Codalario
Está viendo:

CRÍTICA: SIMÓN ORFILA PROTAGONIZA EL XI CONCIERTO HOMENAJE A ALFREDO KRAUS EN OVIEDO. Por Aurelio M. Seco

  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter
 
22 de diciembre de 2013
El evento, organizado por la Asociación Lírica Asturiana "Alfredo Kraus", ofreció la oportunidad de oír al bajo barítono español interpretando fragmentos de su disco "My dream"
SOÑANDO A KRAUS
 
Oviedo. 9/XI/13. Sala de Cámara del Auditorio de Oviedo. XI Concierto homenaje a Alfredo Kraus.  Simón Orfila. Kemmedy Moretti, piano. Piezas del CD "My dream"
 
     Oviedo es una de las ciudades españolas donde más se siente el respeto y admiración por la figura de Alfredo Kraus. Y lo es sobre todo gracias a la Asociación Lírica Asturiana "Alfredo Kraus", entidad que, con limitados recursos pero con sobrado amor por su figura, no deja pasar un año sin celebrar con la calidad debida una cita musical en la que recordar el nombre y los valores de uno de los más grandes artistas que ha dado el mundo de la lírica.
     El XI Concierto homenaje a Alfredo Kraus contó con la presencia del bajo barítono español Simón Orfila, un cantante que cuando visita la capital asturiana parece sentirse en su propia casa, ya sea por las numerosas ocasiones en las que suele participar en la temporada de ópera de la ciudad, o en las que ha sido invitado por la Asociación Lírica Asturiana "Alfredo Kraus". La cita siempre trata de contar con artistas que  hayan tenido alguna relación con Kraus o que, de alguna forma, representen sus valores artísticos. Alumno de Alfredo Kraus, Orfila visitó la Sala de Cámara del Auditorio de Oviedo para ofrecer un distinguido recital con piano en el que también presentó su disco My dream, un trabajo muy personal, puede que más apropiado para otras lides más que para recordar a Kraus, pero que tampoco desentonó en la cita, sino que, más bien, se dejó oír a gusto.
    El CD recoge canciones menorquinas tan conocidas como 'La balada d'en Lucas', 'Xoroi', 'Escolta es vent', temas catalanes como 'L'oreneta' o 'T'estimo', algunas romanzas de zarzuela, e incluso diversas canciones americanas como 'The impossible dream', y ha sido grabado con la Real Filharmonia de Galicia, bajo la dirección de David Giménez Carreras (sobrino del tenor Josep Carreras). En cualquier caso, el disco y el repertorio tienen una historia que Carlos Abeledo, presidente de la entidad, explicó antes del concierto y que nosotros reproducimos a continuación, por su  interés. Alfredo Kraus debía grabar la zarzuela Marina, de Arrieta, junto a la soprano María Bayo y el barítono Juan Pons, pero faltaba un bajo.  Orfila, que en ese momento era alumno de Kraus y bajo a la vez, le parecía al tenor canario una excelente propuesta que comentó al productor quien, como casi siempre ocurre, ya había pensado en otra persona. Kraus entró en cólera e incluso amenazó con no realizar el trabajo discográfico pero, al final, cedió a cambio de obtener un compromiso del productor: debía prometerse a grabar un disco con Orfila en los siguientes diez años. El resultado es My dream, primer disco en solitario del cantante menorquín.
    Simón Orfila es un intérprete elegante donde los haya, que luce como pocos unas cualidades líricas aseadas, templadas y de notable volumen, que suponen un soplo de aire fresco en un mundo en el que tantas veces se perciben problemas líricos derivados del aprendizaje incorrecto o, simplemente, la poca voz. También está su dicción que, como la de Kraus -el modelo en esto como en tantas otras cosas-, es muy buena. Cuando Orfila canta, la letra se entiende, con la salvedad del inglés, cuya pronunciación todavía puede mejorarse. De su interpretación cabe destacar sus siempre atractivos finales de frase, entre contundentes y refinados, así como su gusto interpretativo, elegante, serio y equilibrado. Del repertorio gustaron más unas canciones que otras pero, en cualquier caso, se hubiera agradecido una mayor unión sonora entre piano y voz, que a veces parecían sonar en dos planos diferentes.
    "Noemí de mis amores" de El niño judío y "Mi barca" sacaron los mejor de una voz de gran mordiente y capacidad expresiva que, con "Imposible dream", también supo encontrar un tono más sensible y cálido. La conocida y siempre difícil de interpretar "Calumnia" del Barbero de Sevilla redondeó con carácter y solvencia un recital que fue vivido por el público con gran emotividad. Acompañó al cantante Kennedy Moretti, mucho mejor pianista de lo que demostró a lo largo del recital, en el que se mostró un tanto inseguro y bastante convencional cuando participó en calidad de solista. Acudió al evento Rosa Kraus, hija del mítico artista y conocida representante que no deja pasar esta cita sin acudir a Oviedo.
Autor:Aurelio M. Seco
  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter

Compartir

0 Comentarios
Insertar comentario

Para confirmar que usted es una persona y evitar sistemas de spam, conteste la siguiente pregunta:

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico