CODALARIO, la Revista de Música Clásica
Está viendo:

CRÍTICA: CHRISTIAN ZACHARIAS ABRE EL 19º CICLO DE GRANDES INTÉRPRETES DE LA FUNDACIÓN SCHERZO. Por Gonzalo Lahoz

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
Autor: Gonzalo Lahoz
19 de enero de 2014
Foto: Nicole Chuard
CANTABILES Y CONCEPTOS

16/01/14. Madrid. Auditorio Nacional. Fundación Scherzo. 19º Ciclo de Grandes Intérpretes. Obras de Mozart y Schubert. Christian Zacharias, piano.

   Consigue Mozart a través de su K310, su primera sonata en modo menor de las dos que guarda su catálogo compositivo (la otra es en do menor, K457), llevarnos un paso más allá en el transitado camino de la sonata, mostrándonos como de costumbre en él la emoción, la condición humana que puede encerrar la música.
  Música esta que el de Salzburgo compuso en París, en 1.778, adonde había viajado junto a su madre tras un pequeño periplo europeo, presionado por su padre para conseguir lograr el ansiado éxito como compositor autónomo. Instalado en la capital francesa y esperando (o realmente no) un éxito que no llegaba, su madre falleció ese mismo verano junto a él.
  Mozart, que no esperaba gran cosa de París, se llevó uno de los peores recuerdos imaginables y, entre las pocas piezas que allí compuso, encontramos esta sonata nº 8, en la que seguramente ni siquiera fue consciente de retratar cualquier estado de ánimo pero que desde luego sí desprende y que el pianista alemán Christian Zacharias supo dibujar, como buen entendendor de su música que siempre ha demostrado ser.

  El caso es que no empezó de forma redonda, con unas blancas en las primeras frases a media pulsación que desdibujaron en cierta medida la exposición; se entiende que buscando ese sonido etéreo que a otros colegas le es tan natural (escúchese a Uchida o Pires, por ejemplo). El Mozart de Zacharias no es étereo pues, sino más bien terrenal, por lo que enseguida encontró su sonoridad propia y... ¿quién pude negarse a un placer terrenal?
  Fraseo claro, pedal justo, clara división de temas y exposiciones, bien delineados los cambios a la relativa mayor del primer movimiento y su zozobrante vaguedad tonal de la fantasía central. Tempo justo en el Andante cantabile, comedido y de efectiva espressione, sin duda lo mejor de la noche. Nervioso y tenso cerró el Presto final, tal y como ha de tocarse y poder escucharse; Mozart no concede aquí oportunidad alguna hacia un posible final feliz.
  Por su parte, la sonata nº 15 K533/494 muestra un inquieto desarrollo contrapuntístico ya desde su Allegro inicial, cargado de notas breves, que Zacharias supo resolver con innata habilidad.
   Schubert ya es otra cosa. Schubert siempre es otra cosa. Cierto es que el compositor vienés bebe muy y mucho, en sus obras más tempranas, del genio salzburgués; ahí están las correlaciones entre las sonatas de este y las primeras composiciones de aquel. Pero el Schubert de la sonata D.960 recoge más del hacer beethoviano que del mozartiano y en todo caso ya abre caminos por sí solo, por lo que entiendo que dotarlo de levedad y restarle carga dramática a base de un rubato cuestionable por momentos y unas dinámicas desmedidas (Allegro final), tal y como hizo Zacharias, no es la opción más acertada. No obstante, de grata escucha resultaron los movimientos centrales, especialmente el cantabile, en el que el pianista optó por la via que le resultó más cómoda, de una inusitada ligereza y claridad, sin cargar el carácter melancólico y afligido de la obra, y es que llegado el Allegro ma non troppo, con ese  tema de aspecto despreocupado con el que se abre, no debemos llevarnos a engaño, nada parecido está contando Schubert. No puede llevarse, tal y como hizo Zacharias, hacia una sonoridad, un tempo de salón vienés con la mirada puesta en el clasicismo para luego cargar las tintas en los acordes finales antes de la coda en fortissimo de una forma excedida porque se habrá perdido la esencia de esta maravillosa música, por muy bien que esté ejecutada técnicamente, el concepto es el concepto, y lo es todo.
  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

0 Comentarios
Insertar comentario

Para confirmar que usted es una persona y evitar sistemas de spam, conteste la siguiente pregunta:

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico