CODALARIO, la Revista de Música Clásica
Está viendo:

ÓLIVER DÍAZ, director de orquesta: "ME GUSTARÍA CONVERTIR A LA BARBIERI SYMPHONY EN UNA ORQUESTA DE NIVEL INTERNACIONAL"

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
Autor: Aurelio M. Seco
7 de mayo de 2013
Vota 1 2 3 4 5
Resultado            39 votos
Óliver Díaz es el director titular de la Barbieri Symphony Orchestra. El 10 de mayo se pondrá al frente del conjunto madrileño para ofrecer su versión de El Juramento, zarzuela de Gaztambide que programa la Asociación Gayarre Amigos de la Ópera de Navarra (AGAO) en el Baluarte de Pamplona, con una atractiva propuesta escénica de Emilio Sagi.

¿Cuál es su opinión sobre la música de "El Juramento"?
Gaztambide fue reconocido en su época como un gran compositor, no en vano del denominado "grupo de los cinco" (Arrieta, Barbieri, Oudrid, Hernando y el propio Gaztambide) era reconocido por los otros cuatro como el mejor. Las señas de identidad del compositor tudelano son un mayor atrevimiento e ingenio armónico que sus coetáneos españoles, una apertura de las formas que permite una mayor teatralidad, es decir, muchos de los números no se limitan a cumplir la función de una romanza o un dúo sino que como el número dos de la obra, comienza con una romanza, evoluciona sin interrupción hacia una romanza de otro de los personajes para terminar convirtiéndose en un dúo y posteriormente en un trío lo que permite una mayor continuidad escénica, y un lenguaje influenciado por la música italiana pero con la incorporación de un lenguaje propio español, no en vano la obra está plagada de danzas y cadencias españolas.

¿cuáles son sus principales puntos de interés y dificultad?
El principal punto de intéres de la obra bajo mi punto de vista es el enorme equilibrio que existe entre la música y el libreto. A menudo vemos en obras pertenecientes al genero lírico español de la segunda mitad del siglo XIX una música inspirada al servicio de un libreto no tan afortunado lo cual hace cojear a la obra irremediablemente, sin embargo en este caso estamos ante una obra en la que tanto el libreto de Olona como la música de Gaztambide son de una gran inspiración. Como curiosidad hay un dato que merece la pena destacar: "El Juramento" es quizás la única obra del repertorio lírico (o al menos la única que yo conozco) en la que el protagonismo masculino recae sobre dos barítonos líricos (Don Carlos y el Marqués de San Esteban) más un tercero (el Cabo Peralta) con un peso escénico y vocal notable y sin embargo no hay un tenor principal, el único tenor de la obra es un tenor cómico sin un verdadero protagonismo. En cuanto a la dificultad la obra es una página principalmente belcantista con lo que ello conlleva de dificultad para los cantantes, para el equilibrio sonoro y para la búsqueda de unos tempi que permitan ese belcantismo sin desvirtuar las proporciones de la obra ni las indicaciones del compositor.

¿Quién firma la edición crítica?
La edición crítica está firmada por Ramón Sobrino, uno de los grandes musicólogos y recuperadores del género lírico español de este país, del que además tuve la fortuna de ser alumno en mi época de estudiante en el conservatorio.

¿Qué papel está jugando en su opinión la musicología en la revitalización de la zarzuela?
La labor de recuperación que el Instituto Complutense de Ciencias Musicales está llevando a cabo junto a algunos de los más eminentes musicólogos españoles está resultando vital en la recuperación de obras olvidadas por el gran público, ya que en una gran mayoría de los casos los materiales están incompletos y algunos de ellos prácticamente ilegibles, así pues la única posibilidad para poder interpretar estas obras pasa por realizar una importante tarea de recuperación en la que el editor se ve obligado a tomar una gran cantidad de decisiones de índole musical para que la partitura presente una unidad que permita su interpretación.

¿Cuál es su opinión sobre el montaje de Emilio Sagi?
La producción que Emilio Sagi plantea para esta obra se puede enmarcar en el periodo de lo que podríamos denominar sus montajes en blanco y negro (que yo conozca hay al menos tres producciones suyas con esta estética: "Luisa Fernanda", "El Barbero de Sevilla" y "El Juramento"). La producción convierte la acción en una especie de "Alicia en el Pais de las Maravillas" en el que una niña aparece en escena en momentos claves y vestida en color como único elemento real en un mundo de fantasía, lo cual proporciona a la obra una elegancia sublime. Es una producción tremendamente estética a la que contribuye de manera decisiva los maravillosos trajes diseñados por el desaparecido Jesús del Pozo.

¿Cuál es el actual estado artístico de la Barbieri y a dónde se propone llevar esta orquesta respecto a su nivel musical?¿cuál es su potencial?
Mi experiencia al frente de las diferentes orquestas con las que he trabajado y principalmente con la Orquesta Sinfónica Ciudad de Gijón durante más de una década me ha hecho entender que el nivel de una orquesta sinfónica lo da el menos brillante de sus músicos, no el mejor. Desde este punto de vista el planteamiento de algunas orquesta sinfónicas en España es erróneo: no podemos esperar que una orquesta de nivel medio por el mero hecho de contratar algunos solistas de primer nivel vaya a alcanzar cotas artísticas mejores que las anteriores. La única forma posible de alcanzar mayores logros artísticos es estrechar la franja entre el mejor y el peor instrumentista de la orquesta, solo así se consigue la homogeneidad necesaria para hacer mejorar un grupo. Barbieri Symphony Orchestra pretende precisamente esto, mejorar continuamente las partes más débiles de la orquesta y eso lo permite una estructura "freelance" en la que todo el mundo debe dar lo mejor de si mismo en cada uno de los ensayos y conciertos. Los sueños están para perseguirlos y alcanzarlos y a mi gustaría convertir a la orquesta en una formación de nivel internacional. Los comienzos han sido muy buenos tanto desde el punto de vista artístico como de la gran acogida brindada por parte de las instituciones y la crítica especializada, baste decir que en estos primeros meses de andadura la orquesta ha aparecido con absoluto protagonismo en el Teatro de la Zarzuela, ahora mismo participa en un gran auditorio como es "Baluarte" con uno de los mejores directores escénicos a nivel internacional, y en junio debutará en el Teatro Real con la presencia de miembros de la Casa Real en el concierto. Es sin duda el comienzo soñado, ahora bien, hay muchísimo trabajo por delante y mucho que mejorar.

 

Muchas orquestas públicas están pasándolo mal. ¿La propuesta de la Barbieri es una respuesta al actual contexto de crisis?
Barbieri Symphony Orchestra nace a partir de una serie de músicos unidos por una misma generación que está viviendo una época con la consabida crisis económica pero además en medio de una crisis cultural y de identidad como país aun mayor. Ahora mismo da la impresión de que nadie sabe que tipo de sociedad queremos y de que nuestra comunidad camina totalmente a la deriva. Solo así se puede entender que estemos aniquilando literalmente lo único que nos puede sacar de esta crisis: la educación y la cultura. En épocas como la que estamos viviendo lo único que nos puede ayudarnos es el ingenio, el desarrollo de las mentes, y eso solo se consigue a través de las disciplinas antes citadas de otra manera seguiremos poniendo parches que nos llevaran cada vez más al agujero en lugar de acometer la reestructuración que necesitamos para afrontar los tiempos venideros. Nuestra respuesta a todo esto es una orquesta joven, con talento, y dispuesta a demostrar que si buscamos podemos encontrar soluciones en nuestros jóvenes.

Cuantos ensayos realiza antes de la función?
Depende de la obra que estemos interpretando. En este caso estamos haciendo cinco ensayos antes de la representación: tres lecturas, un ensayo conjunto y un ensayo general.

¿Cree que la política de ensayos de una orquesta es suficiente hoy día para que un director invitado realice un buen trabajo?
Esa es una cuestión difícil, siempre depende del nivel que pretendamos alcanzar y de las obras que vayamos a interpretar. Si se trata de perseguir un nivel de excelencia semana tras semana es probable que no sea suficiente ya que hay repertorios que se pueden ensayar en tres o cuatro lecturas y un ensayo general pero hay otros que para alcanzar un determinado nivel necesitaríamos más trabajo. Los tiempos han cambiado, la formación de los músicos ha mejorado mucho en los últimos años, pero aun así una cosa es tocar las obras de una manera correcta y otra muy diferente es tratar de mostrar todo lo que hay detrás de una sinfonía de Shostakovich por poner un ejemplo. También es cierto que eso no solo depende de la orquesta sino que en gran medida depende del talento del director.

Usted tiene la costumbre de anotar correcciones a los músicos tras los ensayos en papeles. ¿qué más aspectos se le han quedado de Kleiber?
(Risas) La verdad es que me hubiera gustado que se me hubieran quedado más aspectos puesto que es quizás el director al que más he admirado toda mi vida. Para mi Carlos Kleiber representa el equilibrio perfecto (o al menos el que más se acerca a esa perfección) entre el trabajo meramente técnico y la teatralidad en el escenario, y esa es una de las cosas que trato de mejorar continuamente. Uno puede hacer un trabajo fantástico al frente de una orquesta y que luego la interpretación sea un tanto fría o aburrida. Tenemos que entender que la partitura y las motivaciones del compositor para escribir la obra vuelven a la vida cada vez que se interpreta, y para recrearlas hace falta un gran sentido teatral y comunicativo, cosa que a veces olvidamos.

Usted conoce de cerca el contexto lírico actual. ¿cree que España tiene una buena generación de cantantes? Cite algunas d elas voces que considere más interesantes.
España ha sido siempre junto a Italia un país de grandes cantantes y gran tradición de canto y  eso no ha cambiado. Creo que hoy tenemos una gran generación de cantantes que están preparados para mantener carreras internacionales y seguir impulsando la gran tradición lírica que tenemos en nuestro país. No me gusta nunca citar nombres por no dejar a muchos fuera, pero sin ir más lejos todos los cantantes con los que he tenido el lujo de compartir escenario en la producción de "Marina" que acabamos de terminar en el Teatro de la Zarzuela son un buen ejemplo.

¿Próximos proyectos?
El próximo proyecto me lleva a mi tierra, Asturias, en este mes de mayo a debutar en la temporada de Zarzuela de Oviedo, que es seguramente junto con Sevilla y Madrid una de las más importantes de España. Es un debut que me hace especial ilusión y además con una maravillosa producción de "El Gato Montés" llevada a cabo por José Carlos Plaza, sin duda uno de los más grandes directores de escena con los que he trabajado. Tras esta producción volveré a la música sinfónica con varios programas con las filarmónicas de Cluj y Sibiu durante todo el mes de Junio.

 

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

0 Comentarios
Insertar comentario

Para confirmar que usted es una persona y evitar sistemas de spam, conteste la siguiente pregunta:

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico