Codalario
Está viendo:

CRÍTICA: EL TENOR ESPAÑOL CELSO ALBELO TRIUNFA EN SU DEBUT EN LA ÓPERA DE LA BASTILLA DE PARÍS

  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter
 
6 de noviembre de 2012
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 2  85 votos

Opera Bastille, Paris. Jueves, 02/11/12. Director musical, Marco Armiliato. Producción: Laurent Pelly. Director de escena, Christian Räth. Reparto: Desirée Rancatore, Celso Albelo, Alessandro Corbelli, Felicity Lott, Doris Lamprecht, Francis Dudziak,Robert Catania,Daejin Bang, Olivier Girard. Coro y Orquesta de la Ópera Nacional de Paris.

TRIUNFO DE CELSO ALBELO EN SU DEBUT EN LA ÓPERA BASTILLE

      Si hace apenas una semana asistíamos al estreno de Un Giorno di Regno en la temporada operística de ABAO  nos encontramos ahora con una obra de Donizetti totalmente contemporánea, La fille du régiment que se estrenó en Paris el 11 de febrero de 1840, apenas unos meses antes del título verdiano. La fille du régiment es una obra que despierta pasiones encontradas entre los aficionados. Algunos la consideran de una calidad musical bastante discutible y la asocian a un género operístico menor, antecesor del género teatral más popular en el siglo XIX: la opereta. No hay duda de que hay parte de verdad en ello, ya que abunda el "chimpampunerismo" y fragmentos como el "chacun le sait" no son precisamente la esencia del buen gusto. En cualquier caso, tampoco hay dudar de que Donizetti acertó plenamente con el gusto teatral y musical parisino de la época al incluir partes habladas, en el más puro estilo de la opéra-comique, y fragmentos como el Salut à la France  entonado por Marie, que se convirtió rápidamente en un segundo himno nacional para los franceses.
      Por su parte, páginas como "Il faut partir" o el "pour me rapprocher de Marie" se cuentan sin duda entre las más inspiradas y delicadas del compositor bergamasco. La fille du régiment contaba con más de 1.000 representaciones  sólo en la Ópera Comique apenas 100 años después de su estreno y es de esas obras que acaban por hacer historia casi sin que su autor se lo hubiera propuesto.

 

      La producción que estos días se ofrece en la Ópera Bastille (hasta el 11 de noviembre) lleva la firma del director francés Laurent Pelly, quien traslada la acción a la Primera Guerra Mundial. Desde su estreno en la Royal Opera House de Londres en enero de 2007 se ha ofrecido en multitud de teatros y es de sobra conocida por el aficionado. Aparte de en Viena y en Nueva York, coproductores junto con Londres, se ha podido ver en Barcelona y San Francisco, llegando ahora a Paris más de cinco años después de su estreno.
      Dos son los nombres que con más frecuencia han dado vida a Tonio y Marie en esta producción: el tenor peruano Juan Diego Flórez y la soprano francesa Natalie Dessay. Se podría incluso decir que sus roles están teatralmente concebidos pensando en ellos y en sus posibilidades escénicas, especialmente en lo que a la Dessay se refiere. Ellos han protagonizado la primera serie de funciones en la Bastille, desde el 15 al 30 de octubre. Precisamente por ser ya muchas las críticas escritas sobre la pareja nos ha parecido más interesante asistir a la función del pasado 2 de noviembre, que suponía el debut del tenor canario Celso Albelo en la Ópera Nacional de Paris con un rol ya exigente de por sí pero al que hay que añadir la dificultad adicional de una dirección escénica especialmente exigente en el aspecto físico y teatral (la escenografía a base de mapas del primer acto a punto estuvo de costar un susto al tenor español justo antes del inicio de su dúo con Marie.) y de tener que cantar y declamar en francés ante un público mayoritariamente francófono.
      Celso Albelo ofreció una gran lectura del personaje, escénicamente creíble, simpático y naif, transmitió perfectamente la frescura, juventud e ingenuidad de su personaje en óptima complicidad con su partenaire, la soprano siciliana Desirée Rancatore. El color, la emisión y el fraseo de Albelo se encuentran especialmente cómodos en el idioma de Voltaire y es capaz de transmitir elegancia sin resultar amanerado y sin perder espontaneidad y apasionamiento. Fue capaz de resolver con espectacularidad su momento más esperado, la escena "Ah, mes amis- Pour mon ame"  con un noveno do perfectamente timbrado y mantenido para el delirio del respetable, que acogió con ovaciones su interpretación. Pero quizás el fragmento mejor cantado de la velada, cuidado hasta el extremo, fue el "Pour me raprocher de Marie", con una segunda estrofa "tout en tremblant" dicha con unas medias voces deliciosas, seguidas de un "s'il me fallait" que llenó el teatro y un final in crescendo sobre la frase "cesser d'aimer" que originó una oleada de bravos incluso mayor que en el "mes amis". Sin duda un gran triunfo para el tenor español, del que hay que destacar igualmente su meritorio trabajo en las partes habladas.

      La Marie de Desirée Rancatore estuvo a un nivel vocal insuperable y escénicamente apenas hizo añorar a la de Natalie Dessay, a pesar de que en las partes habladas la francesa tiene más recursos para provocar el gag y la sonrisa en el espectador. Su "il faut partir" fue una sucesión de sonidos flotados y de buen gusto, pianissimi que corrían sin dificultad por la enorme sala de Bastille, absoluto control de los reguladores y del fiato y un final a cappella en "mes amis, mes amis il faut partir" de apabullante emisión a mezza voce sobre un do5. Igual dominio técnico mostró en los mib del final del primer acto, emitido en horizontal mientras es arrastrada fuera del escenario, y de su escena "Salut a la France", tanto en solitario como al finalizar la ópera, donde el propio Albelo se animó a atacar la misma nota en una demostración de su enorme facilidad para el sobreagudo. Uno de los aspectos que se aprecian en la evolución de la joven soprano, nacida en 1977, y que lleva ya muchos años de carrera a sus espaldas, es cierta tendencia a redondear con cierta artificialidad su registro central lo que genera un sonido que a veces puede parecer excesivamente prefabricado, sobre todo si se compara con su sobreagudo que adquiere una notoria ligereza en la línea de sopranos como Roberta Peters. Esperemos que este deseo de engrosar el centro no tenga consecuencias negativas en un futuro.
      Perfectamente servido por el barítono nacido en Turín, Alessandro Corbelli, fue el personaje de Sulpice. Corbelli ha hecho de este rol uno de sus caballos de batalla con esa emisión suya tan característica, perfectamente in maschera que recuerda tanto a Sesto Bruscantini en sus primeros años de carrera y con una desenvoltura teatral que también se ha convertido en marca de la casa. Sin duda, un lujo su presencia en este reparto. A destacar la prestación de Doris Lamprecht como Marquise de Berkenfield y la ya habitual presencia de Felicity Lott en el cameo de la Duchesse de Crakentorp. Sonora la voz de Francis Dudziak como Hortensius y correctos en sus breves cometidos el notario de Olivier Girard, el campesino interpretado por Robert Catania y el Caporal de Daejin Bang, quizás un punto por debajo del resto.

      La prestación del Coro de la Ópera Nacional de Paris  fue muy superior en el caso de la sección masculina, absolutamente preponderante en esta ópera, con unas mujeres de escaso empaste y sonido avejentado en su primera y única aparición. La Orquesta de la Ópera Nacional de Paris llevó a muy buen término la representación bajo la batuta de Marco Armiliato quien, como es habitual en él, dirigió sin partitura una obra que conoce a la perfección. Director habitualmente requerido por primeras figuras internacionales como Dessay, Gheorghiu o Netrebko, supo acompañar perfectamente a los cantantes, respirando con ellos, con su gesto claro e inequívoco, y con un dinamismo que siempre estuvo al servicio de la teatralidad de la obra. Lleno casi absoluto en un auditorio (no podemos llamarlo teatro) con cabida para 2.700 personas y que ofrece una acústica lejos de la que ofrece un típico teatro de herradura pero mejor de la que uno podría esperarse contemplando la inmensidad de su espacio.

Autor:Rubén Martínez
  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter

Compartir

0 Comentarios
Insertar comentario

Para confirmar que usted es una persona y evitar sistemas de spam, conteste la siguiente pregunta:

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico