CODALARIO, la Revista de Música Clásica
Está viendo:

VALORACIÓN DEL CONCURSO INTERNACIONAL DE CANTO FRANCISCO VIÑAS 2013. Por Alejandro Martínez

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
  • txcomparte_whatsapp
Autor: Codalario
1 de febrero de 2013
Vota 1 2 3 4 5
Resultado            49 votos
50 AÑOS DESCUBRIENDO VOCES

      El Concurso Internacional de Canto Francisco Viñas celebró su cincuenta aniversario con la edición del pasado mes de enero de 2013. Con este motivo se expuso en el Liceo una muestra conmemorativa con imágenes y materiales en recuerdo de estas cinco décadas. En esta edición resultaron ganadores la soprano lituana Katerina Tretyakova (primer premio ex aequo), el barítono polaco Michal Jakub Partyka (primer premio ex aequo), el barítono mongol Enkhabat Amartuvshin (segundo premio) la soprano georgiana Marina Nachkebiya (premio junior) y la soprano española María Elena Sancho (premio extraordinario al mejor cantante español).
      El jurado estaba compuesto por Joan Matabosch, Rockwell Blake (en sustitución de la previamente anunciada Mirella Freni), Richard Bonynge, Tobias Hasan, Jesús Iglesias, Boris Ignatov, Peter Katona, Enedina Lloris, Elisabeth Pezzino, Lenore Rosenberg e Ilias Tzempetonidis.
      Conviene mirar brevemente al pasado para dar cuenta de los cantantes hoy más o menos consagrados que han desfilado por el Viñas en ediciones pasadas. Ganaron premios importantes del Viñas voces como las de E. Obraztsova, K. Rydl, A. Murray, L. Lima, A. Millo, E. Podles, M. J. Montiel, S. Jo, J. Bros, M. Bayo, I. Rey, O. Borodina, V. Urmana, C. Gallardo Domas y M. Schuster. Y desde el año 2000 han resultado premiadas, en diversas categorías, unas cuantas voces jóvenes pero que cuentan ya con una presencia más o menos habitual en los teatros de nuestros días. Sería el caso de E. Scherbachenko, M. Rebeka, T. Wilson, C. Toledo, T. Illincai, A. Kim, A. Toledado, M. Mathéu, F. Corujo, D. Korchak, A. Gandía, M. Carosi, A. Vicens, N. Surguladze, A. Kurzak, J. Franco, A. Tobella, C. Daza, C. Solís, I. Galán, J. Camarena, T. Blondelle y N. Weissmann. Si nuestra mirada va más allá del año 2000 nos encontramos también con la presencia entre los premiados, de nuevo en muy diversas categorías, de J. de León, C. Ventre, Y. Auyanet, L. Ataneli, P. Jurado, M. J. Moreno, S. Puértolas, C. Almaguer, O. Sala, V. Stoyanov, D. Takova, W. Fraccaro, M. Poblador, E. Matos, B. Haveman, Z. Lucic, A. Machado, M. Kwiecien, M. Cantarero y G. Filianoti. En conjunto, un tremendo desfile de voces e intérpretes de altura han desfilado por el Viñas, que se consagra así, a sus cincuenta años, como un concurso con solera y tanto futuro como pasado atesora.

      Tratándose de un concurso al que concurren voces más o menos jóvenes, todavía en proceso de formación, generalmente con poca experiencia escénica a sus espaldas, no cabe sino atender a lo más destacable de la final, corriendo un tupido velo sobre cuanto nos dejó un sabor agridulce o no pasó de ser discreto. Aquí va pues una valoración en positivo de quienes más destacaron en la final del pasado día 18 de enero. La soprano lituana Tretyakova, que resultó ganadora del concurso, convenció con su recreación de la escena que cierra el primer acto de La Traviata. Destacó tanto por su firmeza y seguridad técnicas como por el logrado equilibrio entre metal y lirismo en su instrumento. Junto a ella, el otro ganador ex aequo, el barítono polaco Partyka destacó no tanto por el brillo y valía de su material como sí por la sensibilidad de su fraseo y su poética emisión, especialmente en el lied de Pierrot en Die tote Stadt.
      El barítono de origen mongol Amartuvshin, que ya resultó ganador de la última edición de Operalia, destacó sobre todo por su bien medida recreación del 'Ya vas lyublyu' de La dama de picas. Y también, aunque menos matizado, con un contundente 'Cortigiani' de Rigoletto. El suyo es un instrumento denso, de emisión algo atrasada, pero de grata presencia y con apreciable homogeneidad. La soprano Marina Nachkebiya de Georgia, a la que ya pudimos escuchar en septiembre en el Concurso Internacional de Canto M. Caballé que se celebra en Zaragoza, participó en la final con 'C'est des contrabandiers' de Carmen y el 'Donde lieta usci' de La Bohème. Esta soprano destaca sobre todo por un irrenunciable lirismo, no exento de firmeza técnica, que convierte su emisión en una línea siempre limpia y esbelta.
      El barítono rumano Valeriu Caradja llegó a la final con la cavatina de Aleko y el 'Io morrò' del Don Carlo de Verdi. Posee un material robusto y una emisión teatral sin excesos. Un conjunto equilibrado que le hizo merecedor de uno de los premios de la velada. También cabe destacar el material de la soprano rusa Taisiya Ermolaeva, que ofreció 'Nel di della vittoria' y 'La mamma morta'. Un instrumento grande, bien timbrado, aunque algo desbocado aquí y allá y con esporádicos apuros en la coloratura. En el caso de la italiana Teresa Romano, seguramente la cantante con modos más maduros y teatrales del concurso, destacó su impecable lectura del 'Tu che le vanita' de Don Carlo, a pesar de algún apuro en el registro agudo. Sin duda, en su quehacer se dejaban entrever sus experiencias en escena.
      La soprano española María Elena Sancho fue seguramente la más valiente de la final, en la que se presentó con el complicado y exigente 'Martern aller Arten'. Grandes dosis de domino técnico y un instrumento brillante y bien timbrado. Una voz a seguir, sin duda. También gustó el material del tenor coreano Jeongki Cho con el 'Aria de la flor' de Carmen y una descafeinada 'La donna è mobile', al borde del fiasco, merced a  una técnica cogida con alfileres. También desfilaron por la final dos bajos coreanos, Young Doo Park y Kihwan Sim, con un material interesante pero casi robóticos en su expresión.
      Concluimos este comentario con una reflexión en voz alta. Y es que, atendiendo a la información facilitada sobre los finalistas, nos sobrevino una duda acerca de la trayectoria de algún modo excesiva, ya profesional, de algunas de las candidatas, como la propia ganadora o la italiana Teresa Romano. La primera, la lituana Tretyakova, ha sido ya cantante habitual en Hamburgo y, la segunda, ha cantado con maestros de primer nivel, en varios teatros importantes. ¿Tiene sentido que personas con ese historial se presenten a un concurso como éste?
  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
  • txcomparte_whatsapp

Compartir

0 Comentarios
Insertar comentario

Para confirmar que usted es una persona y evitar sistemas de spam, conteste la siguiente pregunta:

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico