CODALARIO, la Revista de Música Clásica
Está viendo:

Sobre el 'Don Giovanni' del Teatro Campoamor, la Ópera de Oviedo y la OSPA

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
Autor: Aurelio M. Seco
Vota 1 2 3 4 5
Resultado            2461 votos
  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

4 Comentarios
4 sine nomine
15/12/2009 17:22:24
Sobre el tema
Una de las principales cualidades que tiene el ser humano es la racionalidad. La racionalidad nos puede y nos debe llevar a la autocrítica.
Estoy seguro que D. Aurelio, a estas alturas ya habrá meditado sobre su acierto o desacierto a la hora de escribir este artículo, sin embargo, no lo estoy tanto que lo hayan hecho las personas que han leído el texto y tienen algo que ver en lo que en él se comenta.
La OSPA, señores, no está bien. Experiencias fenomenales como el Ariodante que nos acaba de brindar, desgraciadamente no son la linea y no querer verlo es una necedad. Es verdad que parte de culpa la tendrá su director titular, pero también es posible que en lo que D. Aurelio escribe, haya parte de razón y, es posible también, que sea una situación extendida al mundo orquestal en general. Podría ser... No sé...
Echemos mano de nuestra humanidad para llegar a una conclusión y solucionarlo.
3 RAFAEL
14/12/2009 19:26:28
Primero, contrastar la información.
Me parece que su comentario con respecto al trabajo de la OSPA es de muy mal gusto y de los que no tiene nada de constructivo, sino todo lo contrario.
Como músico de la orquesta, no le encuentro explicación a ninguna de las afirmaciones que comenta, tal vez por el precipitado afán de ayudar a un amigo (también amigo nuestro),cosa por otra parte muy loable, siempre y cuando no se dañe con ello a personas que no tienen ninguna responsabilidad en ello.
En el caso concreto que comenta, nos atribuye un poder que no tenemos (nunca hemos amenazado con no tocar), y por supuesto, somos perfectamente sabedores de la función que desempeñamos en la orquesta y cual es nuestra obligación en ella.
Y tenga absolutamente claro que la máxima autoridad artística es el director y solo él es el responsable del resultado final, junto con el buen hacer de los músicos de los que dispone, de su incuestionable calidad profesional y de su plena disposición para que el resultado tenga el más alto nivel artístico posible.
Por otra parte le diré, que el comité de empresa de la OSPA tiene una máxima como prioridad y es el beneficio de la OSPA como orquesta, siempre por encima de cualquier otra cosa.
Sus últimas afirmaciones, ni entraré a valorarlas, porque son de muy mal gusto y demasiado bajas para alguien que no entiende bien el lujo que supone tener a los profesionales que componen esta orquesta.

No hay nada peor que un periodista mal informado.

2 vicente
13/12/2009 15:25:40
Soy miembro de la OSPA, y estoy de acuerdo con mi compañero Roberto en que sus críticas son en general acertadas y constructivas (sean positivas o no), pero me ha molestado un poco el cariz que toma su artículo con respecto a la OSPA. Entiendo perfectamente que es un artículo de opinión y no una crítica (por eso lo publica en su blog) pero creo que se ha excedido, y sobre todo creo que ha manipulado la información de la que dispone para crear una imagen distorsionada de la OSPA, y eso es injusto.
 Algunos periodistas manipulan la información, ergo todos los periodistas son manipuladores.....esto que sin duda todo el mundo ve como una relación falsa es en mayor o menor medida lo que ha hecho usted con nosotros.
 ¿Algún músico ha mirado el reloj porque se aburría? posiblemente, pero de ahí a decir:'...músicos afuncionariados, que todavía no han llegado al ensayo y ya estan mirando el reloj...' hay una diferencia, y no sutil, por cierto. '. En la OSPA como colectivo destacaría sobre todo su buen ambiente y sus ganas de sacar adelante el trabajo semanal de la mejor manera posible, y como en todo colectivo a veces hay problemas, pero para eso está nuestro comité de empresa, para velar porque los aspectos laborales de un trabajo tan subjetivo como el de hacer música no sean vulnerados.
 Entre las críticas que usted escribe habitualmente y este artículo veo una clara diferencia, las primeras nos dan ganas de mejorar, este último nos entristece.
1 roberto alvarez
10/12/2009 2:08:09
Pablo y yo. O como ser un delincuente.
Estimado señor.
Me atrevo a escribirle tras leer detenidamente sus frases sobre el organismo autónomo. Tengo que advertirle de antemano que formo parte de él a tiempo completo. Sin embargo estas palabras sólo representan mi opinión, para nada la del colectivo.
Me gusta mucho leerle. Algunas de sus críticas y artículos que aparecen publicados en los  periódicos son de lo poco que merece ser salvado de las llamas. Pero eso es otra cuestión. ¿Prensa libre?. Permítame que me ría.
Y lo hago empujado por algunas frases suyas que quizás puedan malinterpretarse.
Repito que lo hago tan sólo a título personal.
Vivimos tiempos difíciles, extraños dirían The Doors. Mientras nuestros representantes nos endeudan a una velocidad interestelar las encuestas dicen que uno de cuatro niñ@s bordea el umbral de la pobreza.
Sé, o al menos me preocupo en saber, en qué mundo me ha tocado vivir. Por eso me ofende la última frase, puesta ahí supongo que meditadamente; en ella se insinúa de manera harto grosera el asunto del fraude. El fiscal en este caso.
Puede parecerle ilógico o incongruente pero a mis alumnos jamás les he cobrado ninguna de las pocas lecciones que les haya podido impartir; yo, como hacía Lennon, imagino un mundo sin dinero.
Asoma la ironía y, claro,  el artículo se transforma.
Aquella tristeza que no puede llorar y sonríe.
Y lo hago ante la duda que me asalta cuando leo las gentiles críticas que nos dedica ...que pocas veces sonó de manera tan especial... en su reseña del D. Giovanni  en Oviedo.
¿Ironía también?. ¿Fraude artístico además?
No necesito que me conteste.
Conozco al Maestro González antes que la música de Mahler o de Bach.
Siempre Pablo. Con él he vivido momentos felices. Indurain. La primera de Beethoven. La Consagración. JONDE. Mis actuaciones en el artificio del cinematógrafo.  Una croqueta anecdótica divertidísima. Etc,etc,etc.
De eso hace...algunos años.
El músico con más talento de la historia de la región. Sin lugar a dudas.
Su vida, voluntad.
Fue un verdadero placer oír a la OSPA, que sin embargo no pareció dar la sensación de entender del todo el privilegio de tocar bajo la dirección de un artista tan valioso. La sensación fue curiosa, como si la relación no terminase de funcionar, como si no se hubiera dado la debida confianza recíproca que, obligatoriamente, acabará por llegar.
Personalmente me gustaría que llegara, aunque no obligatoriamente.
En lo que respecta al resto de los comentarios, son tan fractales, tan elementales pero a la vez tan complejos  que alargarían demasiado mis palabras, que nunca pretenden ofenderle.
Tan sólo advertirle que hay directores de elevado criterio artístico que sólo saben trasportar los sonidos con los dedos, son incapaces de- o no quieren- corregir un acorde o- a la voz da capo de nuevo-  malgastan el tiempo de trabajo escuchando una vez tras otra los pasajes más melodiosos,  y mientras los fragmentos más problemáticos- aquellos que separan lo aseado de lo significativo-  permanecen confusos, sin una solución que resulte clamorosa. Eso sí, ninguno desafina.
Me permito aconsejarle, en fin,  que si quiere valorar ecuánimemente la labor del director de orquesta acuda a más ensayos y aproveche las noches invernales para tomar chocolate caliente.
Sin más.
Salud.
Insertar comentario

Para confirmar que usted es una persona y evitar sistemas de spam, conteste la siguiente pregunta:

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico