CODALARIO, la Revista de Música Clásica
Está viendo:

CRÍTICA: DANIEL HARDING DIRIGE A LA LONDON SYMPHONY ORCHESTRA EN EL AUDITORIO NACIONAL, PARA IBERMÚSICA. Por Alejandro Martínez

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
Autor: Alejandro Martínez
8 de diciembre de 2013
Daniel Harding
SALMINEN POR ENCIMA DE TODO

London Symphony Orchestra. Dir. Daniel Harding. Solistas: M. Diener, P. Seiffert, M. Salminen y Ch. Stotijn. Obras de Schubert y Wagner. Auditorio Nacional, 24/11/13

     La London Symphony Orchestra regresaba una temporada más a los ciclos de Ibermusica. En la Serie Barbieri se presentaba con un programa sugerente, con una batuta con cada vez más avales y con voces de interés, aunque finalmente quedase todo por debajo de las expectativas. En la primera parte del concierto Harding expuso un Schubert un tanto caído de tensión, de un romanticismo más bien descafeinado, en exceso luminoso, transparente y expositivo. Es decir, falto en suma de tragedia y melancolía, sin esa teatralidad y sin el amplio fraseo que Schubert apetece. Cabe plantear un Schubert más ligero y luminoso, sí, pero si se mantiene intacto su corazón romántico empedernido, cosa que no sucedió con esta Sinfonía 'Inacabada'. La London Symphony respondió, eso sí, con marcada solvencia en las cuerdas, transitando con brillantez, por ejemplo, en los primeros compases del primer movimiento, desde un murmullo imperceptible a un incisivo crepitar. Los metales y las maderas no se antojaron tan brillantes como en otras ocasiones se han escuchado a esta formación. Tampoco Harding ofreció un balance de secciones demasiado logrado, no alcanzando una sonoridad tan empastada y compacta como para ser comunicativa.

     Para la segunda parte del programa se ofreció el segundo acto de Tristan e Isolda, donde se contienen probablemente algunas de las páginas más bellas que jamás compusiera Wagner. Harding se nos volvió a parecer algo desbordado por la empresa, incapaz de mover esa masa de sonido con un sentido netamente teatral, no abundando así en la emoción transcendental que apunta esta música. Un trabajo, en suma, incompleto. En el apartado vocal, Matti Salminen se impuso sobre todo lo demás, brillando como lo más apreciable del concierto sin lugar a dudas. Demostró que, a pesar de los años, sigue siendo un rey Marke estremecedor, con esa forma de subrayar el texto, con esa cadencia tan teatral en su monólogo. Inmenso, pues, y conmovedor, por más que el timbre se muestre ya cansado y muy poco solvente para otros repertorios (recordemos su deficiente Felipe II de este verano en Salzburgo).

    Junto al citado Salminen encontramos a un Peter Seiffert desigual, cansado en el agudo, más convincente por la prosodia que por el sonido. Melanie Diener, sustituyendo a la inicialmente prevista Dalayman, fue una Isolda muy poco solvente, casi inaudible, con un paso sin solucionar, con la voz atrás constantemente y con un trabajo bastante inmaduro del texto. Christianne Stotijn fue una Brangäne solvente, de acentos verosímiles, aunque de emisión algo hueca y entubada. También cumplió Mark Stone en su doble cometido como Melot y Kurwenal. Nos quedamos pues con la lección magistral de un Salminen veterano y que impuso su oficio por encima de todo lo demás.
  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

0 Comentarios
Insertar comentario

Para confirmar que usted es una persona y evitar sistemas de spam, conteste la siguiente pregunta:

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico