CODALARIO, la Revista de Música Clásica
Está viendo:

NANCY FABIOLA HERRERA, mezzosoprano: "SIEMPRE ME HA FASCINADO EL MUNDO DE SENSUALIDAD Y PASIÓN DE CARMEN"

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
Autor: Raúl Chamorro Mena
21 de enero de 2013
Vota 1 2 3 4 5
Resultado            77 votos
Foto, orquest. Sinfo. Sodre
La mezzosoprano canaria Nancy Fabiola Herrera disfruta de una carrera ya consolidada de más de dos décadas de duración. El pasado fin de semana participó en la temporada de la ONE, en un concierto dirigido por Rafael Frühbeck de Burgos, en el que se interpretó Pulcinella de Stravinsky y Misa in tempori belli de Haydn. Posteriormente viajará a Munich, donde se pondrá en la piel de su papel fetiche, la Carmen de Bizet.

 

Comencemos hablando de su papel  estrella, la Carmen de Bizet, que ha cantado en pretigiosísimos teatros, incluidos el MET de Nueva York, la ROH Londinense y muy pronto interpretará en Munich.
Carmen es un personaje muy importante en mi carrera. Fue como un amor a primera vista. La que me introdujo en el papel fue mi profesora Maria Luisa Castellanos, durante mis primeros estudios de canto en el Conservatorio de Madrid. Ella lo había cantado y me contagió su pasión por el mismo. Desde el principio lo sentí como un guante para mí. Tanto en lo vocal como en lo dramático, ya que requiere mucha garra. Es una mujer fuerte, gitana, temperamental, racial. Muy española, muy independiente, fuerte, libre y sin sujección a la ley de ningún hombre ("Libre vivió y libre morirá"). Ella se rige por sus propias leyes, no sólo las su etnia gitana. Vive el momento. Entiende el amor como pasión y deseo sexual,  no en el concepto de "amor romántico". Si se aburre con un hombre, lo deja y cada uno por su camino. Pero me parece muy equivocado considerarla como una "mujer fácil" o una fulana.

Esto último que dice es muy importante, porque a veces se ven interpretaciones de Carmen que caen claramente en la vulgaridad y la ordinariez.
Con ello se pierde la esencia del personaje. Es una mujer abierta, muy segura de sí misma, sensual, pero nunca vulgar. Sabe como usar y jugar con sus encantos femeninos y atraer a un hombre. Le encantan los retos y Don José lo es, porque en un principio no le hace caso. El destino es también esencial para Carmen. Ella sabe que Don José va a cruzarse en su camino y que le llevará a la muerte, pero no por ello deja de ser fiel a sí misma. También tiene sus principios. Don José le ha hecho un favor, la ha liberado y ella espera a que salga de prisión para irse al monte con los contrabandistas.

¿Ha tenido alguna referencia interpretativa en el papel?¿Qué interpretes de Carmen ha admirado especialmente?
Me gusta el carácter que dio al personaje Julia Migenes Johnson en la película de Francesco Rossi. Despues hay modelos a nivel vocal, entre los que destaco algunos matices que aporta al personaje Teresa Berganza, así como Regina Resnik y también Regine Crespin, con la que tuve la oportunidad de trabajar el papel.

Con la perspectiva de más de 20 años de carrera, ¿Cuál es su momento actual tanto vocal como interpretativo?
Como dice el tango, veinte años no es nada y en una carrera artística, una sigue con esa inquietud de seguir descubriendo, ya que se debe ser una especie de "estudiante eterno". Hay que intentar superarse constantemente, descubrir nuevos elementos a nivel técnico. Las posibilidades de la técnica vocal son inmensas y la voz, con el tiempo, adquiere diferentes matices, tiene una evolución y al igual que un coche estupendo necesita sus revisiones y su mantenimiento. "Apretarle los tornillos" como al coche.  Además la voz está sujeta a la fisicidad y hay que adaptarla a ella. El reto está no en llegar sino en mantenerse durante el mayor período de tiempo posible con un nivel de calidad tanto vocal como actoral y en el que uno siga desarrollándose.

 

Foto ópera de Las Palmas
En su concierto con la ONE ha colaborado con el Maestro Frühbeck de Burgos, toda una institución dentro de las batutas españolas. ¿Qué directores musicales destacaría de entre los que ha trabajado?
Pues en primer lugar destacaría al propio maestro Frühbeck. El encuentro con él fue de las cosas más bellas que me han sucedido en mi vida profesional. Siempre tuve mucha ilusión por trabajar con él y no ocurrió hasta hace dos años en San Petersburgo con La vida breve. Para mí cantar esta obra con él, con toda su experiencia, siendo como es el icono en la dirección de esta obra, fue maravilloso. Es uno de esos maestros que sacan de ti lo mejor y realizan una lectura exhaustiva de la partitura con un toque personal. Tener la oportunidad de cantar con él es siempre un regalo. También fue muy lindo trabajar con Plasson, gran especialista en el repertorio francés. Me encantó hacer la Charlotte con el maestro Jean-Ives Ossonce. Destacaría también a José Ramón Encinar y, por supuesto al maestro López Cobos, con el que he cantado la Polina de Pique Dame y Luisa Fernanda en el Teatro de La Zarzuela. No puedo dejar de nombrar al que fue mi maestro cuando estudiaba en Filadelfia, Chris Macatzolis que fue asistente de Tullio Serafin en La Scala en la época de la Callas. Para mí significó un antes y un después. Un maestro de la antigua escuela que trabajaba para que se coloree cada palabra. Como espectadora no puedo evitar nombrar a Carlos Kleiber, al que ví dirigir Rosenkavalier en el MET y terminé con lágrimas en los ojos. Involvidable.

Usted ha cantado bastante zarzuela: Luisa Fernanda, La Bruja (por la que recibió el galardón a mejor cantante de zarzuela de los premios líricos del Teatro Campoamor), Doña Francisquita... También recuerdo perfectamente su Maria Pepa de La Revoltosa en el Teatro de La Zarzuela en 1992, con el Maestro Benito Lauret. ¿Qué opinión le merece este género? ¿Tiene algún proyecto próximo en este ámbito?
Para mí es muy querido porque empecé en la lírica por la zarzuela. Cuando estudiaba en Madrid iba aprendiendo los papeles de ópera y de zarzuela a la vez, al tiempo que intervenía en los llamados "bolos" de las compañías de zarzuela de entonces. Lo que determinó que me dedicara al canto fue una gira que realicé con la Compañía de zarzuela Ases Líricos de Evelio Esteve por Sudamerica. En esa época había muchas compañias estupendas (Esteve, Tamayo, Seoane...) y tuve la oportunidad de trabajar con Lupe Sánchez, Pilar Abarca, Amparo Madrigal, Carmen González... Por tanto, con la zarzuela hice mis primeros pinitos e intervine dos años consecutivos en las temporadas de "Los veranos de la villa". La primera zarzuela en que intervine fue "La alegría de la huerta" con Evelio Esteve y recién regresada de estudiar en EEUU, canté La Revoltosa en el Teatro de La Zarzuela con Benito Lauret. Luego estuve mucho tiempo sin cantar ninguna, hasta la Luisa Fernanda que interpreté en el Teatro Real. En mis recitales de mis años en EEUU siempre introducía romanzas de zarzuela. Es un género hermosísimo y que gusta muchísimo allá donde lo interpretas. He aprendido mucho de todas las tradiciones y costumbres de todos los lugares de España a través de la zarzuela. Ahora mismo no tengo ningún proyecto en el horizonte en este ámbito.


Su próxima comparecencia en el Teatro Real será con Il Postino de Catán en la que trabajará con Plácido Domingo, todo un mito de la ópera y con el que ha compartido escenario en otras ocasiones. También intervino en el estreno de esta ópera. ¿Cómo es la experiencia de participar en un estreno? ¿Y la de trabajar con Plácido Domingo?
No creo que pueda haber un ser humano que pueda seguir el ritmo vital y artístico de Plácido Domingo. Mientras esté en este mundo va a ser así, incombustible y siempre con nuevas energías e ilusiones. Es unn ejemplo a seguir. Una combinación de inteligencia y fuerza de la naturaleza.  Poder estrenar una obra nueva y crear un personaje desde cero y rabajarlo con el propio creador, es una experiencia maravillosa. Con el autor teníamos una relación fantástica y fue un shock para todos su desaparación. Además, Il Postino era una de mis películas preferidas y la ópera tiene una música estupenda con momentos de humor y también de emoción. La producción es muy bella, muy ágil y dota a la ópera de un tratamiento cinematográfico. Ha tenido mucho éxito de público donde se ha representado. Hemos de estar orgullosos además, por ser una ópera en nuestro idioma, en castellano y que, como digo, está siendo estupendamente acogida por el público.

Foto Festival Masada
Eso no suele ocurrir con los estrenos y quizás ese éxito de público no se lo perdonen desde algunos sectores. Recordemos que muchos compositores actuales llevan a gala no tener en cuenta al público e, incluso, como timbre de honor que sus obras no sean apreciadas por éste.
Yo eso no lo entiendo. Si eso es así, no puedo comprender que un creador no busque el reconocimiento del público y que su obra guste y se expanda a la mayoría de público y lugares posibles. No para que esté en una bibioteca o sólo la aprecie una minoría. Lo logre o no es otra cuestión, pero su intención debe ser ésa.

Además de Plácido Domingo, ¿Qué otros cantantes con los que ha trabajado destacaría?
De Plácido Domingo he aprendido muchísimo. Es una inagotable fuente de inspiración. Esa energía que irradia y su manera de entregarse las contagia a todos los miembros del elenco artístico en cualquier interpretación. Mencionaría a Elena Obtratzsova, un terremoto vocal y vital. A Marcelo Alvarez con el que he cantado Carmen y he tenido muy buena química. Rolando VIllazón, otra fuerza de la naturaleza. Anna Netrenko, Victoria Vergara, Leo Nucci con el que he coincidido en algunos Rigolettos y transmite una emoción tremenda. Diana Soviero que cantó Suor Angelica en el Teatro de La Zarzuela , en la que yo interpretaba a la madre abadesa, en lo que fue mi primer papel operístico. Veronique Gens, Verónica Villarroel que ha sido una gran Traviata...

Ha cantado predominamente en su carrera papeles de dos bloques de repertorio muy bien denfinidos, bel canto italiano y ópera francesa. ¿Qué coincidencias y diferencias encuentra entre ambos?
El bel canto y también, por supuesto, Mozart, requiere la pureza absoluta del canto. Estás expuesta, desnuda, sin una orquesta que te cubra y en el que cualquier desliz queda al descubierto. Lo mismo ocurre con la ópera francesa que además requiere esa delicadeza, esa capacidad para colorear cada palabra, para contrastar. A diferencia del verismo o Puccini, donde hay una orquesta que te cubre, donde no estás tan descubierta y no se exige esa perfección vocal. Lograr cantar bien tanto el bel canto como la ópera francesa reporta una gran satisfacción, es como quedar en estado de éxtásis. A mí me pasa cuando escucho a Mariella Devia cantar bel canto con esa facilidad, esa técnica impecable.

De Verdi ha cantado Maddalena y el Réquiem. ¿Tiene previsto incorporar nuevos papeles verdianos?
Estoy en ello. Me encantaría cantar Amneris y Eboli. Aunque, mi gran sueño es cantar la Azucena del Trovatore. Es el segundo papel que me aprendí después de Carmen. Me parece un personaje fascinante, otra gitana que me hechiza. Lo adoro. Mi profesora la había cantado con 22 años, pero no es lo normal, a no ser que se tenga un pasta vocal de origen privilegiada, tipo Zajick. Lo normal es afrontarlo desde la madurez vocal, personal e interpretativa. Verdi requiere una enjundia, un empaste vocal con el que poder dotar del carácter requerido a los personajes y poder dar la réplica al resto, porque en Verdi no hay personaje secundario. Todos son importantes y muy difíciles. Estoy trabajando para ir incorporando todos estos personajes. Me gusta el riesgo, pero siempre que el papel en cuestión me vaya bien y considere que estoy preparada.

¿Y Dalila? Un papel a su medida y que ha cantado poco.
Sí, me encanta, y no lo he cantado mucho. Esa ópera no se representa muchoactualmente por la dificultad de encontrar un tenor apropiado. Pienso que Jonas Kaufmann sería ideal para Samson. En Manaos lo canté con una estupenda producción de Emilio Sagi que es una pena que no se traiga a España.

¿Cuáles son sus próximos compromisos?
Viajo a Munich para cantar Carmen. Tengo Rigoletto en Nueva York, Requiem de Verdi, Il Postino en el Teatro Real, Carmen en Sydney...  También diferentes presentaciones del espectáculo Gitanas. Una idea que surgió en principio para una grabación y que agrupa a las diversas  gitanas españolas del mundo de la lírica (La vida breve, Il trovatore, La traviata, La alegría del batallón, La tempranica, La leyenda del beso y, por supuesto, Carmen). Ese mundo de sensualidad y pasión, que siempre me ha fascinado.


 

Contenido bloqueado por la configuración de cookies.
Contenido bloqueado por la configuración de cookies.
  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

0 Comentarios
Insertar comentario

Para confirmar que usted es una persona y evitar sistemas de spam, conteste la siguiente pregunta:

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico