Codalario
Está viendo:

PREVIO: 'LA TEMPRANICA', DE GERÓNIMO GIMÉNEZ, CON MARÍA JOSÉ MONTIEL. Por Gonzalo Lahoz

  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter
 
20 de septiembre de 2013
Cartel de La Tempranica

Apuntes previos sobre La Tempranica, en el Teatro de la Zarzuela el 21 y 22 de septiembre de 2013.

   Abre la temporada del Teatro de la Zarzuela este próximo sábado 21 deseptiembre un título excepcional que nunca ha perdido el cariño del público, aunque bien es cierto que en su estreno, el 19 de septiembre de 1900, no todo fueron loas: La Tempranica, del maestro Gerónimo Giménez, se sube a las tablas del coliseo de la calle de Jovellanos con la voz de María José Montiel como protagonista, acompañada por Virginia Wagner, Carlos Bergasa y Ana María Ramos entre otros, siempre bajo la atenta batuta de todo un experto no sólo en el género, sino también en este título en concreto, el inigualable Rafael Frühbeck de Burgos.

   El director burgalés nos ha dejado para la posteridad la grabación de la obra que nos ocupa con una gran Teresa Berganza como María La Tempranica y Manuel Ausensi como Don Luis. Hay quienes han querido ver en esta partitura la versión zarzuelística de La vida breve de Manuel De Falla (Por cierto también de referencia la versión de Frühbeck con Victoria de los Ángeles); aunque para ser correctos habría que hablar de que la obra de Falla es una versióno peratizada de aquella y no al revés, pues el título de Giménez se estrenó con anterioridad. Temas musicológicos aparte, también es cierto que Salud termina de la peor manera posible y la Tempranica bien... bien con reservas, pues no creo que haya nadie que crea que esta historia termina bien, nos encontramos con un final suspendido tipo Così fan tutte, donde la amargura, el desconsuelo y la incertidumbre todo lo impregnan.

   María la Tempranica es una gitanilla que se ha enamorado de Don Luis, conde de Santa Fe, mientras le curaba las heridas producidas por un accidente con su caballo. Don Luis se dejó querer mientras permanecía convaleciente en casa de la muchacha, pero al ver que el amor de María iba a más, huyó. Al pasar un año, la Tempranica se ha prometido con el gitano Miguel, pero al volver a encontrarse con Don Luis, le declara de nuevo su amor, pidiéndole este que le olvide, pues está casado. María decide ir a su casa, dispuesta a hacer cualquier locura por amor, pero al llegar ve a su mujer y a su hijo y, resignada, asume que no tiene nada que hacer allí y vuelve junto a Miguel.

Gerónimo Giménez

   La partitura de La Tempranica se abre con un preludio donde ya puede escucharse el tema principal de la obra (repetido más de una decena de veces con diferentes variaciones) y que se escuchará en otras ocasiones más adelante, hasta llegar al final de la obra, donde vuelve a escucharse como cierre y creando la sensación de un destino insalvable, el de las clases sociales quizá, ya escrito desde un principio.
   El subsiguiente coro "La caza ya se esconde", no puede si no evocarnos el conocido coro de cazadores de Der Freichütz de Carlo Maria Von Weber, dando paso después a la quizá sea la página más conocida de esta zarzuela: El zapateado "La tarantula é un bicho mú malo", con un segundo tiempo de veras marcado y del que han dado buena cuenta infinidad de cantantes, desde Victoria De los Ángeles a Anna Netrebko pasando por Montserrat Caballé o Teresa Berganza entre muchas otras.
   A continuación tiene lugar el dúo entre María y Don Luis "Yo no zé alverte qué m'ha pazao" donde quedan ya claras las formas de sentir y actuar de ambos personajes; no hay más que contraponer los "te quiero porque me sale de los rincones del alma" de La Tempranica con los "escucha los consejos leales" o "Tiempo tienes Tempranica de querer y de sufrir" de Don Luis.
   Comienza el segundo cuadro con el coro "A trabajá con fatigas" y los números concertantes donde se mezclan la comicidad de las letras y formas de los diferentes personajes secundarios con las reflexiones de María, "Tempranica me llaman, quizá lo sea". Surge a continuación la canción de La Tempranica: "Sierras de Granada", donde descubre sus verdaderos sentimientos, su amor hacia Don Luis: "A la mar por ser honda se van los ríos y detrás de tus ojos se van los míos".

  Para terminar este breve comentario, me gustaría llamar la atención sobre un hecho de veras llamativo: ¿Cómo puede ser posible que Giménez, que tuvo como maestro de composición a Ambroise Thomas y que ganó el premio de piano de final de carrera quedando por delante de Claude Debussy y que fue autor de títulos como El baile de Luis Alonso, La boda de Luis Alonso o el que nos ocupa, La Tempranica, muriera prácticamente olvidado y en la indigencia?

 

La Tempranica vista por su protagonista: María José Montiel
Foto: Oskar Cecere

   María la Tempranica es un personaje arquetípico, no sólo de la zarzuela sino también de la literatura. Es una mujer gitana, pasional, que está enamorada del también típico señorito andaluz; un poco como sucede también en La Vida breve de Manuel de Falla, sólo que aquí ella no muere. Es esa típica relación que ilustra el poder que en España han tenido durante mucho tiempo los hombres de determinada situación social sobre las mujeres, jugando con ellas y con sus sentimientos.

   Para mí es muy importante destacar que en el Género Chico, que tantas veces he escuchado o cantado, como La Revoltosa por ejemplo, todo se presenta muchas veces con un carácter alegre, despreocupado, pero que en cierta manera encierra un trasfondo de lucha por la vida, de la miseria de aquella época en el que resalta la lucha de la mujer, de cómo salió a trabajar a la calle y cómo lo combinaba con el trabajo que ya hacía dentro de casa. Siempre la vemos como florista, castañera, planchadora... siempre trabajando en la calle y siempre víctimas de la concepción machista que imperaba en la sociedad. Hay que ver por ejemplo lo mal que trata Felipe a Mari Pepa en La Revoltosa, ¡su forma de hablarla!
  En general siempre se ve mucho la fuerza, la superioridad del hombre, así como la mujer que trabaja, la lucha por la vida, la gente humilde y trabajadora... de ahí el éxito del Género Chico, aparte de por su música obviamente, pero también por la identificación que muchas veces se pudo tener o se puede tener con los personajes.

  En cuanto a la música, es innegable el valor como grandísimo sinfonista que tiene Giménez, al igual que lo eran Bretón o Chapí; resulta una música que sobrecoge, de gran inspiración en la música española y andaluza. Hasta los detractores de su música, que decían que componía demasiado, han dereconocer que esta música es muy bella y muy buena.
  Por otro lado, el texto es precioso, muy cuidado y muy poético, se nota que Julián Romea era un gran literato y que incluso fue actor. "Las pestañas me estorban para mirarte", "te quiero porque me sale de los rincones del alma, te quiero porque me sale del fondo de mis entrañas"... realmente tiene momentos de gran emotividad y poesía.

Autor:Gonzalo Lahoz
  • txcomparte_facebook
  • txcomparte_twitter

Compartir

0 Comentarios
Insertar comentario

Para confirmar que usted es una persona y evitar sistemas de spam, conteste la siguiente pregunta:

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

Publicidad

<< volver

Búsqueda en los contenidos de la web

Buscador

Newsletter

Darse alta y baja en el boletín electrónico