a nuestra profesión es el uso la voz natural, siempre que el ámbito sea adecuado. Todo lo que signifique desubicar el canto implicará, irremediablemente, un buen uso de la amplificación. No creo que en los teatros y auditorios se utilice indiscriminadamente, pero sí es verdad que el auge del género "musical" puede hacer percibir en un público ecléctico que nuestra labor no alcanza el volumen esperado tras experimentar el sonido amplificado. Espero que su repercusión en la lírica sea nula.

Viendo la profesión desde fuera, ¿cómo valora en términos generales el nivel vocal?
Cuando estás inmiscuido profesionalmente en un trabajo no es fácil tener una perspectiva clara de cuál es el resultado percibido desde fuera, pero sí intento mantener un criterio de lo que es aceptable o no como trabajador de este medio artístico. Afortunadamente y, como muchas veces apunto, "a pesar de...", el nivel de exigencia de esta profesión sigue haciendo que el esfuerzo en preparación y estudio, el sacrificio realizado por mis colegas se vea reflejado en los escenarios. Esto permite vislumbrar un prometedor futuro a la ópera. Quizás ya no todo vale, afortunadamente.

Contenido bloqueado por la configuración de cookies.
Últimamente se suelen echar en falta buenos barítonos y bajos en algunos repertorios, ¿cree que la crisis vocal es tan notoria?
No veo tanto una crisis vocal como un cambio en los modos y usos de la percepción del canto. Me explico: son numerosos los barítonos afrontan con éxito las responsabilidades del repertorio más dramático, pero que se ven impelidos a "forzar la máquina" porque las condiciones de nuestro trabajo ya no son el eje fundamental sobre el que gira la esfera operística. Falta de directores de orquesta que conozcan el repertorio y sus necesidades, direcciones de escena que "sofocan" literalmente el canto, pasando éste a un segundo plano, entre otras circunstancias.

Usted que ha explorado tantísimo en el repertorio verdiano, ¿podría explicarlos las características vocales que demanda este repertorio?
Fue Verdi, efectivamente, el creador de esta vocalidad que ya se intuía en Bellini, pero que se desarrolló definitivamente gracias a esa necesidad de "espectáculo total" que el compositor de Busseto reclamaba para la ópera de su tiempo. Al realzar la figura dramática de determinados personajes con características muy específicas (paternidad, representación del poder), esa voz habría de ser definida por los siguientes elementos: un registro agudo potente, calidez en el timbre, uso del "legato" como máxima expresión de la línea de canto, capacidad dramática para afrontar una mayor densidad orquestal...en definitiva, la voz del barítono llevada a sus máximos exponentes. Tuvo también la suerte de encontrarse con algunos intérpretes de aquella época que le dieron pie a que determinadas formas de afrontar este repertorio, pudieran desarrollarse con gran éxito. Nosotros somos hoy los herederos de esa tradición.

Contenido bloqueado por la configuración de cookies.
¿Qué cree que es lo que falla para que tantos cantantes jóvenes se quemen antes de iniciar una carrera prometedora?, ¿es exclusivamente un problema de prisas o también de maestros de canto?
Por  este orden: maestros de canto adecuados (o, desgraciadamente, la falta de ellos); situación económica, que obliga a aceptar condiciones de trabajo inapropiadas para la evolución de los cantantes jóvenes (repertorio no idóneo, poco tiempo de ensayo, lugares no aptos para el canto...); política de fomento de profesionales. Hoy en día, hasta la más modesta temporada exige entre sus elencos a prestigiosos profesionales ("Panem et circenses", que traducido al castellano clarito, como decía el "Espasa" en "La del Manojo de Rosas": "para una ópera que producimos, nuestro público nos pide nombres") con el detrimento de oportunidades para la gente más joven o en proceso de maduración. Con todo, no dejo de hacer autocrítica colectiva y de asumir que, en algunos casos, también influye la falta de actitud profesional de algunos cantantes en formación.

Ha declarado que en el futuro le gustaría dedicarse a la docencia, ¿puede desarrollar un poco más ese proceso?
Existe un proyecto muy ilusionante que aún no puedo desvelar puesto que se encuentra en fase de desarrollo. Por otro lado, este tiempo apartado del escenario me ha permitido reflexionar sobre mi profesión y sobre cómo realizar la transmisión de conocimiento y experiencia. Se me ha brindado la oportunidad de impartir lo que eufemísticamentedenominan Clases Magistrales, una forma de contacto con la realidad que, de vez en cuando, permite derribar algunos prejuicios ,aportar un punto de vista desde la experiencia profesional y, fundamentalmente, trastocar algunos conceptos (no siempre acertados) de los cantantes en formación, induciéndoles a la búsqueda de un criterio más profesional.

¿Qué cualidades considera que debe reunir un buen maestro para guiar por el buen camino a sus alumnos?, ¿piensa que se está más capacitado cuando se es cantante profesional que cuando eres representante al uso?
La responsabilidad civil (si no penal) de los profesores de canto es un tema para una profunda tesis doctoral. Responderé a la pregunta con otra de índole retórica: ¿se podría aceptar la capacidad docente (no incluyo la pedagógica, que depende no sólo de la actitud del profesor sino de un estudio adecuado) y el trabajo departamental de un catedrático de Patología Quirúrgica sin que hubiera pasado, con asiduidad y con experiencia contrastada, por un quirófano?.

¿Qué compromisos tiene de cara al futuro, además del citado Iago en Valencia?
El 13 de mayo haré La Fille du Regiment en la Staatsoper de Viena. En Junio  de 2013, Otello en el Palau de les Arts de Valencia, que repetiré en el Teatro Colón de Buenos Aires (donde debuto) en julio. Además tengo preparado un disco de duetos que aparecerá tras el verano, con un repertorio completamente diverso al mío, desde el tango a la balada rock, pasando por la canción española.

Contenido bloqueado por la configuración de cookies.
Contenido bloqueado por la configuración de cookies.
  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

0 Comentarios
Insertar comentario

Para confirmar que usted es una persona y evitar sistemas de spam, conteste la siguiente pregunta:

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico