CODALARIO, la Revista de Música Clásica
Está viendo:

LA ORQUESTA SINFÓNICA CIUDAD DE GIJÓN (OSIGI) INTERPRETA EN EL JOVELLANOS 'DAS LIED VON DER ERDE' DE MAHLER

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
Autor: Codalario
19 de mayo de 2011

El domingo 22 de mayo a las 20:00 horas la Orquesta Sinfónica Ciudad de Gijón, dirigida por Óliver Díaz, llevará a cabo "La canción de la tierra" (Das lied von der erde), de Gustav Mahler, en versión de Arnold Schonberg y Rainer Riehn, con la actuación del tenor Andeka Gorrotxategui y de la mezzo Marina Rodríguez Cusi

Vota 1 2 3 4 5
Resultado            322 votos
Marina Rodríguez Cusi

"Cuando Gustav Mahler enseñó la partitura de la Canción de la Tierra a Bruno Walter, el maestro encargado de dirigir su estreno, le preguntó: ¿Se puede soportar? ¿No incitará a la gente a poner fin a sus días? "Me han dicho que debo evitar cualquier tipo de esfuerzo, controlarme constantemente y no caminar demasiado. Al mismo tiempo, la soledad, en la que mi atención se centra más hacia dentro, me hace sentir mucho más claramente todos mis males físicos". En el otoño de 1907, poco después de la muerte de su hija mayor, los doctores diagnostican una grave enfermedad cardiaca al director y compositor austriaco. La maldición que parece acompañar a una novena sinfonía, última de la serie de Beethoven, Schubert, Dvorak o Bruckner, ahuyenta a Mahler de su composición. Dice a su esposa Alma que trabaja en un ciclo de canciones y cuando en septiembre de 1909 concluye Das Lied von der Erde no sabe cómo definir una de las obras culmen del sinfonismo universal. Prueba con "sinfonía en canciones", con "sinfonía para tenor, contralto y orquesta" y acaba concluyendo con que "es lo más personal que he hecho". El truco de no considerarlo como su novena sinfonía permitió al compositor de Kaliste crear una verdadera novena que, como la maldición mandaba, fue la última conclusa, pero no que el estreno de La Canción de la Tierra se produjera hasta seis meses después de su muerte en 1911. Concebida en seis movimientos cuyos textos se basan en la antología de poemas chinos traducidos "La flauta china" de Hans Bethge, la Canción de la Tierra emplea una nutrida orquesta a la que utiliza como un enorme grupo camerístico. El origen chino de los textos lleva a Mahler al uso de tonos orientales y hasta una escala pentatónica perfecta que algunos autores han interpretado como un reflejo de sus limitaciones físicas. Un borrachín intenta amortiguar su dolor con el olvido en el "Brindis por la miseria de la Tierra", basado en el poema de Li Tai Po. El otoño es una metáfora de la soledad del individuo frente a la vida y su inevitable fin en la segunda canción/movimiento, El Solitario en Otoño, con texto de Quian Qi. Los tres siguientes movimientos, con poemas de nuevo de Li Tai Po, aligeran la angustia con la evocación de días despreocupados, la belleza juvenil y la naturaleza, aún en su contraste con la miseria humana. El sexto movimiento, La Despedida, tiene la misma duración que la suma de los anteriores. Emplea dos obras de Meng Haoran y Wang Wei y versos del propio Mahler, para realizar una despedida del mundo.

La versión de Schönberg y Riehn

En su libro "Alban Berg y sus ídolos", Soma Morgenstern describe su primera experiencia como oyente de una sinfonía de Mahler en la Viena de 1920.

"No se trataba de un público habitual que había ocupado hasta la última localidad de la sala de conciertos de la ciudad, para saborear emociones melómanas, como suele ser el caso con una gran audiencia en cualquier parte del mundo. Aquí se trataba de una gran comunidad de expertos y combatientes que estaban dispuestos a entender como conocedores, a acoger con entusiasmo y, si preciso fuera, a significarse luchando con resuelto fervor."

En un ambiente como el descrito por Morgenstern, no es extraño que Schönberg pensará en trasladar el trato pseudocamerístico de la gran orquesta a una versión reducida para orquesta de cámara que permitiera a la Canción de la Tierra ser representada en los conciertos de la Sociedad Musical de Audiciones Privadas, como ya había hecho con las Canciones del Camarada Errante (Lieder einer fahrenden Gesellen) en versión para flauta, clarinete, armonio, percusión y quinteto de cuerda. Para la Canción de la Tierra, pensó en utilizar flauta, oboe y clarinete -doblados con flautín, corno inglés, requinto, clarinete bajo, fagot, trompa, percusión, celesta, armonio, piano y quinteto de cuerda, y trabajó en la versión hasta que la abandonó en 1918, tras completar la mitad del primer movimiento y esbozar algunas partes del resto de la obra. El compositor y director alemán Reiner Riehn, nacido en Danzig en 1941, conoció el proyecto de Schönberg y decidió terminarlo. A él se debe la mayor parte de la versión reducida que se estrenó en Doblach en 1983, pese a que Riehn, no se sabe si por modestia o por estrategia, decidió mantener en letras más grandes que las suyas el nombre del fundador de la Segunda Escuela de Viena".

 

Carlos Lapeña

PROGRAMA

  

•1.    Allegro Pesante. Ganze Takte nicht Schnell. Das Trinklied vom Jammer der Erde

 (La canción báquica de la miseria terrenal)

 

•2.    Etwas Schleichend. Ermudet. Der Einsame im Herbst

(El solitario en otoño)

 

•3.     Behaglich heiter. Von der Jugend

(De la juventud)

 

•4.    Comodo. Dolcissimo.Von der Schönheit

(De la belleza)

 

•5.    Allegro. Keck, aber nicht zu Schnell.Der Trunkene im Frühling

            (El borracho en primavera)

 

•6.    Schwer.Der Abschied

            (La despedida)

  

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

0 Comentarios
Insertar comentario

Para confirmar que usted es una persona y evitar sistemas de spam, conteste la siguiente pregunta:

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico