CODALARIO, la Revista de Música Clásica
Está viendo:

CD: C.P.E. BACH: CONCERTOS & SYMPHONIES. BERLINER BAROCK SOLISTEN. Por Mario Guada

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
Autor: Mario Guada
6 de febrero de 2014
Foto: Bach

DEL "ESTILO DE LA SENSIBILIDAD"

Concertos & Symphonies. Berliner Barock Solisten. Deutsche Harmonia  Mundi, 2014. T.T.: 65'36. Obras de Carl Philipp Emanuel Bach.

  Este 2014 es, entre otros, el de la celebración del 300 aniversario de la venida al mundo de Carl Philipp Emanuel Bach,  uno de los mayores talentos que entre los hijos del gran Johann  Sebastian Bach se dedicasen a la música. Como suele ser habitual en este  tipo  de ocasiones, ya desde comienzos de año comienzan a desarrollarse todo  tipo de festejos, entre los que los conciertos y ediciones discográficas  son las que se llevan la palma.
  Traemos aquí una de las primeras que han salido al mercado. Sin bien el repertorio no es de lo más absolutamente novedoso que puede encontrarse -alguna obra ya ha sido grabada con anterioridad por diversos conjuntos-, este registro  destaca por suponer un fantástico catálogo -casi cuál resumen en doce  pistas- de la evolución sonora y estilística que este compositor  desarrolló a lo largo de larga carrera. Por el período en el que lo tocó  vivir, Carl Philipp Emanuel es un ejemplo celebérrimo de esos  compositores que transitaron, por una parte en un estilo que puede  considerarse barroco, para pasar posteriormente a desarrollarse su  estética dentro de lo que la musicología ha venido en denominar Empfindsammer Stil -que puede asociarse en el norte de Alemania a ese Style Galant que desarrolló durante el mismo período en Francia. Uno de los principales pilares de este nuevo  estilo era lograr una expresión íntima, sensible y subjetiva, en el que  se buscaba abiertamente la consecución del llanto por parte del oyente.  En este sentido desataca una frase, comúnmente atribuida al propio Carl  Philipp, que nos sirva de ejemplo clarificador al respecto de esta idea: «un músico no puede conmover a su público, sin antes ser capaz de  conmoverse a sí mismo». Algunas de las características esenciales en  este estilo era la importancia y desarrollo de la línea melódica sobre  las demás -con el fin de lograr la mayor expresión y emoción posibles-,  el uso de frases y períodos muy estructurados y equilibrados, el uso  evidente de la dinámica y la agógica como una herramienta imprescindible  para conseguir la emoción, además del uso de una textura armónica mucha  más liviana, aunque, como veremos, el uso del bajo continuo todavía  permanecía de manera evidente en muchas composiciones.

   Estilísticamente las cuatro obras aquí presentadas están más cercanas a ese Empfindsamkeit -estilo  de la sensibilidad-, que al puramente barroco. Se nos ofrecen dos  conciertos, el primero de ellos para traverso -es necesario recordar la  estrecha unión profesional existente entre el autor y el emperador  Friedrich II «el Grande», que además era un consumado intérprete del instrumento-, cuerda y bajo continuo -RE menor, Wq 22-, en el que desarrollo de la melodía camina por el lirismo más absoluto del Un poco Andante central, hasta el desbocado virtuosismo -herencia barroca- del Allegro di molto final. Por su parte,  el concierto para oboe -SI bemol mayor, Wq 164-, que pasa por ser uno  de los conciertos más conocidos del autor, tiene buena parte de esas características anteriormente mencionadas, con una melodía de bella factura en el oboe, cuerda y bajo continuo, que es hábilmente reforzada por el tutti,  con una marcada periodicidad estructural y un base armónica de notable  sencillez, que no hace sino reforzar el poder melódico.

   Por su parte, las dos sinfonías que se graban aquí pueden pertenecer a  su etapa berlinesa -c. 1739-1768-, si consideramos que de esta época  son las que se compusieron únicamente en tres movimientos -herencia aún  del modelo barroco-, además de que la catalogación de Alfred Wotquenne como 182 se corresponde a esta etapa. En sendas sinfonías -Wq 182/4 y 182/5- se observa ese tratamiento orquestal más avanzado, en el que la sonoridad se encamina ya hacia  los derroteros que casi paralelamente serán ampliamente desarrollados  por la Escuela de Mannheim -obsérvese el parecido razonable entre sus  composiciones y las de un Franz Xaver Richter, Christian Cannabich o la  misma saga de los Stamitz.

   La interpretación corre a cargo de los Berliner Barock Solisten. Este curiosa agrupación, fundada en 1995 por Rainer Kussmaul, tiene la peculiaridad de haber sido formada contando con miembros de la  prestigiosa Berliner Philharmoniker, compatibilizando, pues, su faceta  de intérpretes de repertorio clásico, romántico y postromántico, con esa  faceta de intérpretes barrocos. En un comienzo comenzaron a tocar en  esa denominada tercera vía -criterios historicistas pero instrumentos  «convencionales»-, para  pasar posteriormente a especializarse en el uso de instrumentos  históricos. Es común su colaboración, además, con algunos de los grandes especialistas de la interpretación histórica del panorama mundial. Es  el caso del concertino con el que cuentan en esta grabación, Gottfried Von der Goltz,  uno de los mejores violinistas barrocos alemanes del siglo XX y XXI,  quien aporta sus dotes de líder con maestría, notándose en esta  interpretación la escrupulosidad y el mimo en el detalle de su  trayectoria como concertino, por ejemplo en la inmensa Freiburger  Barockorchester. Todos los intérpretes tocan instrumentos originales o  réplicas de instrumentos barrocos, a excepción de los dos solistas,  quiénes parecen hacerlo con instrumentos sinfónicos -la flauta es de  1900-, aunque las articulaciones, fraseo y sonoridad no se vean  realmente afectadas por esta diferencia. Fantástica la labor aquí de Jacques Zoon a la flauta y Jonathan Kelly  al oboe. Por lo demás, la sonoridad conseguida por la cuerda es  absolutamente fantástica: limpidez y tersura como principal arma, además  de una conjunción tan absolutamente perfecta, marca de la casa de los  conjuntos alemanes -fascina ver la concepción de conjunto tan  increíblemente bien conseguida. Incluso apabulla ver el equilibrio  conseguido contando con nueve violines, pero únicamente con un  violoncello y un contrabajo para el continuo -amén del consabido clave.

   Los discos de Deutsche Harmonia Mundi no suelen destacar por su  especialmente hermosa presentación, ni por lo cuidado de los detalles,  pero sí que se afanan en contar con un repertorio y unas  interpretaciones dignas de la altura del sello. A fe que aquí han vuelto  a conseguirlo. Buen comienzo para celebrar el año Carl Philipp Emanuel Bach.

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

0 Comentarios
Insertar comentario

Para confirmar que usted es una persona y evitar sistemas de spam, conteste la siguiente pregunta:

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico