CODALARIO, la Revista de Música Clásica
Está viendo:

10 NOMBRES PARA ENTENDER LA ÓPERA DE 2013. Por Alejandro Martínez

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
Autor: Alejandro Martínez
4 de enero de 2014
   El año que cerramos ha venido marcado por el protagonismo creciente de algunos directores de orquesta como Petrenko (por su Anillo en Bayreuth y su Mujer sin sombra en Múnich), por algunos cantantes como el contratenor Franco Fagioli o la soprano Anja Harteros y por algunos directores de escena como Tcherniakov o Py. Pero sobre todos ellos destacan las siguientes personalidades y eventos.

Foto: Nina Stemme
1. Nina Stemme: la sueca es la soprano dramática de nuestros días, a la altura de nombres históricos como el de la gran Birgit Nilsson. Insultante por su seguridad y su despliegue de medios, este año nos ha epatado como Isolda (Viena), Brünnhilde en Walkiria (Proms de Londres), Brünnhilde en el Ocaso (Viena) y Fanciulla del West (Viena). No hay reto que se le resista y en el horizonte apunta ya su interés por debutar como Elektra, algo que llegará más pronto que tarde. Si hay hoy en escena una cantante digna de pasar a la historia, esa es Stemme.
Foto: Riccardo Muti
2. Riccardo Muti: la tourné verdiana que el maestro napolitano está regalando a los aficionados en los últimos años, desde que recalase en Roma, no puede calificarse sino como un impagable obsequio. Nadie había interpretado a Verdi con ese magisterio desde que Abbado y el propio Muti así lo hicieran en los setenta y ochenta. Quien haya podido escuchar el debut de Muti con Boccanegra o el insultante Nabucco que llevó el pasado agosto al festival de Salzburgo, sabrá bien de qué estamos hablando. Hay grandes batutas hoy interpretando Verdi, recordemos por ejemplo al gran Pappano, pero nadie lo hace con la personalidad y valía histórica de Muti, que convierte cada ocasión en que se sube al podio en una cita histórica.
Foto: Mariella Devia
3. Mariella Devia: quienes pudimos escuchar su recital del pasado verano en el Escorial lo recordaremos durante muchos años. Como se suelen recordar,d e hecho, todas sus interpretaciones. Y es que sólo canta así quién ha consagrado toda su vida a aquilatar un mecanismo técnico infalible, que es expresivo en sí mismo. Es el compendio más acabado de técnica, elegancia y contención. El belcanto más puro que se puede escuchar hoy en un teatro. Su Imogene del Liceo fue también un delirio de los que dejan boquiabierto al oyente, por esa engañosa apariencia de naturalidad que hace fácil lo endiabladamente complejo.
Foto: Jonas Kaufmann
4. Jonas Kaufmann: en el año de los centenarios de Verdi y Wagner resulta elocuente que dos de los mejores registros publicados, si no directamente los mejores, sean los dos recitales de Kaufmann dedicados a la obra de estos compositores. Lo cierto es que Kaufmann es hoy el tenor de tenores. Pocos tenores pueden hacer alarde de haber interpretado en una misma semana a Lohengrin y Manrico, como sucedió el pasado verano en el festival de Munich. Al término de la temporada 13/14, y sumamos sus debuts de la 12/23, Kaufmann habrán incorporado a su repertorio los roles de Parsifal, Siegmund (Walküre), Manrico (Trovatore), Don Álvaro (La forza del destino), Dick Johnson (La Fanciulla del West) y Des Grieux (Manon Lescaut), manteniendo además en su agenda papeles como Werther, Don Carlo, Cavaradossi o el citado Lohengrin, sin perder de vista el lied (Winterreise). En la senda de Plácido Domingo, parece decidido a incorporar un repertorio cada vez más amplio y poco especializado, aunque sus dotes naturales podrían convertirle en el mejor tenor wagneriano de las últimas décadas. Admirable, pues, en conjunto, la suma de intenciones dramáticas (pocos tenores han buscado una riqueza tal de dinámicas e inflexiones en los últimos años) y la valentía y seguridad con las que planifica su exigente agenda.
Foto: Gérard Mortier (Javier del Real)
5. Gérard Mortier y su relevo en el Teatro Real: si hemos asistido a un espectáculo bochornoso durante 2013, ese ha sido el relevo de Mortier en la dirección artística del Teatro Real. Motivado por la enfermedad de Mortier, pero animado sobre todo por los desajustes entre el patronato del teatro y las componendas del ministerio, el relevo se produjo con una falta de respeto de las que hacen época. Sin duda, el propio Mortier contribuyó con sus declaraciones a caldear todavía más el ambiente, pero lo cierto es que el patronato del Real, con Marañón a la cabeza, no pudo hacerlo peor, con menos tacto en lo humano y con menos inteligencia en lo institucional. La llegada de Matabosch no es una mala noticia para el teatro, aunque no parece que vaya a respetar la integridad de lo previsto por Mortier, comenzando por un Don Carlo con Sellars que ha quedado archivado por el momento. La testimonial presencia de Mortier como asesor artístico del Real no es sino la muestra definitiva de que no han sabido siquiera deshacerse de él con coherencia. De lo que no hay duda es de la personalidad y valía del paso de Gerard Mortier por la dirección artística del Real. Extremo y personalísimo, sí, pero nunca antes el teatro Real había tenido una presencia internacional tan sólida y constante como durante su mandato.
Foto: Plácido Domingo
6. Plácido Domingo: la ópera está plagada de artistas a los que amamos más allá desde puro desempeño musical, ya sea por su carisma, por su calidad humana, por su imponente trayectoria. Plácido Domingo es uno de esos casos, uno singular y extremo. No hay duda de que la suya es la figura más grande de las últimas décadas en la lírica. Ha sobrevivido a todo y a todos: a la enfermedad, a una agenda agotadora, a la retirada de colegas (Freni, Carreras), al fallecimiento de otros (Pavarotti) Y finalmente ha decidido reinventarse como barítono. Primero dijo que se detendría en Boccanegra, que era un capricho que al que podía hacer justicia. Luego vino ese Rigoletto tan desafortunado. Ni Foscari ni Nabucco levantaron demasiado el vuelo. Y finalmente ha llegado ese Conde de Luna casi bochornoso. Queremos y respetamos a Plácido Domingo y por eso sorprende a veces que el primero que no se quiera y se respete sea él. Sirvan estas líneas para recordar su valía, incluso cuando cuesta.
Foto: Gregory Kunde
7. Gregory Kunde: si hay un cantante que haya sorprendiendo a todos durante este año, comenzando por él mismo, ese es el tenor norteamericano Gregory Kunde. Nadie ha cantado jamás, en una misma temporada, los dos Otellos (Rossini y Verdi), Peter Grimes, Arrigo (Vísperas sicilianas), Radames (Aida), Gualtiero (Il pirata) y Vasco da Gama (L'Africaine). En su agenda por venir destacan los debuts como Manrico en Trovatore y Don Álvaro en La forza del destino. Increíble. Cuando le entrevistamos para Codalario nos testimoniaba estar viviendo este vertiginoso periplo, a sus casi sesenta años, como una segunda juventud que jamás había soñado. Ojalá le dure mucho esta segunda juventud; y si no fuera así, que le quiten lo bailado.
Foto: Natalie Dessay
8. Natalie Dessay: aunque en su última entrevista daba a entender un posible regreso a los escenarios operísticos (los rumores, aunque poco fundados, apuntan que sería como Marie de La fille du regiment en el Real), lo cierto es que Natalie Dessay daba su adiós oficial a la ópera escenificada el pasado septiembre en Toulouse, con la Manon de Massenet. Retome o no las tablas, las compagine o no con el teatro y otras formas musicales, de lo que no cabe duda es de la impresionante figura que ha sido Dessay en el mundo de la lírica durante los últimos veinte años. Zerbinetta (Ariadne auf Naxos) ideal, Olympia (Cuentos he Hoffman) de manual, Amina (Sonnambula) y Marie (Hija del regimiento) de ensueño, Lucia personalísima, Ophélie (Hamlet) de valor histórico, Blondchen (Rapto en el serrallo) paradigmática, Mélisande idílica... La lista de sus grandes papeles es extensa y da testimonio de una trayectoria al alcance de pocas voces. Tras su doble paso por los quirófanos sus cuerdas vocales nunca volverían a permitirle cantar con la misma seguridad y fantasía. Vuelva o no a los escenarios operísticos, 2013 ha conocido su adiós oficial a los mismos y esa decisión se yergue sin duda como una de las más señaladas de este año.
Foto: Patrice Chérau
9. Patrice Chéreau: el pasado 7 de octubre nos dejaba un gran artista, hombre de teatro, director de escena, director de cine, productor, actor, guionista... Su trabajo en la dirección de escena operística no puede sino calificarse de histórica. Desde su Anillo para Bayreuth de 1976 junto a Boulez, con apenas treinta años de edad, a su última propuesta antes de fallecer, la Elektra vista en Aix en Provence, fue revolucionando sutilmente las convenciones asumidas, transformando y enriqueciendo la preeminencia de la escena en la ópera de nuestros días. Quién no recuerda sus Cuentos de Hoffmann, su Lulú, su Wozzeck, su Tristán o su Janacek (Desde la casa de los muertos). La personalidad actual de gente como Py o Tcherniakov no se entiende sin la labor previa atesorada por Chéreau. En 2013 nos dejaron también Wolfgang Sawallisch, Colin Davis, Bruno Bartoletti, Regina Resnik, Oralia Domínguez, Tom Krause, Luis Sagi Vela, Piero de Palma, Félix Lavilla, Fernando Argenta y tantos otros. Todos ellos figuras imponentes, con trayectorias de una solidez incuestionable, pero sobresale, junto a todos ellos, la valía histórica de Chéreau, que contribuyó a transformar la ópera tal y como hoy la conocemos.
Foto: Der Kaiser von Atlantis
10. Der Kaiser von Atlantis: por último, me van a permitir un momento de vanidad y orgullo para sacar pecho por un proyecto que fue una causa personal y emocional y que llegó finalmente a buen puerto, cuando todo jugaba en su contra. Me refiero a la que fue la primera producción propia de un título escenificado que llevamos a cabo el pasado octubre en Zaragoza, desde la Asociación Aragonesa de la Ópera Miguel Fleta. Poner Der Kaiser von Atlantis sobre las tablas del Teatro Principal de la capital aragonesa no fue tarea fácil, sin duda, pero fue para quien esto escribe uno de los momentos álgidos de esta temporada y un logro histórico para la vida musical de la ciudad, tal y como recogieron las críticas y las opiniones de los asistentes.
  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

0 Comentarios
Insertar comentario

Para confirmar que usted es una persona y evitar sistemas de spam, conteste la siguiente pregunta:

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico