CODALARIO, la Revista de Música Clásica
Está viendo:

El Teatro del Liceo programa'Il trovatore' 10 años después de su reapertura

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter
Autor: Aurelio M. Seco

Se ofrecerán 19 funciones de una coproducción del propio Teatro del Liceo, el Téâtre du Capitole de Toulouse (Francia), la Ópera de Oviedo y el Teatre La Llotja de Lleida.

Vota 1 2 3 4 5
Resultado            302 votos

El Gran Teatro del Liceo ha recuperado mediante una coproducción uno de sus títulos más emblemáticos y populares, Il Trovatore, de Verdi, para poner punto y final a la celebración del 10º aniversario de la reinauguración del teatro tras el fatídico incendio de 1994. Diecisiete años después de su última representación, durante la temporada 92-93, el Liceo volverá a alzar el telón el 2 de diciembre para presentar el célebre drama romántico de Giuseppe Verdi, en un fin de fiesta que, si en un principio estaba previsto que contara con la presencia de los Reyes de España, al final sólo pudo disfrutar de la presencia de Doña Sofía. Don Juan Carlos no pudo asistir por indisposición personal. De esta nueva coproducción de Il trovatore se harán 19 funciones entre el día 2 y 30 de diciembre.

2, 4, 9, 10, 11*, 14, 15*, 16, 18, 19, 22, 23, 29* y 30 de diciembre de 2009 a las 20:00h; 6*, 13, 20* y 27 de diciembre de 2009 a las 17:00h; 5 de diciembre de 2009 a las 18:00h

Il trovatore. Música de Giuseppe Verdi. Dramma en cuatro actos. Libreto de Salvatore Cammarano con añadidos de Leone Emanuele Bardare, basado en la obra homónima de Antonio García Gutiérrez.

                                             Conde de Luna    Vittorio Vitelli

                                                                          Anthony Michaels Moore (4, 10, 14, 18 y 23 dic.)

                                                                          NN (6, 11, 15, 20 y 29 dic.)*

                                                         Leonora    Fiorenza Cedolins

                                                                          Krassimira Stoyanova (4, 10, 14, 18 y 23 dic.)

                                                                          Maria Pia Piscitelli (6, 11, 15, 20 y 29 dic.)*

                                                       

Azucena    Luciana D'Intino

                                                                          Irina Mishura (4, 10, 14, 18 y 23 dic.)

                                                                          Elena Manistina (6, 11, 15, 20 y 29 dic.)*

                                                         Manrico    Marco Berti

                                                                          Alfred Kim (4, 10, 14, 18 y 23 dic.)

                                                                          Giuseppe Gipali (6, 11, 15, 20 y 29 dic.)*

                                                       Ferrando    Paata Burchuladze

                                                                          Stefano Palatchi (6, 11, 15, 20 y 29 dic.)*

                                                               Ines    Ana Puche

                                                                          Alba Bosch (6, 11, 15, 20 y 29 dic.)*

                                                              

Ruiz    Vicenç Esteve-Madrid

                                                   Viejo gitano    Mariano Viñuales

                                                                          Ivo Mischev

                                                                          Ramon Grau

                                                     Mensajero    Sung Min Kang

                                                                          Emili Rosés

                                                                          Florenci Puig

                                         Dirección Musical    Marco Armiliato

                                     Dirección de escena    Gilbert Deflo

                              Escenografía y vestuario    William Orlandi

                                                    Iluminación    Joël Hourbeigt

                                                   Coreografía    Berta Vallribera

                                   

Nueva Coproducción    Gran Teatre del Liceu

                                                                          Téâtre du Capitole (Toulouse)

                                                                          Ópera de Oviedo

                                                                          Teatre La Llotja de Lleida

ORQUESTRA SIMFÒNICA I COR DEL GRAN TEATRE DEL LICEU

Dirección del Cor José Luis Basso

INTERMEZZO PRODUCCIONS MUSICALS

Estrenada el 19 de enero de 1853 en el Teatro Apollo de Roma. Estrenada en el GTL el 20de mayo de 1854. La última representación en el Liceu fue durante la temporada 92-93.

Retransmissions:

2 des. a les 22.15h TVC i TVE

9 des. a les 20.00h Radio Clásica de RNE (en directe)

16 des. a les 20.00h Catalunya Música i Òpera Oberta (en directe)

22 des. a les 20.00h Anella Cultural i cinemas (en directe)

Il trovatore en forma de teatro épico

«Las profundas afinidades con la tragedia clásica -escribe Gilbert Deflo en este artículo- nos han hecho sentir la necesidad de "elevar" el melodrama del siglo xix por excelencia por encima de su anécdota y concebir una realización escénica cuya forma estética puede definirse como épica. El decorado no crea un espacio ilusionista; comenta o narra la acción. El espectador se sitúa ante un acontecimiento dramático, más que sumergirse dentro con todos sus sentidos. Los medios estéticos del teatro épico, hasta en su búsqueda de belleza formal, permiten así una nueva lectura de Il trovatore.» Los fragmentos, tan separados unos de otros, con un cambio de escena para cada uno, dan la impresión de estar concebidos más para un concierto que para una ópera». Ése era el veredicto que el propio Verdi imponía al libreto de Il trovatore. ¿Qué forma de realización escénica puede darse a una obra cuya acción es sobre todo narrada? Desde el principio de la intriga, la muerte de la bruja y la del niño son expuestas por el capitán, en el tono del «cantastorie», como un cuento cruel, en un prólogo que arroja al oyente al corazón mismo del tema. Más tarde, Azucena relatará el suplicio de su madre y la historia del niño cambiado, tema recurrente del drama fabuloso (hasta la Fábula del niño cambiado, obra de Pirandello). Por último, Manrico contará su duelo y cómo perdonó a su rival. Il trovatore, situado en una lejana Edad Media de caballeros y brujas, está inmerso en la irrealidad del cuento y la fábula; su sucesión de relatos extraordinarios, crueles e irreales, heroicos y amorosos, enraiza el drama con el mundo de la epopeya. Aunque se basa en una obra de teatro romántica, donde el drama histórico, pese a desarrollarse a menudo en la Edad Media, refleja en realidad los valores morales y las inquietudes de la burguesía del siglo xix, la temática de Il trovatore y su fatal desenlace nos remite a un mundo más lejano, el de la tragedia griega.

El fatum se cierne sobre la intriga. Encontramos en Il trovatore la eterna repetición de la expiación de la falta. Como en la casa de los Atridas o los Labdácidas, los hijos pagan por el miasma, es decir, la deshonra en que incurrieron sus antepasados; y a Azucena le ocurre lo mismo que a Electra, cuya única razón de vivir es la venganza del asesinato de su padre. En Electra de Sófocles, el coro constata (v. 1419-21):

«Están vivos los muertos tendidos en el suelo.

            Los que murieron antaño toman a cambio

            la sangre de sus asesinos».

 

O Antígona, que se ve obligada a vivir con la contaminación suscitada por las acciones de su padre: la Parca la hiere a ella. Así, el conde de Luna y Manrico, rivales en amor y en política, pese a ser hermanos de sangre, son figuras trágicas, pues han heredado la mancha. El conde de Luna matará a su hermano, víctima de una ceguera próxima a la de Edipo, obligado a sobrevivir y perpetuar el ciclo; la gitana Azucena personifica el espíritu primario de las Erinias. Para cumplir el juramento, la heroína debe pagar un pesado tributo. El asesinato que no se ha vengado es el elemento fundador de la intriga. La acción prosigue como bajo el mando de un oráculo destructor. El «Mi vendica» de la madre de Azucena posee una fuerza bíblica. Il trovatore se sitúa indiscutiblemente en la Edad Media, con los duelos con espada, la hoguera y el personaje del trovador con sus canciones de amor (no obstante reservadas a los bastidores y nunca cantadas en escena), pero al mismo tiempo la intriga no debe nada a los hechos históricos. La obra no insiste en absoluto en el conflicto histórico que enfrenta al rey de Aragón con el conde de Urgel. Por lo tanto, hemos apartado todo historicismo para inventar nuestra Edad Media como Verdi inventó la suya. La escenografía, en lugar de reconstruir la imagen medieval estereotipada del melodrama romántico -castillo, jardín, claustro, torre, prisión, etc.-, prefiere la descripción de dos mundos antagónicos, utilizando para ello unas telas de fondo de seda cuyo manejo flexible y ligero produce sus propios efectos espectaculares y permite instaurar un ritmo sostenido. Distintas impresiones en los tejidos caracterizan los campos opuestos con claridad, y los personajes vivirán sus pasiones en un lenguaje escénico preciso y legible. El fuego crea y destruye, el agua ata y aleja, los astros reúnen o separan. Así se elimina la anécdota en beneficio de lo absolutamente trágico. Los efectos de luz acentúan también el carácter irreal del cuento, iluminando el relato de un mundo de leyenda, lejano y aún actual. Del mismo modo, el vestuario, su forma y su color, ayuda a reconocer el conflicto fratricida añadiéndole un valor simbólico. La misma precisión deberá exigirse de la interpretación de los cantantes-actores, que, más que nunca, se liberan del peso y del pathos de los gestos melodramáticos para construir un juego de signos límpido, pero rico en sentido. Es bien sabido que la psicología de los personajes es escueta, pues sus estados de ánimo se limitan a algunas emociones fuertes: el furor, el heroísmo, el disgusto, la sorpresa e incluso la serenidad. Por lo tanto, la interpretación deberá procurar la misma emoción estética que el canto.

Las profundas afinidades con la tragedia clásica nos han hecho sentir la necesidad de «elevar» el melodrama del siglo xix por excelencia por encima de su anécdota y concebir una realización escénica cuya forma estética puede definirse como épica. El decorado no crea un espacio ilusionista; comenta o narra la acción. El espectador se sitúa ante un acontecimiento dramático, más que sumergirse dentro con todos sus sentidos. Los medios estéticos del teatro épico, hasta en su búsqueda de belleza formal, permiten así una nueva lectura de Il trovatore.

 

Gilbert Deflo

 

  • Comparte en Facebook
  • Comparte en Twitter

Compartir

0 Comentarios
Insertar comentario

Para confirmar que usted es una persona y evitar sistemas de spam, conteste la siguiente pregunta:

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico