Codalario
Está viendo:

'Cyrano de Bergerac' en el Maestranza

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
Hoy lunes se estrena la ópera de Franco Alfano, que cuenta con una producción de la Ópera de Montpellier y la presencia de Roberto Alagna en el papel principal
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  365 votos


CYRANO DE BERGERAC

Él próximo lunes, día 9, el teatro de la Maestranza de Sevilla estrena Cyrano de Bergerac, la célebre ópera de FRANCO ALFANO(1876-1954) en cinco actos, sobre el libreto de HENRI CAIN (1859-1937), basada en la obra homónima de EDMOND ROSTAND (1868-1918). Estreno en Roma, Teatro Real, el 22 de enero de 1936 Estreno en París, Opéra Comique, el 29 de mayo de 1936.

 Dirección musical Marco Guidarini  Dirección de escena y Escenografía David Alagna            Cyrano de Bergerac (Tenor)Roberto Alagna  Roxane (Soprano) Nathalie Manfrino  Christian de Neuvillette (Tenor)Jorge de León  Comte de Guiche (Barítono)Nicolás Rivenq  Capitaine Carbon de Castel-Jaloux /De Valvert (Bajo-Barítono) Jean Luc Ballesta  Ragueneau (Barítono)Carmelo Corrado   Le Bret (Barítono)Richard Rittelmann  La Duègne / Soeur Marthe (Mezzosoprano)Itxaro Mentxaca  Lignière /Le Mousquetaire (Bajo cómico)  Lise (Soprano)  Une souer (Soprano). Real Orquesta Sinfónica de Sevilla . Pedro Halffter, Director Artístico. Coro de la A. A. del Teatro de la Maestranza, Director Julio Gergely. Producción de la Ópera Nacional de Montpellier y David Alagna
  
Fechas y hora

Noviembre de 2009
Lunes 9
Jueves 12
Domingo 15
Miércoles 18

20,30 horas

 

La historia del soldado-poeta Cyrano de Bergerac, poco agraciado y marcado por una gigantesca nariz, enamorado trágicamente de Roxane, quien sólo al final, y ya demasiado tarde, descubre que el verdadero autor de las ardientes cartas y las efusivas declaraciones a través de las que se enamoró de su novio Christian habían nacido, en realidad, del sensible corazón herido y del talento literario de Cyrano que, generoso, se las cedía a su amigo para que conquistara aquello que, precisamente, él más quería, pertenece ya al imaginario popular, que ha hecho suyo el drama de la novela de Edmond Rostand, publicada en 1897, a través de numerosas obras de teatro, espectáculos de danza, películas y, también, montajes de ópera.
Efectivamente, la creación artística vio rápidamente en la novela de Rostand -al parecer, inspirada en un personaje real nacido a comienzos del siglo XVII en París-, además de una bella, emotiva y dramática historia de amor envuelta en vibrantes y heroicas luchas de espadachines, una elocuente metáfora sobre el engaño y el juego de las apariencias y la belleza y pureza ocultas bajo una máscara de fealdad estética. Así, el cine, en populares películas protagonizadas por José Ferrer o Gerard Depardieu, la danza, el musical y la ópera -con las aportaciones de grandes directores / compositores como Victor Herbert o Walter Damrosch- y la ópera -no sólo en la versión de Franco Alfano, que presenta el TEATRO DE LA MAESTRANZA: en 2007, el compositor norteamericano David DiChiera, confirmando la perdurabilidad y actualidad del mito, presentó en la Ópera de Detroit una nueva revisión lírica del relato- han consolidado y expandido la fama del singular personaje.
Franco Alfano (1876-1954) fue un compositor italiano formado en Alemania que obtuvo grandes éxitos en París componiendo ballets para los Folies-Bergere. Éxitos que, sin embargo, no pudo revalidar como operista hasta que, en 1952 -dos años antes de su muerte- presentó la que se considera su obra más importante, "Sakuntala". Como curiosidad, Alfano escribió una ópera sobre el mito del sevillano Don Juan de Mañara.
Alfano, hombre de teatro, se interesó por el relato de Rostand y, sobre un eficaz libreto de Henri Cain -gran colaborador de Massenet- presentó en 1936, en Roma, la que ha terminado siendo la más célebre de sus 12 óperas, "Cyrano de Bergerac" que, hasta su reciente recuperación liderada por Plácido Domingo y Roberto Alagna, sólo había gozado de una presencia muy intermitente en los teatros. Como casi toda la obra de Alfano, un interesante compositor que, sin embargo, sufrió "la maldición de Turandot": pues Franco Alfano es conocido, sobre todo, por atreverse a completar, a instancias de Toscanini y de la editorial Ricordi, el final de la "Turandot" -también presente esta temporada en el Teatro- que Puccini, a su muerte, dejó inconclusa. Sometido a la premura de tiempo y a las presiones del férreo Toscanini, quien finalmente se negó a dirigir el final escrito por Alfano, éste pagó su osadía con el desafecto de la Historia musical. "Tuvo más talento que suerte", dice de Alfano el profesor Robert Holzer.
En "Cyrano", como señaló Luis G. Iberni, Alfano exhibe una opulenta paleta orquestal con ecos del impresionismo francés, resonancias de la escritura de Strauss y el marco general de la gran tradición lírica italiana en una obra que, sin ser plenamente vanguardista, establece lazos con Debussy y arroja escenas de alta intensidad, musical y teatral, como el dúo "Son los cadetes de Gascogne" del Acto II, la apasionada declaración de amor a Roxana que Cyrano escribe para poner en boca de Christian en el Acto III y el final de la obra, cuando Roxane, trágicamente tarde, descubre que su verdadero enamorado es Cyrano.
El gran tenor Roberto Alagna, que ha hecho suyo el papel -"es el rol de mi vida", ha declarado con vehemencia- vuelve al TEATRO DE LA MAESTRANZA, donde se presentó en junio pasado con "Los pescadores de perlas", de Bizet -en versión concierto- obteniendo un clamoroso éxito, acompañado por Nathalie Manfrino -gran "Juliette", de Gounod, en la temporada 06-07 y también "Leila" en "Pescadores..." y Nicolás Rivenq, entre otros nombres del reparto coral, bajo la dirección escénica de su hermano Roberto Alagna y musical de Marco Guidarini, en una producción de la Ópera de Montpellier y David Alagna ya registrada en DVD (DG).

Lugar y fecha de la acción: París, a mediados del siglo XVII
Cyrano y Christian, que pronto se convierte en su amigo, son dos cadetes de la Gascuña, y los dos aman a la prima de Cyrano, Roxane. Cyrano es feo, debido a su enorme nariz, pero es un brillante espadachín y, además, se expresa muy bien. Christian es muy atractivo, pero es muy tímido. Roxane se siente muy atraída por Christian y, sin darse cuenta de que Cyrano la ama, le confiesa su amor por Christian, que a su vez le encomienda a su amigo el cuidado de su prima.
Roxane valora mucho que su amante sea capaz de expresar su amor con bellas palabras. Al darse cuenta de que Christian no tiene ningún don para ello, Cyrano, a pesar de su amor por Roxana, decide ayudarlo, y le escribe una bella declaración de amor que logra que Roxane caiga rendida. Pero el Conde de Guiche, comandante de los cadetes, también ama a Roxana y, movido por sus celos, se toma la venganza enviando a los dos amigos al combatir al peligroso sitio de Arras, donde Christian es asesinado.
Roxane se retira a un convento donde Cyrano la visita regularmente durante 15 años pero, recordando que en su día prometió a Christian guardar su secreto, nunca le cuenta a ella la verdad sobre quién ponía en boca de Christian tan bellas palabras de amor. Durante la última de estas visitas, ella da a Cyrano una de las ardorosas cartas de Christian para que él se la lea. Y él la lee, a pesar de que no hay luz suficiente como para que pueda ver lo que pone la carta. Así es como ella se da cuenta de que Cyrano, sin necesidad de leer el texto, conoce todas las palabras, por lo que fue él quien escribió la carta y, por lo tanto, la persona de la que ella había estado enamorada siempre. Pero es demasiado tarde: Cyrano muere en sus brazos.


 

Autor:Aurelio M. Seco
  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

0 Comentarios
Insertar comentario

Para confirmar que usted es una persona y evitar sistemas de spam, conteste la siguiente pregunta:

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico